23 de enero de 2022

LO DE FITUR

 


Para ver lo que ha podido representar la FITUR para la ciudad, solo basta fijarse en tres personajes, tres para dimensionar el alcance que va a tener para propios y extraños la presencia de nuestra ciudad en la feria internacional de turismo.

Un alcalde, supuesto socialista, no solo esmirriado políticamente, creyéndose haber recibido él y no la ciudad, lo de la capitalidad haciendo vanos esfuerzos ímprobos para que se entienda que todo es fruto de su gestión, algo que nadie en la ciudad cuestiona, ya que el estado de abandono generalizado de la ciudad es pura responsabilidad suya.

Un alcalde, ávido de fotos brindando con manzanilla por su minuto de gloria, mientras le llueven sentencias condenatorias por su gestión contra los derechos fundamentales de los trabajadores, que aún no ha explicado las relaciones peligrosas, como así lo testimonia múltiples documentos gráficos, que ha mantenido con quienes les ofreció toda clase de medios municipales para la celebración de un concierto en el que, según fuentes policiales, se pudo haber blanqueado más de un millón de euros. El acto en FITUR para el primer edil fue más bien el reconocimiento de un régimen, que la nominación de la capitalidad gastronómica.

Una presidenta de Diputación, desalojada por la puerta de atrás de la secretaria provincial de su partido, con su acostumbrada sonrisa desmesurada departiendo alegremente y en complicidad con quien traicionó a la que ella posteriormente también traicionó, obviando que en esos momentos el alcalde se dirigía a los asistentes dando gracias y haciendo loas a su gestión y trabajo. La complicidad, fortuita o buscada, entre traidores no pasó desapercibida y hay quien la enmarca en que ambos están políticamente con el agua hasta el cuello.

Un vicepresidente de la Junta de Andalucía, blanqueador donde los haya de la extrema derecha al mejor estilo de tonto útil, que ahora sin ruborizarse manifiesta que su presencia en la Junta es la garantía para que la extrema derecha no cante el “cara al sol”. Y que recientemente ha olvidado o nunca lo creyó, aquello de la regeneración política que proclamaba abanderar impidiendo que se investigue el caso de presunta corrupción de la aún consejera de agricultura del PP. Un vicepresidente para quien el Plan Meta 2027 se le antoja lejano y muy difícil de alcanzar, ya que su vida política se puede extinguir a su pesar en 2022.

También andaba por allí, entre otros asistentes de menor reseña, aleteando por el sarao, alguien con aspecto de cuervo negro zaino cuya presencia pocos entienden, salvo para justificar, bueno más bien para disfrutar del espléndido salario del chiringuito que le han proporcionado con motivo del ya fracaso de la conmemoración del V Centenario de la primera vuelta al globo.

Así son las cosas y así las contamos y como dijo el impresentable aquel, ¡¡viva el vino!!, en este caso, la manzanilla, que la pretenden maridar con la desvergüenza política en la Sanlúcar del Santo Régimen.


Puño en Alto


21 de enero de 2022

CGPJ, ÓRGANO FAKE

 


Cada día que pasa y son ya más de 1000 días, está claro el por qué el PP se niega a renovar el ya caducado Consejo General del Poder Judicial. La derecha política ha concebido, y así lo utiliza, al máximo órgano de los jueces como parte de la oposición al gobierno.

Más allá de las consabidas propuestas neoliberales, el PP se muestra incapaz de ofrecer propuestas realistas a los múltiples problemas que aquejan al país, sobre todo a las de calado de protección social y de desarrollo de derechos a los más desprotegidos. Para soslayar dicha incapacidad no pone reparo alguno en utilizar al CGPJ, gracias a la composición actual del mismo, para oponerse a las iniciativas legislativas del Gobierno. El PP se niega a renovar el CGPJ para desde allí hacer política y la composición actual de dicho órgano así se lo permite.

Cerca de un año ha tardado el CGPJ en emitir el pertinente, aunque no vinculante, informe jurídico sobre la nueva ley de la vivienda. Ha trascendido el avance del informe, en el que el CGPJ muestra su reparo por encontrar sesgos ideológicos en la ley.

Al parecer les asombran y no admiten que un gobierno imponga sesgo ideológico en sus propuestas legislativas, ¿para qué si no le han votados los ciudadanos? Los ciudadanos con sus votos hacen que se gobierne de una forma u otra en función de los resultados. Pero no se asombran ni les causa reparo que sean elegidos para el cargo de vocal del CGPJ principalmente en función de sus afinidades políticas.

Sus doctas señorías, bien cebadas con fondos y recursos económicos públicos y ajenos absolutamente a la realidad, sin embargo, no ponen reparo en prestarse como herramienta eficaz para oponerse al Gobierno y dar munición política a la oposición, en este caso a la derecha, devolviendo de esta manera el favor que hace que sean miembros del órgano judicial y que sigan siendo, aunque dicho órgano lleve más de mil días caducado.

A los miembros del órgano de Gobierno de los jueces no les preocupa en demostrar la falta de imparcialidad de un órgano cuya principal labor es la de garantizar la imparcialidad de la Justicia. El descrédito de la justicia y la desafección ciudadana a la misma vienen desde arriba y caen en cascada hasta el más de los recónditos de los juzgados.

El PP ha anunciado recursos contra el reparto de los fondos europeos en las comunidades autónomas y ayuntamientos. De esta manera ya lo han anunciado las comunidades autónomas de Galicia, Madrid, CyL, Murcia y Andalucía, casualmente todas gobernadas por el PP.

No apuesten por el sentido favorable del dictamen del CGPJ a la norma que regulará dicho reparto, porque a buen seguro que perderán.


Puño en Alto

19 de enero de 2022

1000 MILLONES

 

Por todos los medios posibles había que intentar que pasara desapercibido el bufo del coste de 1000 millones de euros al erario público por el rescate de las autopistas radiales de Madrid. Aquello que decían, no una sino decenas de veces, la que fue Ministra de Fomento del Gobierno del PP, Ana Pastor, y posteriormente su sucesor en el cargo, Iñigo de la Serna, cuyo rescate iba a ser a coste cero para el Estado, pues no va a ser verdad.

Las declaraciones del Ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre la calidad de la carne en las macro granjas y los perjuicios medioambientales y sociales de las mismas fueron a primero de diciembre de 2021 y se fabricó el bulo a principio de enero de 2022, curiosamente haciendo coincidir con el informe de la Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA) que fijaba provisionalmente en 1000 millones de euros el coste del rescate de las autopistas.

En su día, el expresidente Aznar, decía con orgullo que “hay un antes y un después de estas autopistas" en febrero de 2004 al inaugurar las radiales madrileñas. El Estado se ahorraba la inversión de las infraestructuras a cambio de una larga concesión de peaje de hasta 30 años y de introducir la RPA por la que el Estado se hacía cargo de la gestión de las autopistas compensando en su caso a las concesionarias por la inversión realizada de no cumplirse las expectativas de ingresos mínimo por su uso. Todo un chollo para las empresas constructoras: si sale bien me forro con los beneficios, si sale mal me indemnizan y no pierdo. Así entendía Aznar y el PP lo de “España va bien”. Esas alegrías irresponsables, ahora las pagamos todos.

El futuro de las autopistas quebradas es incierto, lo que sí es cierto es que el hecho de la asunción de la titularidad de las mismas por el Estado, puede condicionar muy mucho el modelo de pago por uso comprometido con Bruselas por el que los automovilistas no solo pagarán por circular por esas autopistas sino también por las autopistas que son actualmente gratuitas.

Pastor y De la Serna mintieron a sabiendas, Aznar engañó a los españoles con una bonanza económica de la que solo se beneficiaron las grandes empresas constructoras y ese engaño había que taparlo como sea y Garzón les brindó sin pretenderlo la ocasión pintiparada al ser manipuladas sus palabras burdamente, por cierto, por parte de la patronal cárnica, una vez más una patronal al rescate del PP y el PP al servicio de una patronal.

El PP ha utilizado un bulo fabricado por la patronal cárnica para desacreditar al Ministro de Consumo y, por ende, al Gobierno y, sobre todo, para tapar las consecuencias de sus nefastas políticas neoliberales, que en este caso, por ahora, se cifran en 1000 millones de euros.


Puño en Alto

17 de enero de 2022

GARZÓN GANA, PIERDE LA VERDAD


Más pronto que tarde, veremos qué rendimiento electoral tendrá ese filón que cree haber encontrado el PP con la polémica suscitada a raíz de las declaraciones del Ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre la calidad de la carne en las macrogranjas ganaderas. Veremos, igualmente, qué efecto tendrá para el PSOE haber marcado inicialmente distancia con el Ministro para poco después prácticamente hacer suyas las palabras de Garzón. Y también veremos cuánto le beneficia o perjudica a Unidas Podemos la polémica.

Más allá de que unos y otros hayan pretendido y aún pretenden caricaturizar al Ministro (los supuestos socialistas Lamban, Gracia Page, Fernández Vara, entre otros), lo cierto es que no esperaban que, no solo el ministro de Consumo aguantara con tanta entereza, serenidad y dignidad política el chaparrón, sino que se reafirmara con contundencia en lo que dijo y manifestó que no es otra cosa manifiestamente comprobable de que la carne producida en macrogranjas es de peor calidad y que, además, se sacarán a relucir las contradicciones, incoherencias e hipocresía política al respecto de las macrogranjas ganaderas de producción de carne de forma intensiva tanto del PSOE como del PP.

Como en tantas ocasiones, la verdad fue la primera víctima de la polémica, ya que todo surgió de un bulo proveniente de parte de la patronal ganadera al manipular torticeramente las declaraciones del ministro Garzón a un periódico británico. Ya a pocos, ni siquiera al PP, le interesa el debate sobre la macrogranjas y las consecuencias medioambientales y de salud pública de las mismas, ya que ahora pretenden que se derive en el socorrido dilema: Ganadería o Comunismo, al mejor estilo Ayusista o Trumpista. 

Lo cierto es que en las elecciones de CyL solo se va a pretender, por parte de las derechas, hablar de la ganadería en términos absolutos y nada en lo relativo a las macrogranjas ganaderas y sus consecuencias medioambientales, de salud pública y sociales. En el debate no se hablará de los casos de presunta corrupción que rodea al candidato del PP, Fernández Mañueco, tampoco de la situación calamitosa de la sanidad y educación pública en dicha comunidad autónoma, ni del abandono social y económico de lo que se ha denominado la España Vaciada, del desempleo y la falta de oportunidades para la juventud, etc. Todo ello, lo pretenderán reducir al simplismo de que el Ministro de Consumo debe dimitir o debe ser cesado y o de la pretendida dicotomía populista: ganadería o comunismo.

Mientras los políticos al uso acostumbran a decir, no lo que piensan o creen, llevados por aquello de lo políticamente correcto, Garzón es un político que dice y defiende lo que piensa y cree independientemente de las consecuencias que pueda contrarrestar lo que dice y defiende. Lo demostró cuando dijo que el turismo es una industria de bajo nivel añadido donde prolifera la precariedad laboral, algo que ya nadie discute. Del mismo, haciendo suyo las recomendaciones de la OMS, manifestó que para una dieta más saludable se debería consumir menos carne roja. Igualmente cuando dijo que los juguetes sin estereotipos de género hacen más libres a los niños y a las niñas, algo ya recomendado por pedagogos y psicólogos.

Si algo hay que criticarle al ministro Garzón, es que más allá de las obviedades que manifiesta de vez en cuando y que se convierten en polémicas interesadas por la derecha y las patronales circunstanciales, las debe poner de manifiesto en iniciativas normativas o legislativas en la medida de su competencia ministerial. Algo que resulta muy necesario, para que además de que gane en lo político, los ciudadanos también ganemos y, por añadidura, nos ahorremos este carnaval de impresentables que salen cada vez que habla.


Puño en Alto


15 de enero de 2022

INDECENCIA EXTREMA

Viñeta de Forges


Por la política de la Sanlúcar del Santo Régimen lamentablemente pululan presuntos políticos de todo pelaje, todos ellos con la característica común de la extrema indecencia.

Impúdicos, vividores, caras duras, sinvergüenzas, corruptos, mentirosos, obscenos, deshonestos, indecorosos, indignos, mangantes, gorrones, pretendidos asalta cielos, sicalípticos, inmorales, parásitos, oportunistas, pancistas, mafiosos, desahogados, ineptos, incompetentes, ineficaces, inútiles, aprovechados, estómagos agradecidos, listillos, hipócritas, comodones, falsarios, insolentes, cínicos, depravados, tontos útiles, negados, despreocupados, beatones, impertinentes, insensibles, despiadados, impíos, tragasables, indiferentes, vendedores de humo, explotadores, tránsfugas, déspotas, farsantes, bocachanclas, inservibles, redomados, ladinos, buscas fortunas, marrulleros, bellacos, desafiantes, trúhanes, crueles, desalmados, intemperantes, prepotentes, etc.

Estas son algunas de las muchas cualidades que atesoran esa fauna que mal gobierna la ciudad que dan como resultado un régimen que se sustenta gracias a un pueblo, cuando no hastiado, complaciente y domesticado, abandonado a su suerte en el que prima, sobre todo, el salvase quien pueda. 

Esta caterva de impresentables lleva condicionando el progreso y desarrollo de una ciudad desde el 2007 y en las manos de la mayoría social sufridora está acabar con este Santo Régimen, que de santo tiene poco y si mucho de nauseabundo.

Frente a este maremágnum de impresentables, a modo de contraste, están los decentes, honestos y honrados que trabajan por mejorar las cosas de forma incansable, cuyo único defecto es decir lo que piensan y reflejar la realidad de la situación sin cortapisas ni impedimentos circunstanciales. La firmeza y sinceridad de sus propuestas nada tienen que ver con las apuestas maquilladoras de circo y panderetas que caracteriza a la banda chapucera gobernante.

El pueblo de la Sanlúcar del Santo Régimen no elige en libertad porque no hay libertad de elección en quienes se encuentran secuestrados por una maquinaria de clientelismo muy engrasada y el “virgencita déjame como estoy” le ciega los ojos y la capacidad de discernir la realidad que hipoteca su presente y, peor aún, su futuro y el de los suyos.

Esta tropa de indeseables no serían nadie si no tuvieran detrás una no menos banda de impresentables que los apoyan adornados con los mismos atributos anteriormente referidos.

Este es el Santo Régimen establecido, como son los que los han establecido, los que lo disfrutan, quienes absorto o complacientes prefieren mirar hacia otro lado y quienes lo aceptan de forma sumisa como de un mal divino fuere.  No hay que caer en la resignación como la de quien cree que “No hay enfermedad que dure cien años ni cuerpo que la resista”.

Tenemos las herramientas y la razón,  utilicémoslas.


Puño en Alto

12 de enero de 2022

AZNAR, SIEMPRE “ANSAR”


Lo peor de cuando Aznar pretende hacer conocer su pensamiento a través de su propia boca o mediante ese chiringuito creado para el análisis y estudios sociales que preside llamado FAES, no es lo que dice, sino que pretenda ser creíble y manifiestamente útil. 

Así, cuando dice que la única posibilidad para frenar a un Gobierno que “daña las instituciones, enfrenta a los españoles y deteriora sus derechos, devalúa la posición internacional de España y utiliza la propia cohesión nacional como partida de negociación para permanecer en el poder", parece que habla de sí mismo y de su partido. Olvida desde su amnesia selectiva que si hay un partido que ha hecho de intentar enfrentar a españoles su estrategia política de oposición, es el PP, cuyo líder actual, Pablo Casado, cada vez que ha podido no se ha cortado un ápice en intentar desacreditar al gobierno ante la UE. 

Olvida que quien devaluó la posición internacional de España fue el mismo Aznar metiéndonos en la guerra injusta e injustificada, tan solo para conseguir una foto para contentar su ego personal, que a la postre nos puso como diana del terrorismo yidahista internacional.  Hecho por el cual aún no ha pedido perdón a los españoles, tal como los otros de la foto de las Azores, Bush y Blair, han hecho. 

Olvida, igualmente, las concesiones que hizo al expresidente de la Generalitat, Jordi Puyol, para conseguir su apoyo en la investidura, que gráficamente se resume en aquello de “hablo catalán, pero en la intimidad". En esos momentos no consideró como perjuicio para la cohesión nacional las exigencias extractivas de los nacionalistas catalanes de CiU ni del PNV.

En otro momento dice que se trata así de “elegir entre agravar el actual modelo, disfuncional, extractivo e injusto, o recuperar las instituciones democráticas para el interés general”. Lo dice un expresidente del gobierno que en su haber alberga más del 90% de los miembros de sus gobiernos que han estado o están imputados por casos directa o indirectamente de corrupción, es decir, por motivos “extractivos” de los fondos públicos.

Para FAES, estos es para Aznar, la “anomalía política” de España se debe a la existencia de un Gobierno “cuya fuerza radica simplemente en su debilidad” y en el hecho de que Sánchez es el “candidato preferido sin rival de todo lo marginal, desleal y destructivo que ha generado la política española hasta la fecha”. Claro está que gobernar en algunas comunidades autónomas de la mano de una formación política como los ultraderechistas de Vox, caracterizada por su afán destructivo y deslealtad constitucional e involución democrática no pone en riesgo las instituciones democráticas. 

Este es Aznar, personaje en esencia siniestro, carcomido por su afán de revancha, incapaz de admitir errores aunque sean claramente manifiestos, cuyo ego le ciega, que miente más que respira, auto endiosado que se resiste a ser un ex de nefasto recuerdo, que incluso dentro de su partido empiezan a estar cansados. Pero aún mantiene una camarilla de aduladores dentro y fuera del PP y, sobre todo, en la caverna mediática que añoran con fruición los tiempos pasados en los que las “subvenciones” recibidas de fondos públicos corrían a raudales por doquier. 

Aznar, siempre “Ansar” como con regocijo lo llamaba aquel.


Puño en Alto


10 de enero de 2022

PEDERASTIA BAJO SOTANAS

 


En numerosos países, ya sea por poner en práctica las buenas intenciones que tanto predican o por miedo a seguir perdiendo fieles, desde las instituciones católicas se ha asumido la responsabilidad que conlleva el haber sido denunciados por abusos sexuales, dando por respuesta la dimisión de obispos involucrados directa o indirectamente en los mismos, indemnizando a las víctimas para compensar los daños causados e incluso, en algunos casos, se han sufragado comisiones independientes para llegar hasta el fondo de dichas investigaciones y delitos cometidos por personal religioso durante las últimas décadas. No es el caso de España, claro.

Que la Iglesia ha cometido miles de abusos sexuales hacia niños y niñas durante muchísimos años es un secreto a voces, voces que son ignoradas cuando no silenciadas. Pero lo cierto es que hay un desinterés general por parte de las instituciones en investigar esta lacra como ocurre también con el silenciado tema de los miles de niños robados, y si hablamos de La Conferencia Episcopal Española, ya no solo es que haya un desinterés en investigarlo, sino que además vemos como se ríe de las víctimas que con tanto esfuerzo y miedo denuncian dichos abusos. Ejemplos hay muchos, como el hecho de que el obispo Juan Antonio Menéndez (fallecido en 2019) fuera nombrado presidente de la comisión antipederastia de la CEE, a pesar de que se tenía constancia de que había cambiado en último momento la pena impuesta, rebajándola, a un sacerdote acusado de pederastia, antes de ser enviada a Roma. 

También encontramos que ante el último documento que recientemente se ha enviado incluso al Vaticano con más de 251 casos nuevos de pederastia, la CEE no da crédito suficiente y apunta a que todo forma parte de una campaña de ataque y desprestigio hacia la Iglesia, sin caer en la cuenta que la mejor campaña la han hecho ellos mismos al incumplir incluso sus propias normas canónicas, por no hablar de las conductas antiéticas que llevan realizando desde hace cientos de años mientras predican todo lo contrario. 

El Papa Francisco desde el Vaticano, como así le corresponde, ha mandado investigar esos abusos en la Iglesia española, no sabemos si realmente con buenas intenciones o para intentar tapar como el mismo Vaticano ha encubierto durante tantos años esos delitos y tantos otros llevados a cabo por miembros de la Iglesia. Ante ello, distintos responsables católicos españoles se atreven a declarar que no les interesa el tema y que es sucio, o que solo son pequeños casos o se niegan a abrir una investigación canónica. También encontramos falsas buenas palabras, como la proveniente de la Congregación de los Maristas que sin despeinarse dicen que condenan esos terribles hechos, que piden perdón a las víctimas, las cuales son su prioridad, que creen en su palabra y se ponen a su disposición, olvidándose mencionar como años anteriores incluso trasladaron de lugar a un religioso por abusos cuando el caso se hizo público. 

Para colmo, la fingida incredulidad de la CEE ante las denuncias de abusos sacadas a la luz en medios de comunicación, la basan en que las víctimas nunca denuncian directamente en la Iglesia, sino que denuncia en otras instituciones o en la presa. Después de saber y de tener constancia de numerosos casos en los que los mismos representantes de la Iglesia han protegido a acusados de estos abusos, no solo puede parecernos una actuación macabra por parte de la CEE, sino que además ellos mismos están incumpliendo numerosos artículos de la carta apostólica que el Papa Francisco mandó en 2019 - y recordemos que es el máximo representante de la Iglesia - donde insistió en que se investigue cualquier caso de abuso del que se tenga constancia, aunque sea a través de medios de comunicación o por un simple rumor. Pero para la CEE no es más que papel mojado.

Y uno de los problemas con los que se encuentran todas esas valientes víctimas que sacan su testimonio a la luz, es que dichos abusos han prescrito ante nuestra justicia, de modo que la única posibilidad de reparación que les queda a todos ellos es que la misma Iglesia quiera reparar dicho daño voluntariamente, dependiendo de ella el reconocer el daño causado y el compensar dicho daño. 

Mientras en otros países han reconocido esos abusos e intentan hacer un poco de justicia con las víctimas, como en Francia donde se ha reconocido a 330.000 víctimas tras una comisión de investigación y donde la institución eclesiástica dice incluso estar dispuesta a vender “su” patrimonio inmobiliario para pagar las indemnizaciones, en España la Iglesia dice desconocer el número de casos de pederastia o afirman que es un número muy muy bajo, obviando que algunas diócesis españolas incluso han pagado a las víctimas a cambio de silencio o bajo amenaza, a pesar de que estos acuerdos extrajudiciales también estén prohibido por el Vaticano desde 2019. Aclaran que no van a abrir una investigación general y piden que, si hay víctimas de abusos, estas acudan a sus oficinas de atención; curiosamente en dichas oficinas apenas se han registrado denuncias mientras que estas no paran de llegar a la prensa que han destapado los últimos casos. 

Ante la ausencia de datos oficiales en nuestro país, no queda más remedio que contabilizar los casos conocidos a través de los medios de comunicación o por las escasas sentencias judiciales, de las que se sabe que ridículamente son unos dos millones de euros lo que la Iglesia ha tenido que gastar en indemnizaciones a nada más y nada menos que 173 víctimas. Cerca de 200 víctimas de las que oficialmente se tiene constancia, pero se deduce que hay miles más. 

Con estas evidencias en las manos, podemos deducir que uno de los miedos que tiene la CEE de sacar la verdad a la luz es el hecho de que tienen que pagar -económicamente- por ello. Y para la Conferencia Episcopal Española eso sí que no es papel mojado.


Puño en Alto


7 de enero de 2022

EN LA SALA ZAR TODO HUELE MAL


Ahondando en las peculiaridades de la Sanlúcar del Santo Régimen cabe referenciar, aunque de forma sucinta, a un personajillo que creyéndose el mazo de Thor o el caballo de Atila va por ahí marcando territorio al mejor estilo de un personaje de la mafia calabresa.

¿Recuerdan a aquel orondo y fondón personaje que, sin saber hacer la O con un canuto se comportaba en aquella barriada tan olvidada como beneficiosa para sus intereses, tal sheriff de los pueblos de la América profunda de las películas serie B, que a la postre fue sustituido por otro personaje no menos pintoresco a quien solo se le reconoce la cualidad de tener una nariz bien entrenada y de profesar las mismas amistades peligrosas que su antecesor en el cargo?

Seguro que es bien recordado. Pues, al parecer ha debido crear escuela y le ha salido un alumno aventajado y no precisamente su sucesor en el cargo, que no es otro que aquel que sustituyó a la Reina de Corazones y que con no menos burdas formas y sin cortarse un pelo va repartiendo amenazas y castigos a cuantos, individual o colectivamente, osen poner en entredicho la acción del gobierno local y en su tosca sutileza señala a quien se debe beneficiar u obviar, en el mejor de los casos, de la acción del gobierno local.

Sus rabaneras formas y su aspecto también orondo y fondón se mimetizan con las de aquel pretendido sheriff y no hay colectivos que no las sufran, salvo aquellos que sumisamente bajan la cerviz y entonan el “si bwana” para congraciarse con el susodicho y obtener las preceptivas prebendas por subordinación cerril.

Los que le conocen dicen que su cuestionable y escasa catadura moral y ética no ha sido adquirida ni sobrevenida por su nueva dedicación pública, sino que la traía bien asentada de fábrica y que ahora ha encontrado el vehículo perfecto para desarrollarla y dar riendas sueltas a su verdadera esencia.

Al parecer, en su actividad profesional y laboral anterior ya daba señales inequívocas de su falta de escrúpulos, dejando un considerado reguero de afectados y perjudicados. Y este hecho es el que sorprende sobremanera.

En la “sala” de espera en la que ha convertido su despacho municipal se comporta tal “zar” donde entran a diario ciudadanos buscando su benevolencia y la mayoría salen sabiendo que han tenido que perder algo de dignidad en ella para no salir más perjudicado aún.

Su engreimiento le debe hacer desconocer que ya hay una larga lista de afectados y más que se pueda constituir una plataforma de damnificados antes y ahora por el personaje en cuestión, dentro de ella no hay pocos que esperan pacientemente el momento para la debida revancha.

En un pueblo como la Sanlúcar del Santo Régimen, los colmillos retorcidos pueden tornar en dagas afiladas, y llegado el caso, siempre la cabeza de un subalterno por muy crecido y apoyado que se crea, caerá antes que el artífice del Régimen.


Puño en Alto


5 de enero de 2022

DECLIVE DE LA SANIDAD PÚBLICA

 


El deterioro de la sanidad pública es un hecho incuestionable, atrás quedaron aquellas soflamas de que teníamos la mejor sanidad pública del mundo. Hoy la decadencia es palpable fruto, principalmente, porque algunos han puesto su ideología supuestamente neoliberal en ella para hacer negocio, pero también por una ineficacia en la gestión de la misma. 

Excusas para justificar el declive manifiesto de la sanidad pública en general y, sobre todo, en la atención médica primaria, las hay de todo tipo y algunas de ellas rocambolescas.  No está exento de razón aquello de que para privatizar o externalizar un servicio público, no tienes más que dejar que se deteriore por falta de gestión e inversión. Esto se está cumpliendo a raja tabla en la sanidad pública.  Se desacredita el sistema público para luego plantear la iniciativa privada como solución, pese a que los sistemas sanitarios con más participación privada son los más caros del mundo.

Se desacredita el sistema público de salud fomentando un discurso que cuestiona su sostenibilidad y recuerda sistemáticamente su amplia deuda acumulada. 

Entre las rocambolescas, hay que mencionar a la presidenta de la comunidad madrileña, Díaz Ayuso, que ante las colas interminables en las puertas de los pocos centros de salud que aún mantiene abiertos y las quejas de usuarios al no poder obtener citas, lo pretendió justificar culpando a los profesionales, a modo de conjura y boicot intencionado contra ella. Nada de extrañar en alguien que confunde deliberadamente libertad con libre albedrío. En Madrid hay derecho a tomarse una cañita en una terraza pero no para que te atienda debidamente un médico. 

No menos inverosímil es la dada por el todavía vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, que para pretender justificar la no renovación de contrato a 8000 profesionales de la sanidad en la comunidad autónoma andaluza y ante los problemas en la atención primaria se hacia la siguiente pregunta retorica: “¿alguien me puede decir que si con la renovación de los contratos a esos 8000 profesionales de la sanidad se acabaría todo?”. Todo ello mientras que se pide que médicos y enfermeras jubilados se incorporen de nuevo a su puesto de trabajo y se desvíen usuarios a la sanidad privada. 

Habría que decirle que, por supuesto, no se acaba todo, pero se podría empezar a evitar que las personas que necesitan atención médica no tengan que aguantar interminables colas y esperar una cita para dentro de varios meses. Lo que sí acabaría con gran parte de todo es que un tonto útil e idiota a la vez, cuando no desvergonzado, que lo más destacado que se le aprecia es haber sido chico de los recados de la Junta de Andalucía, dejara de ostentar la responsabilidad que tiene.

El declive de la sanidad se ha venido larvando desde hace años fruto de los recortes sistemáticos que venía soportando en infraestructuras y recursos humanos a modo de demolición programada. La pandemia no ha hecho más que sacarla a relucir en todo su crudeza. En general, el déficit de profesionales se concentra en medicina de familia, pediatría de atención primaria, anestesia y radiología. Algunos puestos de trabajo tardan un año en encontrar quién lo ocupe. La decadencia de la sanidad pública es el resultado de un modelo de gestión que somete las decisiones médicas a criterios políticos en el que se busca una supuesta eficiencia pagando sueldos bajos y que coacciona a sus profesionales en lugar de incentivarlos.

Los ciudadanos y profesionales no somos inocentes del todo, aunque sí los principales sufridores del deterioro. Por desinterés, ignorancia, o connivencia, hemos mirado de lado y ahora alarmados nos rasgamos, con razón, las vestiduras.


Puño en Alto


2 de enero de 2022

HOMO REFERENTUS


Se entiende por referente a aquella persona que por determinada situación o circunstancia sobresale en alguna actividad, profesión o tarea y por caso se convierte en el mejor o el gran exponente de la misma, siendo presentado como un ejemplo a seguir, a imitar, por quienes transitan la misma actividad.

Un referente es una persona que aporta información u opinión útil a una comunidad o colectivo e incluso llega a influir en él, pero no es algo que ocurre de la noche a la mañana, más bien hay que ir ganando un espacio de la propia comunidad o colectivo y, para ello, hay que hacer de la Sinceridad, Coherencia, Credibilidad y Reputación, el leiv motiv de su actividad.

Sin embargo, hoy en día, ser referente de algo se ha convertido en la quimera de quienes están llevados por su afán de protagonismo y de obtener deprisa y corriendo y hasta gratuitamente la consideración de un grupo, sin preocuparse de las cualidades anteriormente citadas, desvirtuando en gran medida el término.

Después del Homo Idiotus, sabiamente descrito por Washington Abdala en su libro homónimo, nos hicimos eco del llamativo caso por razones obvias de los Homo Monarquicus, ahora toca mencionar al Homo Referentus, elemento que, tal como se ha dicho, desvirtúan el concepto de persona referente.

Así, Homo Referentus es aquel que se afana en conseguir la aprobación de los demás de manera gratuita o aquel que impone su referencia en el colectivo por el mero hecho de ostentar un cargo. En la sociedad actual en la que hay poca paciencia de espera se da el escenario adecuado para la proliferación del Homo Referentus.

Homus Referentus no es un abrazafarola, aunque puede llegar a serlo, tampoco es un hipócrita, pero mucho hay en él, no es un manipulador, sin embargo, puede caer en la tentación para lograr sus fines, no es quien hace lo contrario de aquello que dice, si bien, cae a menudo en esa contradicción, no es quien busca convencer y no imponer, pero tiende a convencer imponiendo, no es quien busca la desunión de un grupo para sobresalir, aunque si es necesario se recurre al divide y vencerás. 

El Homus Referentus, no está por estar si no ve sus ansias de protagonismo satisfechas ni sus objetivos conseguidos, si atisba que esto no está en ese momento a su alcance, elude su presencia hasta mejor momento. También es aquel que en el espacio corto dice lo que otros quieren escuchar para después conseguir su aprobación y defensa. 

Un Homus Referentus es aquel que, llegado el caso, tira la piedra y esconde la mano o es capaz de eludir sus responsabilidades trasladándolas al colectivo cuando las cosas vienen mal dadas o cuando no, recurre a pasar por víctima. Y por haber hay Homo Referentus de la nada más nimia y del humo más disperso que deberían saber que ser referente no se crea de la noche a la mañana y mucho menos por el mero hecho de ostentar un cargo, aunque sea por descarte, incomparecencia o desbandada.

No sabemos si con estas someras descripciones alguien será capaz de identificar a algún Homus Referentus en su ámbito social, profesional, etc., en cualquier caso, aquí quedan por si alguna vez tienen necesidad de ello. 


Puño en Alto


Última entrada publicada:

LO DE FITUR

  Para ver lo que ha podido representar la FITUR para la ciudad, solo basta fijarse en tres personajes, tres para dimensionar el alcance que...

Artículos más populares del mes...