3 de noviembre de 2021

ALICIA EN LA SANLÚCAR DEL SANTO RÉGIMEN

En el cuento de Lewis Carroll, Alicia se adentra a través de un sueño en un mundo donde todo es posible y no existen fronteras, un mundo donde el caos, el sinsentido y la corrupción imperan frente a la razón y la honestidad. En la fantasía del autor, se trata de una niña de clase media instruida en las normas sociales de la época victoriana, inteligente, educada y escéptica con respecto a la autoridad.

La no tan niña Alicia de la Sanlúcar del Santo Régimen, mezcla difusa de inutilidad y de sumisión onerosa, se desenvuelve con soltura surrealista en un ambiente no menos caótico y sinsentido en el que la honestidad y la transparencia brillan por su ausencia. Según dicen, vino huyendo de una quema y pronto como ninguna se ha adaptado a este nuevo ambiente, siendo pieza clave del escenario disparatado que hay en el consistorio.

En la Sanlúcar del Santo Régimen hace tiempo que no hay Reina de Corazones, aunque si hay quien actúa como rey, obsesionado igualmente con el tiempo como el conejo blanco del cuento de Carroll tiende a que los plenos municipales duren lo menos posible, y con cortar cabeza dentro y fuera de su formación política a cuantos osen cuestionar sus caprichosas decisiones o su sillón de alcaldía.

Al contrario que la Alicia de Carroll que se enfrentó a las arbitrariedades de la Reina de Corazones, la Alicia local guarda pleitesía al rey de corazones, sobre todo desde enero de 2020 que gracias a una decisión arbitraria pero calculada vio cómo su remuneración, junto a la de un selectivo grupo, se incrementó muy por encima de lo considerado razonable en una ciudad con tantas deficiencias y carencias. Desde entonces, el alcalde goza de la protección de una formidable guardia pretoriana, dentro del consistorio.

La Alicia local destaca de entre ese grupo selecto en el que no resulta difícil identificar parecidos con los personajes que la Alicia de Carrol se encuentra en su aventura. Así, está el que aparece o desaparece a su antojo, está el ocioso empedernido fumador especialista en barras de bares, está el oportunista, el que cuya cabeza solo está para soportar un sombrero, la liebre de marzo y de todos los meses y hasta una traga sables a discreción más propia de cualquier circo de medio pelo, etc., todos invitados a una bacanal sin fin que sufragan todos los vecinos a escote.

En opinión del autor inglés, el viaje a la madurez obviando la búsqueda de la identidad y la capacidad crítica lleva a la corrupción y a la hipocresía, lo cual está muy patente en nuestra Alicia, quedando en un mero esperpento de sí misma.

En el último pleno municipal pudimos comprobar un nuevo episodio del desatino en el que están instalados unos y otros y nuestra referida Alicia dio muestra de su incompetencia surrealista mediante una atropellada y delirante argumentación jurídica sobre el voto de calidad del alcalde y de su costosa sumisión al permitir que este en plan Rey de Corazones zanjara el asunto al mejor estilo feudal.

A pesar de este triste y lamentable dislate, en la Sanlúcar del Santo Régimen todos los días amanece, que no es poco.


Puño en Alto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada publicada:

CASADO, PROTAGONISTA DE UN AQUELARRE FRANQUISTA

Nada sorprende que el presidente del PP, Pablo Casado, haya participado en uno de los aquelarres franquista acontecido en el pasado fin de s...

Artículos más populares del mes...