25 de octubre de 2021

MOCIÓN DE CENSURA TAMBIÉN PARA QUIENES LA PROMUEVEN


Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Badalona, PSC, Guanyem Badalona, ERC, Badalona en Comú y Junt han registrado la moción de censura para desalojar a Xavier García Albiol de la alcaldía, que aparece en los Papeles de Pandora como apoderado de una empresa en un paraíso fiscal. Es una iniciativa de la que debemos congratularnos, no obstante, la izquierda en Badalona y, por ende, en el resto del país debería hacérselo ver.

El popular García Albiol se presentó a las elecciones municipales de 2015 con el lema Limpiando Badalona, de inequívocas resonancias racistas, que sirvió para que el eurodiputado del PSC Javi López enviara una carta a los presidentes del Parlamento Europeo y la Comisión Europea, Martin Schulz y Jean-Claude Juncker, para denunciar la "campaña xenófoba" del PP en la ciudad de Badalona. 

En las elecciones de 2019 Albiol, lejos de enmendar su mensaje, siguió con su mensaje de azuzar el miedo al extranjero jugando con el miedo y la inseguridad que produce la crisis en muchos barrios populares del cinturón industrial de Barcelona. Usó, siempre al borde de la legalidad, el miedo a los extranjeros, y más concretamente el miedo a los gitanos rumanos y subsaharianos como ariete. 

Esta tendencia claramente xenófoba, no fue suficiente para que los partidos de izquierda como PSC, Guanyen Badalona, ERC y Badalona en Comú se pusieran de acuerdo nuevamente para evitar que García Albiol se hiciera de nuevo con la alcaldía tras la dimisión del alcalde socialistas Alex Pastor, que dimitió tras ser detenido conduciendo bajo los efectos del alcohol y violando el confinamiento. El desacuerdo fue algo tan trascendente para la vida de los vecinos de Badalona como el reparto del mandato entre los candidatos de PSC y Guanyen.

Ahora, tras aparecer García Albiol en los Papeles de Pandora, ha posibilitado que se pusieran todos de acuerdo, incluido JxCat, para desalojar a García Albiol de la alcaldía. Hecho que debe servir de reflexión.

Los innumerables casos de corrupción que persigue al PP y la división en la derecha han permitido que tengamos un gobierno en la nación con más sensibilidad hacia la mayoría social. La derecha y en gran parte de su electorado natural, al parecer ha captado el mensaje y, de ahí, los movimientos de reunificación (absorción de Cs por el PP) antes de los procesos electorales y, a buen seguro, la unión sin complejos después de los resultados. La izquierda, en sus múltiples sensibilidades, lejos de aprender del mensaje sigue en su ensimismamiento, supeditando el interés general a unos intereses partidistas hurgando más en lo poco que les diferencia que en lo mucho que les unen. En Andalucía, próxima cita electoral, se puede dibujar un escenario muy parecido.

El caso de Badalona es paradigmático de todo ello. Las diferencias y cálculos electorales de las distintas izquierdas posibilitaron que un peligroso populista se hiciera con la alcaldía de Badalona y, solo, el revuelo mediático originado al aparecer en los Papeles de Pandora como apoderado de una cuenta offshore junto a su segundo en el Ayuntamiento y PP de Badalona en un paraíso fiscal y las contradicciones y mentiras en su justificación va a posibilitar la moción de censura. 

Cabe preguntarse: ¿de no aparecer Albiol en los Papeles de Pandora, se hubiesen puesto de acuerdo PSC, Guanyen, ERC y EnComú para desalojar a Albiol de la alcaldía?

Los vecinos de Badalona no merecen a Albiol como alcalde y no solo por su presunta falta de ética al tener una cuenta en un paraíso fiscal, sino por algo mucho más trascendente para la convivencia en paz y armonía en la ciudad. Los partidos de la izquierda deben reflexionar sobre ello, de lo contrario serán muy probablemente también objeto de moción de censura, pero en las urnas. 


Puño en Alto


22 de octubre de 2021

NI GALGOS NI PODENCOS, SOLO ESTÚPIDOS CONEJOS


En cualquier orden de la vida, especialmente en política, se debe aprender a distinguir las cosas que son realmente importantes de las que no lo son. Esto resulta muy útil para no perder el tiempo en cosas que no merecen la pena.

Mientras que PP y PSOE de la mano de Moreno y Espadas, respectivamente, están cada vez más cerca de llegar a un acuerdo para aprobar los presupuestos andaluces para 2022, la izquierda sigue discutiendo si son podencos o galgos.

La necesaria renovación del PSOE-A que preconizaba el todavía alcalde de Sevilla, Juan Espadas, frente a Susana Díaz, si no hay contratiempo, va a quedar en un muy probable apoyo a los presupuestos del PP-Cs, más que nada por temor a un adelanto electoral. Susana Díaz se estará tirando de los pelos.

Moreno Bonilla, ha decidido marcar claras distancias con Vox y harto de la irrelevancia en la que está sumido Cs de Juan Marín, ha decidido optar por la centralidad, desahuciando de ese espacio a Cs y ha encontrado en el PSOE de Espadas el bastón necesario y propicio. Más que nada porque no le salen los números en posible adelanto electoral. Pablo Casado se estará tirando de los pelos.

Juan Marín en su pretencioso papel de ligamento entre PP y Vox, para que no se adelanten las elecciones, ha quedado desgastado por el servilismo ofrecido. Su irrelevancia política ha quedado de manifiesta de forma palmaria ante las conversaciones entre PP y PSOE, en las que ha quedado absolutamente fuera de juego. Inés Arrimadas estará tirándose de los pelos.

Vox pretendiendo aprovechar que el PP de Moreno se centra de la mano del PSOE de Espadas, tampoco se les ve felices porque aún no puede presentar a su posible cabeza de lista para las elecciones andaluzas, ya que Macarena Olona aún está deshojando la margarita. Abascal se estará tirando de los pelos.  

Ante el devenir novedoso, por inédita, posibilidad de acuerdo entre PSOE y PP en Andalucía, mirando más por sus intereses partidistas que por un interés general, la probable desaparición de Cs del escenario andaluz y el impase en que se encuentra Vox, gran parte de la izquierda andaluza mirándose el ombligo se enfrasca en un debate identitario y excluyente tan poco interesante como inútil para los intereses de la mayoría social. Yolanda Díaz también se estará tirando de los pelos.


Puño en Alto


18 de octubre de 2021

TRAICIONAR PARA SER TRAICIONADA

Aquella que abandono la alcaldía de la Sanlúcar del Santo Régimen, más que nada porque se le había quedado pequeña para saciar sus ambiciones políticas, no sin antes dejar las bases del régimen que posteriormente su sucesor en el cargo ha consolidado, ahora compungida va tirándose de los pelos por los rincones del palacio provincial.

Cuentan que la sempiterna sonrisa sardónica que la caracteriza, ha tornado en un triste y duro rictus de contrariedad desde que supo que la lista que encabezaba para elegir delegados al proceso congresual de su partido había perdido frente a la otra encabezada por su segundo en la secretaria general por cerca de 300 votos. “Esto no me puede estar pasando a mí”, se repite sin consuelo ni lenitivo alguno. 

Fue acérrima susanista hasta que comprobó el estrepitoso batacazo de la lideresa ahora tertuliana de medio pelo, tornó pedrista convencida, más que nada para evitar ser defenestrada y quedar fuera de la sopa boba. 

Desoyendo a aquellos que le advertían que su traición era muy posible que no tuviera recompensa, principalmente, porque de bien es sabido que “Roma no paga a traidores”, traicionó de forma inmisericorde a la “nasia pa ganá” con el rocambolesco argumento de que había que renovar el partido, renovación que, por supuesto, no pasaba por ella, aun llevando en política más de 15 años, en un mal entendido concepto de “justicia señor, pero por mi casa no”.

Muchos de los militantes pedristas de antes y de ahora, debieron considerarla como advenediza, es decir, para qué una mala copia si tenemos a los originales, y en gran medida la han dado la espalda.

Lo que ha ocurrido le presagia nada bueno a la vuelta de la esquina y de ahí según dicen se atreviera a proponer a sus acólitos más estrechos inflar el censo de militantes en la provincia para garantizarse ganar el próximo Congreso provincial y seguir el cargo de la secretaria general y, por ende, continuar como virreina en el palacio provincial.

En una desesperada huida hacia delante ha puesto en marcha una purga de asesores por considerarlos desleales que han propiciado su derrota y de esta manera restar fuerza a sus contrincantes, lo que está siendo aprovechado por su rival cabeza de lista ganadora, su máximo colaborador hasta ahora, para hundirla más en la miseria.

De traiciones la virreina provincial sabe lo suyo, ya que llegó a la alcaldía de la Sanlúcar del Santo Régimen habiendo traicionado a un familiar cercano y de chanchullos y compra de voluntades está muy ducha, ya que de esa manera llegó a la secretaria provincial de su partido.

El karma se interpreta como una “ley cósmica” de causa y efecto. Simplificando el tema, que las acciones buenas o malas del pasado repercuten en el presente y futuro de las personas, como una deuda que se paga de a poco, experimentando un sano aprendizaje. En lo de traicionar para ser traicionada puede haber mucho de karma. La única duda es si habrá aprendizaje.


Puño en Alto

15 de octubre de 2021

12 OCTUBRE O LA HOGUERA DE LAS VANIDADES


La Hoguera de las Vanidades es el título de la novela de Tom Wolfe en la que trata de explicar hasta qué punto el dinero y la fama resultan inútiles para salvar a un individuo cuando se reúnen en su contra situaciones y circunstancias desfavorables.

La celebración institucional del Día de España, a modo de hoguera de las vanidades, se ha convertido en el escenario pintiparado para que cada cual resalte las diferencias en función de sus intereses políticos y personales en un cuadro de hipocresía y juego de apariencias en el que las convenciones cambian de acuerdo con las conveniencias del momento. Lo de destacar aquello que nos debe unir como país huelga o, en el mejor de los casos, queda relegado a un segundo plano.

El excesivo cariz castrense, reminiscencia del pasado, no es más que un intento largamente fallido de utilización del Ejército como símbolo en pos de una unidad nacional, unidad convertida en arma arrojadiza que realimenta a quienes la defienden hipócritamente y a quienes la ponen en solfa en función de unos supuestos perversos intereses.

Por otra parte, resaltar la vanidad de aquellos que pretenden sobresalir por su ausencia en un gesto a su galería y no por su contribución a una convivencia democrática y a los que pavonea su representatividad con los mismos argumentos de aquellos, haciendo omisión de la lealtad institucional.

No menos dignos de reseñar en dicha vanidad a los que de forma nostálgica aprovechan la oportunidad para anteponer los símbolos por encima de los derechos propios de un estado democrático en una concepción trasnochada de una unidad nacional, llegando a reinterpretar de forma pacata la historia para ello.

No podemos ni debemos salvar de esta hoguera de la vanidad a quien ha obtenido su cargo por herencia, que subido en un pedestal contempla año tras año impávido e indiferente que unos pocos pretendan imponer un único pensamiento en la consideración de la unidad nacional y del concepto de patria.

La hoguera de las vanidades del 12 de octubre explica de forma meridiana y palmaria que un verdadero sentimiento de unidad nacional resulta inane si se reúnen circunstancias y situaciones desfavorables cuando prevalecen intereses partidistas o políticos contradictorios que se realimentan entre sí.

Ante todo ello, una mayoría social atónita viéndose jalonada por los intereses de unos y de otros, viendo no como testigo de excepción ajena a cuanto se pretende representar en la celebración, esperando que la hoguera termine cuanto antes con tanta vanidad.


Puño en Alto


14 de octubre de 2021

LA OMERTÀ

La "omertà" es la norma no escrita del silencio siciliana que impone tácitamente que no se hable de los crímenes cometidos por las mafias. Vendría a significar "más vale que te calles si no quieres salir trasquilado". Esta expresión se relaciona con el temor a represalias por denunciar actuaciones irregulares o delictivas. 

El silencio puede llegar a ser un lenguaje más potente aún que la lengua y hay que administrarlo, porque está lleno de significaciones. Los silencios hay que dosificarlos sabiamente porque están llenos de positividad y negatividad. En el caso que nos ocupa, el silencio, en su aspecto negativo por la imposición espanta y amenaza ya que ampara la delincuencia, y en el positivo, fascina por ser signo de humanidad por aquello de representar un mal entendido mecanismo de defensa. El paso de uno a otro es muy sutil. 

La omertà es la herramienta eficaz para que se llegue a la normalización de lo anormal en una sociedad y, a su vez, es un síntoma inequívoco de una sociedad enferma. La omertà no tiene fronteras y a modo de virus va penetrando en todos y cada de los colectivos de la sociedad, llegando a  contaminar a sus sectores estratégicos productivos y económicos-financieros, a sus instituciones públicas y privadas en los que ya nadie se atreve a hablar de determinados temas, y una importante parte de la población se ampara en ella para no señalar a aquellos que están deteriorando su calidad de vida, su seguridad y convivencia en paz y a quienes se benefician de esa delincuencia. Este impuesto pacto de silencio hace cómplice involuntario a muchos y beneficia a no pocos.

Prestemos atención a la evolución de un supuesto pacto de silencio en la Sanlúcar del Santo Régimen, ya que se trata de un exacto barómetro de su salud social, incluida la política. El pacto de silencio involucra a muchos aspectos de la vida en la ciudad, pero es, sin duda, en cuanto al narcotráfico se refiere donde adquiere más relevancia.

El narcotráfico es un grave problema del que muy pocos se atreven a hablar libremente, sobre todo en aquella alejada olvidada barriada de la ciudad donde se sufre como nadie las consecuencias en materia de seguridad y convivencia originado por esa aberrante y nauseabunda, a la vez que muy lucrativa, actividad delictiva. 

El sui generis, no por lo de peculiar sino más bien por lo de estrafalario, silencio del alcalde de la Sanlúcar del Santo Régimen, saltado salvo para restar importancia al grave problema del narcotráfico, bien que se podría relacionar con la omertà y los distintos delegados elegidos para aquella alejada y olvidada barriada de la ciudad, no son más que peones que garanticen que la omertà se cumpla, al menos, en el aspecto que no le perjudique.

Tal como se ha dicho, el pacto de silencio tiene su aspecto de mecanismo de defensa colectivo e individual, pero cuando el problema te rodea y tus hijos pueden caer en la trampa señuelo de la vida fácil que suelen utilizar las mafias para que los jóvenes vean en esa actividad su necesaria alternativa a sus carencias, no debe haber pacto de silencio ni omertà ni nada que se le parezca que impidan que se hable libremente del problema y de quienes se están lucrando poniendo en riesgo el presente y el futuro de los suyos y de quienes se benefician cremastísticamente de la ficticia bonanza económica que origina.

Si lo peor que le puede ocurrir a una sociedad paralizada por la impotencia o el temor es caer en el trampantojo de quien le interesa normalizar lo anormal, no menos peor, es aceptar un pacto de silencio que le atenace y paralice en su desarrollo armónico en libertad. Mucho de esto está ocurriendo en la Sanlúcar del Santo Régimen.


Puño en Alto

13 de octubre de 2021

VOTAR BIEN Y DEFRAUDAR MEJOR


Al parecer, votar bien aún sin libertad y eludir impuestos son parte de los principios que atesora el premio Nobel de literatura Vargas Llosa.

Un premio Nobel de literatura, más que nada, se concede a una trayectoria literaria que se signifique, no solo por una excelencia literaria del autor, sino también, por la aportación intelectual a la humanidad del autor a través de sus obras.

Vargas Llosa, al manifestar que en unas elecciones lo importante no es votar en libertad sino votar bien, ha expresado un pensamiento poco o nada democrático que poco o nada aporta a un pensamiento global, todo lo contrario, es la forma de justificar cierta tendencia autoritaria encaminada a cuestionar un determinado resultado electoral, con el muy peligroso argumento de que el pueblo no ha sabido votar bien, cuya derivada no es otra que la dictadura de facto.

Hoy hay una tendencia sobresaliente en que los perdedores de unos comicios cuestionen la legalidad de los mismos. Últimamente ha pasado en EE.UU. y en el mismo Perú. Siendo este el principal país en donde según Vargas Llosa no se ha votado bien, aunque no se atrevió a mencionarlo. Recordemos que el escritor apoyó a la candidata de la derecha Kaiko Fujimori, que perdió frente al izquierdista Pedro Castillo. Fujimori, al mejor estilo Trump, consideró ilegitima la proclamación de Castillo retrasando su nombramiento con más de un millar de impugnaciones en las que denunció sin pruebas fehacientes un supuesto "fraude". 

Por otra parte, según se desprende de los papeles de Pandora, tras recibir el premio Nobel, el escritor peruano empezó a gestionar sus beneficios mediante una cuenta offshore vinculada con una sociedad en un paraíso fiscal para presuntamente eludir el fisco correspondiente. 

Da grima escuchar las excusas de Vargas Llosa manteniendo que desde que es residente en España dio orden taxativa a sus gestores de declarar todos sus ingresos sin excepción. Al parecer, la orden no fue tan taxativa o sus gestores van por libre. Que no se diera cuenta que desde 2015 sus beneficios no se estaban declarando en su integridad no cuela. Y en todo caso, ¿antes de 2015 dónde y cómo declaraba sus ingresos?

Un personaje que por sus acciones y palabras ha demostrado una muy dudosa moral, un poco espíritu conciliador y un aún menos ánimo solidario, en modo alguno, debería seguir ostentando la distinción de premio Nobel y la academia sueca que los concede debería proceder a retirárselo, por mor del prestigio de anteriores premiados y del propio de la institución sueca. 

A Vargas Llosa, tan solo hay que decirle que el respeto como intelectual no solo se alcanza escribiendo bien como para que le sea reconocido con un premio Nobel, sino también es necesario que le sea reconocido un impecable pensamiento en lo democrático, una moral intachable y un espíritu solidario necesario. El escritor peruano, flaquea ostensiblemente en todo lo último y se sitúa lejos de ser considerado como icono de la intelectualidad, salvo para el PP de Pablo Casado.


Puño en Alto

11 de octubre de 2021

SER O PARECER

 


El verbo Ser se usa para atribuir al sujeto de la oración una cualidad o condición intrínseca, natural o permanente, que se expresa mediante un adjetivo, un complemento preposicional, un nombre o una oración equivalente; también se emplea para indicar el oficio o profesión que una persona tiene o alguna actividad o dedicación habitual. Igualmente, se usa para atribuir al sujeto de la oración una relación de pertenencia, que se expresa mediante un complemento preposicional o un posesivo. Mientras, el verbo Parecer se usa para determinar apariencia o aspecto.

Por otra parte, Calificar es atribuir a una persona o a una cosa cierta cualidad o propiedad o asignar a alguien un grado de una escala establecida, mediante una denominación o una puntuación. Calificar es algo relativo, no cierto, parecer igualmente, pero en Ser hay certeza por aquello que hace referencia a una cualidad intrínseca, natural o permanente, ya sea positiva o negativa.

De esta manera no es lo mismo ser xenófobo, que parecerlo, homólogo o fascista que parecerlo. Pero, cuando se hacen galas de actitudes xenófobas, homófobas o fascistas es cuando el Ser en su aspecto semántico toma relevancia sobre Parecer o Calificar.

Al poeta estadounidense James Whitcomb Riley (1849-1916) se le atribuye la frase "cuando veo un pájaro que anda como un pato, nada como un pato y grazna como un pato, lo llamo pato". Esto es, que una persona puede identificar un objeto desconocido si observa con atención sus características habituales.

Dicho lo anterior, resulta llamativo que algunas de sus señorías, orgullosos representantes de la extrema derecha política, recalcitrantes en valores retrógrados y de moral muy discutida, se indignen tanto cuando se les califican como xenófobos, homófobos, machistas o fascistas mientras se muestran orgullosos haciendo gala de sus actitudes y comportamientos xenófobos, homófobos, machistas o fascistas.

La conocida como la diputada “Molona”, que desde su altivez intelectual (?) y portavocía de la caverna política, junto a un buen número de correligionarios, se harta de insultar y (des)calificar a sus adversarios políticos, ha tenido un rifi rafe con una periodista que osó preguntarle si consideraba un insulto llamar a una diputada “bruja. Con suma indignación y no menos prepotencia se encaró con la periodista inquiriéndole si había hecho la misma pregunta cuando le llamaron a ella fascista.

Lo de bruja ya se autocontestó un compañero con un rocambolesco y esperpéntico argumento. Dijo que la brujería es actualmente en este país una actividad legal, por tanto, no puede considerarse como un insulto. Luego, podría derivarse que llamar fascistas a los militantes de un partido legal que incita al odio a minorías por su procedencia, origen o cultura no sería un insulto.

A “Molona” o conocida también como “Maca”, es difícil contestarte con educación, pero haciendo un ejercicio de contención ímprobo, solo hay que decirle que quien criminaliza a una minoría por su origen étnico o lugar de procedencia, cultural, no se le insulta porque se le diga racista o fascista, sencillamente porque lo es. Esto es, si “Molona” no quiere que, al menos no sea calificada como pato, debe dejar de andar, nadar y graznar como un pato, a pesar de que sea un pato.

En resumen, la extrema derecha se mueve en aquello de que “ser calificado es peor que ser o, en el mejor de los casos, parecer”.


Puño en Alto

8 de octubre de 2021

EL EXTRAÑO CASO DE LOS TRÁNSFUGAS SANLUQUEÑOS


La Sanlúcar del Santo Régimen es peculiar por muchas razones. Unas conocidas, otras obviadas y algunas otras por conocer. No es cuestión de hacer una lista pormenorizada de cuáles son las razones conocidas, obviadas y por conocer que hacen de la Sanlúcar del Santo Régimen una ciudad peculiar, entre otros motivos porque, a buen seguro, están en su gran mayoría en el imaginario colectivo de sus vecinos. Sin embargo, hay razones que se encuentran entre la frontera de las obviadas y por conocer. Y ahí es el centro de interés de esta sucinta reflexión.

Si nos ceñimos al estricto plano político, hay algunas curiosas razones que se obvian o se desconocen que puedan justificar determinadas actitudes o hechos. Ejemplo muy paradigmático es la intención del alcalde de obviar cuando no minimizar el narcotráfico y sus consecuencias económicas y sociales en la ciudad. Algo que está originando no pocas suspicacias, dimes y diretes entre la población, pero que, al susodicho, dada su especial insensibilidad social, le trae al pairo.

Pero vayamos a algo más prosaico, pero con determinada relevancia. Es el extraño caso de los tránsfugas existentes en el pleno municipal de la Sanlúcar del Santo Régimen. Ya saben, aquel de la extrema cara dura, que en un discurso en el mismo pleno puso a parir a su partido diciendo que era un chiringuito donde solo iban por la pasta y aquel otro que llamado a asaltar los cielos no llegó ni a un primer piso. Ambos anunciaron abandonar la formación política por la que fueron elegidos concejal para integrarse en otro chiringuito político. Ha pasado el tiempo y ni una cosa ni otra, es decir, no se sabe si han formalizado su paso al grupo de los no inscritos, porque aún siguen representando al grupo municipal originado al salir elegido como concejal, ¿por qué? 

La razón obvia es para seguir disfrutando de la asignación económica asignada por el ayuntamiento y la posibilidad de poder usar un contrato para un funcionario de empleo, porque de pasar al grupo de los no inscritos dejarían de tener derecho a esas prerrogativas. A lo mejor en uno de los casos, en esa obviedad entra poder seguir costeando el alquiler de una sede, posible acuerdo pata que tránsfuga y partido de origen no salgan perjudicados.

La presunta razón desconocida, que pueda estar en la frontera de la obvia también, es el presumible acuerdo tácito o no con el equipo de gobierno local de mantener la extraña situación, porque a los dos socios del gobierno, a uno más que al otro, les interesa que sigan vivos políticamente hasta las próximas elecciones municipales de mayo de 2023 porque les convienen que la izquierda y derecha de ambos estén más fragmentada.

Mientras tanto, mes tras mes a calentar sillones en el pleno, y a poner la mano para cobrar lo estipulado y a los que los creyeron y depositaron la confianza en ellos, que les zurzan. Y si de camino, pueden pasar factura a quienes culpan de todos sus males y fracasos, se las pasan presentando mociones llenan de oportunismo y populismo. 

Es el caso del tránsfuga frustrado asalta cielos que, en el último pleno municipal de forma oportunista y populista, así fue calificado por algunos, quiso meter el dedo en el ojo al llamado gobierno progresista de la nación por el desorbitado precio de la luz que no de la energía eléctrica. Cegado por su deseo de erosionar políticamente a quienes consideran enemigos olvidó informarse antes y quedó ridiculizado y retratado en su triste miseria e irrelevancia política. Para pretender salir airoso del difícil momento, de forma airada se inventó haber sufrido insultos y descalificaciones que tan solo pudo estar en su aciago imaginario. Luego, relamiéndose las heridas pretendió atacar en las redes sociales dando donde cree que duele y daña, sin saber que un tránsfuga “convicto y confeso” sumido en la irrelevancia política y social, incluso en la peculiar Sanlúcar del Santo Régimen, nada tiene que aportar ni ofrecer más allá de su retirada sin hacer ruido.



Puño en Alto

 


 

6 de octubre de 2021

LECCIÓN REPUBLICANA


Para algunos, la nueva condena a Nicolás Sarkozy hace temblar los cimientos de la República francesa. Sin embargo, para la mayoría, que los tribunales franceses juzguen y condenen a un expresidente de la República no hace más que robustecer la justicia y la democracia en ese país y, por ende, la forma de Estado. El expresidente cumplía ya una condena por corrupción y a ahora se le condena por financiación ilegal.

Zarkosy llegó democráticamente a la presidencia de la república francesa, democráticamente fue desalojado, a pesar de que según ahora se sabe que concurrió a la reelección algo “dopado”, y democráticamente ha sido juzgado y condenado. Por cierto, no es de extrañar que estando condenado por corrupción, Zarkosy sea invitado estrella en la convección del PP y lo sienten junto a M.Rajoy, Aznar, ambos muy señalados en las irregularidades del PP y, encima, Casado lo ponga como ejemplo de buena gestión. Despropósito o mensaje, no se sabe.

En la monárquica España, un dictador impuso quien debería sucederle como Jefe de Estado, con el título de Rey, el mismo que durante su reinado se dedicó a amasar una fortuna fraudulenta y opaca al fisco, así como, a dar rienda suelta a sus apetencias sexuales. Hechas públicas sus fechorías, largamente silenciadas durante su mandato, abdica, huyendo de la quema sin que se le haya podido juzgar, ni llegado el caso, condenar. Y para más inri, se le mantiene el título de rey emérito, cuando ha hecho méritos sobrados para retirárselo, así como, aquellas prerrogativas que seguimos pagando en su retiro dorado.

Esta, entre otras, es la gran diferencia entre una república democrática en la que democráticamente se elige al presidente y en la que la Justicia es igual para todos, incluido el presidente de la misma, y una monarquía parlamentaria en la que la Jefatura del Estado se hereda y además el Rey no tiene que rendir cuenta de sus actos ante el Parlamento, ni se le puede juzgar ya que la propia Constitución protege sus actos.

La monarquía cañí o bananera que padecemos los españoles, no es parlamentaria, porque el Rey no tiene por qué rendir cuentas ante el Parlamento ni puede ser juzgado porque lo protege la inviolabilidad que está sirviendo más como impunidad a jugar por los hechos, lo que implica que la ley no es igual para todos.

En pleno siglo XXI, que la Jefatura de Estado se obtenga por herencia no tiene sustento ni democrático ni intelectual alguno en un Estado de Derecho y solo los que gustan de reconocerse en la condición de súbditos y no en la de ciudadanos con los mismos derechos y deberes ante la ley, pueden defenderla.

La lección republicana y democrática del país vecino nos debe servir de reflexión y, de una vez por todas, señalar el camino de la salida a esta monarquía y a todos sus miembros, aunque sea porque ni siquiera han sido capaces de responder con una mínima ejemplaridad a la vida regalada que tan generosamente se les ha concedido.


Puño en Alto

🔴 NOTA: Este artículo está publicado en 👉🏾 La Voz de la República

4 de octubre de 2021

LA INDEPENDENCIA DE LOS JUECES SEGÚN ENRIQUE LÓPEZ


Suena a sarcasmo y precisamente no fino, y más aún a burdo choteo que el Consejero de Justicia del gobierno de Díaz Ayuso, el ex juez Enrique López, proclame y defienda la independencia de los jueces y la suya propia en la convención itinerante que ha montado el PP de Pablo Casado.

La secular politización y la instrumentalización política de la Justicia en nuestro país y el propio currículum del citado ex juez, en modo alguno, pueden avalar sus palabras. Vamos por partes.

Ejemplo de lo primero, es el propio CGPJ, cuya renovación lleva en “stand by” más de 1000 días y es precisamente por motivos políticos. El PP, ahora se niega a aplicar el método de elección del organismo de gobierno de los jueces que aprobó en su día precisamente porque tenía mayoría en el parlamento. Ahora que no la tiene la rechaza proponiendo que sea la elección directa por los jueces porque cree que entre los jueces hay mayoría conservadora afines a sus intereses políticos que le dan más garantías en la resolución de los numerosos casos de corrupción abiertos por resolverse en el Tribunal Constitucional, Audiencia Nacional, Tribunal Supremo y otros tribunales.

De tal manera, de todos es sabido, que de antemano se puede predecir sin equivocación el sentido de una sentencia según caiga en manos de un determinado juez o tribunal y ello nada dice a favor de la independencia de la Justicia en nuestro país.

Respecto al ex juez Enrique López, conocido también como el juez “genovés” como se suele decir, siempre habla un cojo. El juez López tiene un largo currículum de dudosa imparcialidad en sus decisiones judiciales y actividades que contradice de buena manera lo que proclama ahora sin despeinarse.

Siendo magistrado de la Audiencia Nacional y después de hacer algunos méritos y algunos intentos fallidos, al final consiguió que M. Rajoy lo nombrara miembro del Tribunal Constitucional por el cupo reservado al gobierno, a pesar que ni por currículum ni por requisitos de antigüedad podía en esa etapa ser miembro del mismo, teniendo que dimitir un año después. 

Poco más tarde es reincorporado como juez de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de una manera poco ortodoxa y siendo apartado y recusado por sus propios compañeros de la Audiencia  Nacional de algunas piezas separadas del caso de la Gürtell.

Con motivo de la instrucción del Caso Kitchen se ha conocido, y él mismo ha reconocido, que ejerciendo de juez en la Audiencia Nacional puso en contacto al entorno de Luis Bárcenas con el abogado del PP . 

Ya como Consejero de Justicia del gobierno de Diaz Ayuso, dicen que se encarga de asesorar a la presidenta sobre los problemas judiciales que la merodean en Púnica, Aval Madrid o las responsabilidades derivadas de su indolente gestión sobre el coronavirus, así como, de utilizar sus contactos en la derecha judicial para favorecer los intereses de la propia Ayuso.

Sus fluidas relaciones con el PP le sirvieron para compaginar durante años su actividad judicial con la de trabajar como ponente y/o asistente para la Fundación FAES de Aznar. 

Lo anterior descrito es tan solo un sucinto resumen que bien refleja el sui gerenis concepto de independencia judicial y que con toda la cara dura posible manifiesta el susodicho.

Cuentan que Nicolás Zarkozy, expresidente de la república francesa condenado por corrupción, abandonó España tras participar en la itinerante convención del PP de Casado y al conocer que ha sido de nuevo condenado por un juez francés, esta vez, por financiación ilegal, se lamentaba amargamente diciendo “que pena que los jueces franceses no sean tan independientes como los españoles”.


Puño en Alto


Última entrada publicada:

MOCIÓN DE CENSURA TAMBIÉN PARA QUIENES LA PROMUEVEN

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Badalona, PSC, Guanyem Badalona, ERC, Badalona en Comú y Junt han registrado la moción de...

Artículos más populares del mes...