3 de junio de 2021

PROMESA CUMPLIDA



Cumplir con una promesa, ya sea de la índole que sea, es obligatorio. En este caso, aunque con pinzas en la nariz para evitar las arcadas se va a cumplir después de haber alargado, por razones obvias, su cumplimiento de forma intencionada en el tiempo hasta que ya no es posible retardarlo más. 

No es intención elevarlo a nivel personaje porque no llega a eso, ya quisiera, en ningún aspecto, ni hay nada personal en ello. De ahí que cueste hacer referencia a su persona, pero el compromiso contraído impone hacer de tripas corazón. 

Alardea el susodicho de su moral distraída, que está al nivel de su poca higiene, que le confiere un mugriento aspecto que va mucho más allá del desaliño o descuido, dando la impresión que tiene algo no resuelto en ese sentido. Esto es, un conflicto con la más elemental norma de urbanidad y decoro que la proyecta sin recato contra los demás.

La ética personal y profesional la debe tener a buen recaudo bajo llave en un cajón de la mesita de noche donde guarda los libros que nunca ha leído ni leerá, jactándose cada vez que tiene oportunidad de lo que poco que trabaja y de lo que le satisface la colmatación estomacal que le procura su esbirrismo en las redes contra los enemigos de su reconocido colmatador.

Es un junta letras con ínfula de cultureta cuya supuesta formación universitaria es tan difusa como los masters de Casado y Cifuentes. En cualquier caso, una presunta formación que no le impide verter con el mayor desahogo toda la inquina y odio repleto de bilis en redes sociales, con una muy llamativa fijación cuasi enfermiza, contra una determinada formación política.

Lugares comunes, simplona ironía, descalificación fútil, …….. es el normal recurso utilizado contra los que son dianas de sus libelos, esencia y proyección de una mente tan sucia como jifera. 

Su pretencioso discurso, repletos de lugares comunes, de ironía timorata, amén de no pocas patadas al diccionario y a la gramática más elemental denota una escasa formación, a pesar de los títulos universitarios que presume poseer. 

El esfuerzo improbo para cumplir el compromiso y que no causa satisfacción, sirva también para pasar página y proceder al olvido para siempre jamás a ese personaje que, en modo alguno, ocupa lugar en mis pensamientos más allá del necesario para cumplir la promesa.

Si para algunos aún no queda claro quién es la diana de esta licencia descriptiva, se deja el siguiente ripio sin rima: 

Zaherir de forma gratuita es su costumbre/A quienes toma por enemigo/Resta credibilidad si la tuviere/Al margen de su hueca moral y ética. 

Zafio cuando no maula/Alardea de su escaso decoro/Galafate, gandul y ganapán a raudales/Aumenta con acromonia su estulticia.


Puño en Alto


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada publicada:

12 OCTUBRE O LA HOGUERA DE LAS VANIDADES

La Hoguera de las Vanidades es el título de la novela de Tom Wolfe en la que trata de explicar hasta qué punto el dinero y la fama resultan...

Artículos más populares del mes...