5 de abril de 2021

UNA DESAFORTUNADA INICIATIVA


 

El Ayuntamiento de la Sanlúcar del Santo Régimen, a través de las Delegaciones de Educación e Igualdad han elaborado una moqueta para repartir por los centros de Educación Infantil en el marco del proyecto denominado “Igualadxs”, cuyo objetivo es promover los valores de igualdad entre hombres y mujeres con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, aunque muy a toro pasado.

Esta loable iniciativa queda absolutamente en entredicho y desacreditada cuando se observa en el diseño que se ha utilizado el estereotipo más sexista de la mujer para un fin en el que se pretende inculcar igualdad. El diseño de la moqueta recoge una figura de mujer con tacones y labios pintados. Esta es la imagen de mujer que las delegadas de educación e Igualdad pretenden promover en los centros de educación infantil. No han podido estar más desacertadas en la elección y no menos desacertada la creadora del diseño. Tres mujeres, tres son las que han caído en la imagen más estereotipada de la mujer. Una con la responsabilidad de Educación, otra con la de Igualdad y la última, la autora del diseño, que encima manifiesta que siempre se va a prestar a trabajar por la igualdad. Pues, así mejor que no.

Los medios de comunicación producen desigualdad de género mediante la construcción de un entorno simbólico dañino. A través del discurso mediático, compuesto de roles y estereotipos, la imagen de la mujer es gestionada, transmitiendo inferioridad respecto al hombre. Ya tenemos suficiente con la imagen que estos medios de comunicación ofrecen de la mujer para que encima desde la institución municipal se ofrezca a los niños y niñas esa imagen de mujer con tacones y labios pintados. 

Las Administraciones Públicas deben velar con especial atención a la erradicación de conductas favorecedoras de situaciones de desigualdad de las mujeres en todos los medios de comunicación social, de acuerdo con la legislación vigente y no se entiende, en este caso, que se haya caído en un error de bulto al respecto. Su labor puede y debe contribuir a generar un marco justo de representaciones en las que no exista una única forma de ser mujer, donde todas las mujeres en su amplia diversidad sean visibles, en las que no se cosifique a mujeres y niñas, ni sus identidades sean sexualizadas, donde se representen igualmente diferentes formas de masculinidad, entre otros aspectos. La propia Unesco, aun reconociendo ciertos avances en temas de igualdad de género, se ha mostrado preocupada porque considera que aún se mantiene una imagen estereotipada de la mujer en los medios de comunicación.

Para mayor despropósito y paradoja del mayúsculo error es que, a buen seguro, la encargada de repartir esas moquetas por los colegios será esa empresa municipal en la que la desigualdad de género en condiciones de trabajo, contrato y salario es patente, donde las mujeres solo ocupan puestos de limpiadoras y tienen un contrato inferior en horas y salarios y en la que el miedo y las represalias es la praxis diaria en su gestión.

Lo adecuado sería que las citadas delegadas abochornadas pidieran disculpas, porque lo de dimitir, ya sabemos que ni con agua caliente ni lejía, así como, se retirase la iniciativa de repartir estas demenciales moquetas por los colegios, pero en esta ciudad del Santo Régimen, esto no ocurrirá.


Puño en Alto


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada publicada:

12 OCTUBRE O LA HOGUERA DE LAS VANIDADES

La Hoguera de las Vanidades es el título de la novela de Tom Wolfe en la que trata de explicar hasta qué punto el dinero y la fama resultan...

Artículos más populares del mes...