6 de marzo de 2021

UN IMPRESENTABLE VODEVIL TRAGICÓMICO


  Corre por las redes sociales, ante el asombro y el espanto de propios y extraños, un vídeo de un corte del último pleno municipal de esa ciudad de la Costa Noroeste abandonada a su suerte, en el que hubo un incidente entre el alcalde y la secretaria general del consistorio. Ambos en plan vodevil de medio pelo con un surrealista diálogo de besugos se culpaban mutuamente de que el orden del día del pleno no era correcto. Uno llegó a insinuar que la otra no se enteraba de nada y la otra muy indignada exigía respeto a su profesionalidad, acusando al otro de incumplir los plazos para la confección del citado orden del día. Según cuentan, la tensión entre ambos personajes estuvo presente a lo largo de todo el pleno, con puyas veladas del alcalde contra la secretaria general.
Una tragicómica situación que refleja de manera inequívoca la falta de respeto que unos y otros sienten por esta institución municipal, sede de lo que tendría que ser la soberanía popular local y que la están convirtiendo, unos por acción y otros por omisión, en la cámara de los horrores, cuando no, en el camarote de los hermanos Marx. 

Que el alcalde de esta ciudad no da la talla como tal, y no me refiero a la mera cuestión física, es una obviedad para los vecinos y vecinas que sin vendas subjetivas de la índole que sean en los ojos le impidan reconocerlo. Sus gracietas y salidas de tonos chabacanos son propias de un mal payaso que de lo que tendría que ser la máxima autoridad local. Su evidente mediocridad y sus limitaciones son tan manifiestas que le lleva a rodearse a su vez de pancistas, para que su figura destaque ante tanta insuficiencia.   

A su vez, la secretaria general, personaje más propio de Berlanga o, más bien, de la película Amanece Que No Es Poco de José Luis Cuerda, desde el día siguiente a su toma de posesión, con sus formas folclóricas de actuar, lleva permitiendo toda clase de desafueros en el Ayuntamiento y ahora cuando ha perdido todo crédito profesional ha pretendido dar un golpe en la mesa exigiendo un respeto en lo personal, que no para la institución municipal.

Ya ven un alcalde que gusta del chabacanismo y una surrealista secretaria general conforman un tándem inequívoco y propio de las películas mudas de Charlot y que día sí y día también hacen que los ciudadanos, de esa ciudad de la Costa Noroeste abandonada a su suerte, sientan una mezcla entre vergüenza ajena e indignación que les atenaza las ganas de pasearlos a gorrazos por las calles de la ciudad hasta llevarlos a ese lugar desde el que nunca debieron salir.



Puño en Alto

1 comentario:

  1. El descrédito de este personaje y todos cuanto le rodean,es obvio.Por desgracia no hay la suficiente fuerza política,para quitar y que dimita,semejantes payasos,que lleva este pueblo sufriendo y deteriorando el pueblo y sus servicios.

    ResponderEliminar

Última entrada publicada:

MOCIÓN DE CENSURA TAMBIÉN PARA QUIENES LA PROMUEVEN

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Badalona, PSC, Guanyem Badalona, ERC, Badalona en Comú y Junt han registrado la moción de...

Artículos más populares del mes...