15 de marzo de 2021

UN DUDOSO NEGACIONISMO

 


En comportamiento humano se entiende por negacionismo como la conducta exhibida por quienes eligen negar la realidad para evadir una verdad incómoda, empíricamente verificable. El negacionismo en sus variadas formas tiene en común el rechazo a la arrolladora evidencia y a la búsqueda de controversia en un intento de negar que exista un consenso.

Hay diversas motivaciones y causas para el negacionismo, incluyendo creencias religiosas y egoísmo o, incluso, como mecanismo psicológico de defensa contra ideas perturbadoras, sin descartarlo como técnica para reprimir puntos de vistas minoritarios.

Sirva lo anterior expuesto como sucinto preámbulo nada docto, para tratar un caso de negacionismo que sorprende por quien lo dice y mantiene y, por ello, conviene indagar por las posibles motivaciones de por qué lo dice y mantiene, así como sus posibles consecuencias.

No hay semana que no se den noticias sobre operaciones policiales contra esa actividad delictiva, con detenciones o se incauten alijos, o no se desmantelen plantaciones ilegales o no se encuentren narcolanchas varadas en las playas de la ciudad, etc. Conocidos son los lugares e incluso barriadas en la que no menos conocidos clanes familiares se dedican desde décadas a esa actividad delictiva. Una actividad que como es sabido por todos va horadando la convivencia y condicionando la vida de la gente en lo económico y en lo social.

Cuando se dan estas circunstancias, nadie entiende que el alcalde de la ciudad, a diferencia que otros alcaldes de otras conocidas localidades donde el tráfico de estupefacientes es ya una lacra social, siga negando la mayor sobre la existencia del narcotráfico como problema en la ciudad.

Dado el cada vez más evidente narcotráfico y sus consecuencias sociales y económicas en la ciudad, hasta el punto peligroso de casi no retorno de la socialización, sorprende su particular negacionismo rondando la irresponsabilidad.

En modo alguno, su negacionismo debe responder a la evasión o a un mecanismo de defensa de una realidad perturbadora, ya que conocida es su insensibilidad social, de la que hace gala. Tampoco debe responder a un intento de reprimir puntos de vistas minoritarios o de evitar un consenso, ya que este, aunque tácito, existe y no de manera minoritaria en la opinión pública de la localidad. De la misma manera, que no se puede encontrar la respuesta a esa actitud en una idea de salvaguardar la imagen de la ciudad, porque esta muestra un aspecto de abandono en todos los sentidos. Entonces, a qué se puede deber su negativa. El runrún sobre su inapropiado proceder crece y como cantaría el poeta, la respuesta, amigo mío, ya está soplando en el viento, 

El alcalde debe saber que su intento irresponsable de huir de una verdad que no le interesa reconocer, por las razones que sean, está originando incertidumbre, a la vez, que discapacitando a la sociedad ante esa lacra delictiva que condiciona la convivencia, llegando incluso a contaminar las propias instituciones. 

CUANDO SE LLEGUE A ESE PUNTO DE CASI SIN RETORNO DE LA SOCIALIZACIÓN DEL PROBLEMA VENDRÁN LOS LAMENTOS Y LOS RASGAMIENTOS DE VESTIDURAS Y LOS CONSABIDOS SALVADORES DE PATRIAS.


Puño en Alto


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada publicada:

MOCIÓN DE CENSURA TAMBIÉN PARA QUIENES LA PROMUEVEN

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Badalona, PSC, Guanyem Badalona, ERC, Badalona en Comú y Junt han registrado la moción de...

Artículos más populares del mes...