23 de marzo de 2021

TRÁNSFUGAS, TRÁNSFUGAS, TRÁNSFUGAS

 


Ni propios ni extraños pueden poner en duda la anormalidad democrática en nuestro país, si el secretario general de un partido llamado de gobierno como es el PP se vanagloria de fomentar el transfuguismo en Cs y lo pretende blanquear calificándolo como acto de dignidad. Dignidad porque se han ido al PP, si se hubiesen ido a cualquier otro partido seria una ignominia.

Un partido tan acostumbrado a la corrupción en todas sus variantes, como el PP, es muy normal que no entienda como tal al transfuguismo, sobre todo, si es beneficiario de ello. Por otra parte, un partido como Cs, que se auto calificaba como regenerador de la política, sorprende que tuviera en su seno tantos cargos institucionales dispuestos a demostrar que están en política por lo que están y que lo de regenerar la política, mejor dejarlo para otros.

En el transfuguismo como en todo acto de corrupción hay corruptos y corruptores. Corruptos son los tránsfugas y los corruptores son los que alientan, fomentan o inducen por los medios que sean, beneficiándose de ello. La única víctima en el transfuguismo es la democracia, la voluntad popular, porque pervierte los resultados electorales.

Las motivaciones, confesables o no, para abandonar un partido para integrarse en otro sin renunciar a su cargo institucional, no puede ni debe servir para justificar dicho acto de corrupción.

En los casos de transfuguismo (Podemos y Vox) en el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, no sabemos quienes pueden ser los inductores, si es que los hay, pero indudablemente si conocemos quienes se están beneficiando. Por una parte, esos partidos de nuevo cuño donde han recalados los citados tránsfugas que sin haber concurridos a las anteriores elecciones municipales de 2019 ahora disponen de representación en el pleno municipal, con todo lo que ello conlleva. Por otra parte, se beneficia el gobierno local (PSOE-Cs), que viendo como a su izquierda y a su derecha las opciones políticas se dividen dándoles mas opciones de seguir en las poltronas y de ahí que sigan consintiendo y manteniendo el estatus (medios económicos) de ambos concejales tránsfugas sin exigirles su obligado paso al grupo de los No Adscritos en cumplimiento del Pacto Nacional contra el Transfuguismo. Y si ello fuera poco, consensuan los presupuestos municipales con ellos para darles más cancha aún.

Cs de Inés Arrimadas se lamenta y queja amargamente de que el PP compre a su cargos electos y Cs de Javier Porrúa, cuida y alimenta los casos de transfuguismo en Sanlúcar. PSOE y Cs no serán inductores de ambos casos de transfuguismo, pero alimentarlos y cuidarlos si que lo están haciendo.

Para colmo del despropósito y la desfachatez, el concejal megáfono tránsfuga de Podemos muy circunspecto va diciendo en las redes sociales que no entiende, con lo que esta cayendo y sus consecuencias, que los políticos se dediquen al quítate tú para ponerme yo. Pues que se lo diga a su lideresa anticapitalista (también tránsfuga), Teresa Rodríguez, que ha participado del mismo circo. En cuanto a lo de trabajar, mejor que se aplique el cuento, porque si antes su aportación fue escasa, desde que dejó Podemos sin renunciar a su acta de concejal, nada ha hecho y nada ha propuesto más allá de los consabidos y manidos eslóganes megáfono en ristre.

Ya ven, tránsfugas en la extrema derecha, tránsfugas en el extremo centro y tránsfugas en los puros purísimos en la izquierda; esta corrupción no es condición humana, solo condición personal de cada cual.

 

 

Puño en Alto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada publicada:

MOCIÓN DE CENSURA TAMBIÉN PARA QUIENES LA PROMUEVEN

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Badalona, PSC, Guanyem Badalona, ERC, Badalona en Comú y Junt han registrado la moción de...

Artículos más populares del mes...