9 de febrero de 2021

NO DIGA GOBIERNO, DIGA MEJOR RÉGIMEN

 


La instauración de un régimen en el que se imponen reglas políticas, económicas y sociales a los ciudadanos es la herramienta con la que se pretende silenciar, a menudo de la peor manera, cualquier voz crítica o disidente que pudiera actuar en su contra, a la que recurre quien, una vez llegado al poder por el camino que sea, quiere perpetuarse en el mismo.

De la misma manera, cuando una determinada opción política se perpetúa en el gobierno de una determinada institución, termina instaurando un régimen de gobierno con métodos no democráticos. Su perduración en el poder se da a través de métodos no electorales, no populares, no constitucionales, y su acción de gobierno abandona todo matiz de mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y se vuelca casi en exclusividad en su persistencia al precio que sea y con los métodos que sean.

En ambos casos, se llega a imponer un régimen con las mismas características y con los mismos métodos que se aplican para su fin. La compra de voluntades, individuales y colectivas, clientelismo, discrecionalidad en todos lo sentidos, utilización de los recursos públicos que favorecerá a los colectivos sumisos y complacientes y criminalizando a los críticos, todo remozado con una absoluta falta de transparencia y la utilización de medios de comunicación comprados a la causa. Sin olvidar, la sumisión con los poderosos y fuertes e implacables con los débiles, la patrimonialización de las instituciones y la tendencia a identificar la misma con los artífices del régimen, de tal manera que, una crítica a la gestión la pretenden convertir en una crítica a la institución.

Se rastrea y estudia las posibles debilidades de individuos y colectivos y una vez detectadas, se compra voluntades con el único objetivo de utilizarlas para los fines propios del régimen. Con ello se establece una red clientelar de la que económica y socialmente resulta difícil salir y aquellos que se atreven a intentar salir sufren el chantaje y, si persisten en su actitud, el escarnio y el ostracismo. Tras este chantaje económico o social se consigue un ejército de estómagos agradecidos, que como pago en su mayoría estarán dispuestos a hacer cualquier cosa para seguir manteniendo su estatus. Entre los colectivos que caen en las redes del régimen, a veces se encuentran formaciones políticas que, en vez de llevar a cabo el ejercicio de oposición, terminan como apéndices y cómplices necesarios, compartan gobierno o no.

No se puede olvidar de ninguna manera la manipulación de ciertos colectivos, para emplearlos como arietes contra los opositores políticos, siempre a cambio de prebendas individuales a sus responsables o enmascaradas, con el fin de demonizar a dichos opositores y si se tiene que utilizar los juzgados se hace, eso sí, siempre con los recursos económicos públicos.

A menudo estos gobiernos tornados a regímenes, aunque se revistan de apariencia democrática, se relacionan directa o indirectamente con personas, grupos o organizaciones delictivas indeseables y nada recomendables, llegando al final no saberse donde termina uno y donde empieza la otra, en una simbiosis en sus actividades que peligrosamente pueden condicionar sobremanera la política y, por ende, la vida de los ciudadanos, llegando a perseguir a quienes ejerzan de verdad su papel político o social de oposición.

Todos los casos de corrupción que han jalonado la democracia tienen su inicio y desarrollo en la idea de servirse de los cargos públicos obtenidos en las urnas, para con el tiempo perpetuarse en el mismo, instaurando una forma de gobierno a modo de régimen, que posibilite para todos los pingues beneficios económicos y sociales que conllevan las corruptelas.

Esto es una somera reflexión acerca de las características de algunos gobiernos en el ámbito que sea que llegan a convertirse en regímenes al servicio de los intereses de unos pocos y cualquier parecido con lo que pasa en Sanlúcar de Barrameda es pura y absoluta casualidad, salvo algunas cosas que están ahí, como diría aquel.


Puño en Alto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada publicada:

12 OCTUBRE O LA HOGUERA DE LAS VANIDADES

La Hoguera de las Vanidades es el título de la novela de Tom Wolfe en la que trata de explicar hasta qué punto el dinero y la fama resultan...

Artículos más populares del mes...