27 de febrero de 2021

UN MALDITO QUILOMBO


La Real Academia Española define quilombo como “lio, barullo, gresca, desorden”. A Quilombo se le llama también a cualquier ocasión conflictiva, de difícil resolución. En el sur americano adquiere algunos significados más peyorativos aún, que animo se consulte para obtener una visión semántica más amplia del término y se entienda mejor esta sucinta reflexión. 

Esa ciudad abandonada a su suerte de la Costa Noroeste lleva décadas inmersa en un quilombo desde el punto de vista político, económico y social. Hay quien mantiene que este lio, barullo, gresca y desorden se irradia desde la institución municipal llegando a afectar a todos los rincones de la ciudad. Por contra, hay quien dice que lo que ocurre en el Ayuntamiento no es más que el fiel reflejo de una idiosincrasia popular. Hay quien sostiene que es fruto de una mala suerte mantenida en el tiempo y los que creen que es debido a una mal entendida idea colectiva de sálvese quien pueda.

Entre el aspecto político, económico y social de este quilombo hay una simbiosis que hace difícil determinar dónde termina uno y dónde empieza otro.  El partido en el gobierno local, con bastones circunstanciales intermitentes desde el 2007, ha estado más interesado en el mantenimiento de la subsistencia económica de unos cuantos desde la alcaldía que en mejorar la ciudad devastada que encontró, hasta el límite de implantar un régimen, como desde este mismo foro se ha denunciado con anterioridad. La compra de voluntades dentro y fuera de la institución municipal ha sido su único leitmotiv desde el 2007 y ninguna iniciativa política que se haya podido poner en marcha para supuestamente mejorar la ciudad o la calidad de vida de los vecinos, se hubiesen tomado si no conllevara la compra de voluntades y la expansión de su clamorosa, escandalosa y repugnante red clientelar.

En este quilombo no debe ser casual que en todos los periodos de mandatos desde el 2007 se haya producido en el seno de determinados partidos de la oposición disensiones que han acabado beneficiando de una forma u otra al partido en el gobierno local y no hay quien no la relacione con una presunta compra de voluntades. En el presente mandado hay unos tránsfugas que al parecer van a estar “cuidados y mimados” hasta las próximas elecciones municipales para que se puedan presentar con nuevas formaciones políticas y, de esta manera, debiliten a sus partidos de origen y dividan aún más a sus electores, beneficiando, más que nada, al principal partido en el gobierno local.

Como prueba de ello, es que los presupuestos municipales recién aprobados han sido negociado o consensuado con el representante de la extrema derecha en el pleno municipal, protagonista de unos de los dos casos de transfuguismo.   Los planteamientos misóginos, xenófobos y demás lindezas retrógradas del susodicho han sido blanqueados sin miramientos ni consideración. No se sabe, si dichos presupuestos también han sido objeto de negociación con el otro concejal tránsfuga. No sería nada extraño ni casual.

De la misma manera, tampoco debe ser casual en este quilombo, que toda asociación o colectivo de cualquier índole que surja en defensa de unos legítimos intereses, siendo critica con la gestión municipal, al tiempo terminen saltando por los aires por desavenencias entre sus representantes o cuando no, sus cabecillas integrando las listas electorales del partido en el gobierno local. Si no se da estas circunstancias, igualmente desaparecen porque sus representantes e integrantes más significativos son perseguidos sin consideración alguna hasta que abandonan o cejan en sus pretensiones y actividades en la defensa del colectivo o asociación. En caso contrario, están los colectivos y asociaciones manipuladas por sus representantes, quienes están siendo muy primados gracias a su abnegación a la causa particular del gobierno local.

Solo a los más ingenuos se les puede escapar el llamativo hecho de que el principal partido en el gobierno local sea el más votado en aquella barriada absolutamente abandonada en todos los aspectos donde, a su vez, se da una execrable actividad contra la salud pública que acapara cada dos por tres los titulares de los medios de comunicación, cuya importancia en lo económico y social se le ha pretendido quitar desde la máxima representación municipal.

La nauseabunda utilización del estado de necesidad personal o colectiva en una ciudad con el considerable desempleo y pobreza como medio de proselitismo solo refleja el escaso nivel ético y moral de quienes tienen el deber de satisfacer esas necesidades desde el derecho y no desde la claudicación a unos infames intereses. Mantener un estado generalizado de necesidad en lo económico y social es el campo propicio para manipular y desarrollar el clientelismo político.

Probablemente en todas y cada una de las creencias anteriormente citada sobre los fundamentos del quilombo hay mucha razón, por lo que se puede, sin errar, afirmar que a la ciudad entre unos pocos la están matando y ella sola se está muriendo. Pero, todo ello no puede servirnos para pensar que la ciudad está padeciendo algo parecido a un mal divino, contra el cual solo cabe la resignación sumisa, todo lo contrario, hay solución para salir del quilombo instalado, si de manera colectiva, se pone pie en pared.

La mayoría de los ciudadanos de esta abandonada ciudad son gente decente y trabajadora, pero su desafección está favoreciendo que unos cuantos indeseables sigan determinando de manera caprichosa su presente y su futuro. El silencio de esa mayoría silenciosa por omisión está favoreciendo este maldito quilombo y en sus manos está decir basta mandando a esas infecciosas garrapatas al ostracismo del cual nunca debieron salir.


Puño en Alto


22 de febrero de 2021

JP, NO ES MORGAN y SÍ MOIN

 


No se descubre nada si, a estas alturas, se afirma que las redes sociales, sea la que sea, se ha convertido en el foro propicio para que cada cual pueda expandir lo mejor (los menos) y lo peor (los más) de sí mismo. En este último caso, es el espacio oportuno para aquellos que necesitan proyectar sin filtros contra los demás sus complejos, envidias, inquinas y hasta frustraciones, en definitiva, su aprendizaje y experiencia vital a lo largo de los años, sean estos pocos o muchos.

Por ello, cabe preguntarse qué experiencia vital y que aprendizaje habrá recibido aquel que desde su voluntariado ha crecido y desarrollado personalmente entre varales, crucifijos, casullas, cirios, catecismos, salmos, plegarias, rezos, hostias y ostias, comuniones, confesiones y actos de constricción para expresar con tanta desvergüenza su inquina, rencor, resentimiento, animosidad, animadversión, tirria y odio a través de las redes sociales contra otras personas por el mero hecho de no pensar como él.

Hay quien piensa, que más allá de la dudosa calidad de la enseñanza en cuanto a las relaciones humanas que haya podido recibir en ese ámbito, su desahogo en forma de descalificación gratuita contra el prójimo, lo lleva en sus genes y que lo recibido, solo le ha servido para canalizar con más virulencia su frustración.

Otros, sin embargo, ven impropio que ese selecto entorno haya podido recibir nada que no haya sido comprensión y amor al prójimo, lo que nos lleva a la misma conclusión que en el supuesto caso anterior, esto es, que ya venía así de fábrica.

Una vez analizada, aunque de forma somera, las causas de su reprobable proceder, cabe analizar, para qué y con qué objeto se emplea de esta censurable manera contra quien ose contradecirle o simplemente le haga ver sus contradicciones en el asunto que sea, especialmente contra los que expresan desde su libertad su agnosticismo o quienes expresan legítimamente su ideología contraponiéndolas con otras. Dicen, quienes le conocen bien (porque haberlos haylos), que atribuyéndose el papel de azote contra la que denomina progresía, ha encontrado la herramienta eficaz para integrarse en una determinada formación política con el objetivo de prosperar en ella, y llegado el caso, solventar su dudoso futuro profesional y laboral. La derivada de ello, es que desesperada tiene que estar y que bajo nivel de militancia debe tener esa formación política, para no solo dar cobijo a personas de esa calaña y baja condición moral, sino también ofrecerle cierta responsabilidad, aunque eso sí, muy menor.

Su actitud desafiante, retadora, bravucona, fanfarrona e intransigente, rozando lo infantiloide, junto a su léxico insultante, ofensivo y vejatorio, así como, su poco escrúpulo en las mentiras, falsedades e ignominia, tan solo, le ha servido para ser conocido dentro y fuera de las redes sociales, no con las iniciales del nombre del afamado empresario estadounidense Morgan de principios del siglo XX, sino como MOIN, que no es otra que el acrónimo entre el nombre que reciben los jóvenes ayudantes a los oficios religiosos y el nombre de los que se encargaban de juzgar a los acusados de herejía o brujería.



Puño en Alto

 

16 de febrero de 2021

NO SON LA CUP DE AQUÍ

 

Imagen del artículo en La Libertaria Información

Los resultados electorales en Catalunya tienen muchas lecturas que, a buen seguro, serán analizados oportunamente por voces más autorizadas, el cantado efecto Illa para el PSC, al no efecto Ayuso con sorpasso incluido para el PP, el escandaloso debacle de Cs, el estancamiento salvando los muebles de En Comu Podem, la sorprendente subida de la CUP que como resumen han dado un mantenimiento de una mayoría en votos y en escaños del independentismo catalán, así como, una holgada mayoría de las fuerzas de izquierdas catalanas.

Todos los analistas políticos coinciden que estos resultados tienen su traslación e influencia al resto del país de una forma u otra. La principal es el reforzamiento que recibe el llamado gobierno progresista PSOE-UP, las crisis de desconocidos efectos en el PP de Casado y Cs de Arrimadas. En algunas comunidades como Madrid, Murcia y Andalucía no es disimulable el canguelo que le habrá entrado a Diaz Ayuso, López Mira y Moreno Bonilla, respectivamente.

En el caso de Andalucía, además del temblor de piernas que sufre Moreno Bonilla, se cruzan apuestas sobre cuanto tiempo tardará el chico de los recados de la Junta, Juan Marín en insistir por su apuesta de alianza PP-Cs en la comunidad, y en su defecto, llamar a la puerta de la extrema derecha como salvamento de su trasero. Pero, además, hay quienes con emotivas lágrimas en los ojos, con sana envidia y cierta sonrisa en la boca estarán mirando los resultados catalanes.

Son los que no se reconocen en ERC, a la que mimetizan con el PSOE, sino que se miran en el espejo de la CUP, tanto en lo ideológico como con el sujeto netamente soberanista que representan, aunque no tanto en lo estético. Se quiera reconocer o no, la diferencia, no sé si insalvable, está en que aquellos son independentistas con un marcado carácter internacionalistas en sus postulados de izquierdas y los otros son los que pretenden un sujeto soberanista para Andalucía, pero eso sí, revestido de folclore con trajes de faralaes, cartón piedra y al son de tanguillos como distintivos.

En la CUP son capaces de entrar en la cárcel o emprender el camino del exilio en la defensa de sus postulados, pero lo que nunca harían es utilizar el transfuguismo como herramienta para alcanzar sus fines políticos, actitudes transversales que homologan en ese aspecto a esos partidos del 78 y a los que surgieron del oportunismo tras el 15M y que ahora algunos le niegan representatividad.

Nada bueno y con proyección de futuro puede salir, tenga vocación soberanista andaluz como sujeto político independiente y netamente andaluz o no, si nace desde el transfuguismo y de la mano de opciones políticas residuales outsiders revotadas que pretenden un nacionalismo andaluz, ni siquiera cañí, sino basado en el más rancio aspecto de una cultura paleta y artificial a la que quieren identificar con un sentimiento popular.

Reivindicar más democracia, mas justicia y que la comunidad esté representada en el conjunto del estado con el peso específico que debe tener, pervirtiendo los resultados electorales y, por ende, la voluntad popular y la democracia, solo está al alcance de unos iluminados cegados por los reflejos de un espejo a cuya imagen nunca llegaran a alcanzar.

La que ante dijo que se cortaría las manos antes de romper su formación política, debe tomar nota y admitir su error y dejar de dividir más a la izquierda andaluza, que lo único que hace es favorecer a ese partido al que quiere obsesivamente combatir, así como, a que la derecha se perpetúe más tiempo en el gobierno andaluz. 


Puño en Alto

12 de febrero de 2021

HIPOCRESÍA RELIGIOSA

Imagen del artículo en Nueva Revolución


Como toda sociedad e institución que se precie, la Iglesia Católica necesita de sus reglas. En su caso, las reglas son los Diez Mandamientos, aquellos que, según las escrituras, Moisés recibió de Dios en el Monte Sinaí para ayudar a su pueblo escogido a cumplir la ley divina. Recogen la Ley dada por Dios al pueblo de Israel durante la Alianza hecha por medio de Moisés, con el fin de proporcionar un camino de vida liberado de la esclavitud del pecado.

Estos Diez Mandamientos contienen una lista de reglas religiosas y éticas que son de fundamental importancia en el cristianismo. Una serie de preceptos obligatorios que el hombre debe haber cumplido antes de recibir penitencia y que para los católicos se analiza a través del llamado examen de conciencia.

Huelga relacionar los mandamientos, ya que no es intención aquí hacer una reflexión pormenorizada del significado de cada uno de ellos, todo lo contrario. Pero sí, se pretende resaltar que algunos de ellos se han quedado, sobre todo en las actitudes y comportamientos de muchos de los prebostes de la Iglesia, en papel mojado a lo largo de la historia y en la más absoluta y rabiosa actualidad.

Según el catecismo, los diez mandamientos se pueden resumir en dos: “Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”; en esto último es oportuno detenerse y cómo lo entienden algunos de los encargados de expandir este precepto. Cabe preguntarse: ¿Cuánto amor sienten por el prójimo esos obispos y sacerdotes cuando decidieron saltarse el turno de vacunación? La respuesta es obvia, el amor que sienten por sí mismos debe ser enorme como para saltarse el turno de vacunación y si, según el precepto, ese amor debe ser igual al que sienten por el prójimo, pues enorme debe ser también. Fuera de toda ironía y al margen de toda connotación religiosa, es impresentable y absolutamente reprobable la actitud de esos obispos y sacerdotes que se han saltado el turno de vacunación.

La cuestión aún empeora cuando se ha podido comprobar que han mentido al intentar justificar sus actitudes. Esto es, que también han contravenido el octavo mandamiento que dice: “No darás falso testimonio ni mentirás”. Un mandamiento que va en contra de todas las formas de mentira, obligando a defender la verdad sea cual sea las consecuencias de ello. Como se puede comprobar, el arrepentimiento, la penitencia y el correspondiente examen de conciencia de los saltas turnos, trinca vacunas con sotanas, como ya se les conocen, ha brillado por su ausencia. Estos sin vergüenzas, caras duras e insolidarios son los mismos que, con voces atipladas y léxico desbordante de moralina e imbuidos en sus lujosas mitras y casullas, desde los pulpitos pretenden dar lecciones de ética y moral.

Todo ello demuestra que el único precepto, aunque no reza en los llamados Diez Mandamientos de Dios ni en aquellos otros cinco conocidos como los mandamientos de la Santa Madre Iglesia, que no han incumplido es ese otro que se relaciona con la hipocresía religiosa. Una constante en el devenir histórico de esta Iglesia y que se puede resumir en aquello que suena a justificar lo injustificable: “haz lo que bien digo y no lo que mal hago”, que de manera mundana se entiende como que quien hace la ley hace la trampa.

 

Puño en Alto

9 de febrero de 2021

NO DIGA GOBIERNO, DIGA MEJOR RÉGIMEN

 


La instauración de un régimen en el que se imponen reglas políticas, económicas y sociales a los ciudadanos es la herramienta con la que se pretende silenciar, a menudo de la peor manera, cualquier voz crítica o disidente que pudiera actuar en su contra, a la que recurre quien, una vez llegado al poder por el camino que sea, quiere perpetuarse en el mismo.

De la misma manera, cuando una determinada opción política se perpetúa en el gobierno de una determinada institución, termina instaurando un régimen de gobierno con métodos no democráticos. Su perduración en el poder se da a través de métodos no electorales, no populares, no constitucionales, y su acción de gobierno abandona todo matiz de mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y se vuelca casi en exclusividad en su persistencia al precio que sea y con los métodos que sean.

En ambos casos, se llega a imponer un régimen con las mismas características y con los mismos métodos que se aplican para su fin. La compra de voluntades, individuales y colectivas, clientelismo, discrecionalidad en todos lo sentidos, utilización de los recursos públicos que favorecerá a los colectivos sumisos y complacientes y criminalizando a los críticos, todo remozado con una absoluta falta de transparencia y la utilización de medios de comunicación comprados a la causa. Sin olvidar, la sumisión con los poderosos y fuertes e implacables con los débiles, la patrimonialización de las instituciones y la tendencia a identificar la misma con los artífices del régimen, de tal manera que, una crítica a la gestión la pretenden convertir en una crítica a la institución.

Se rastrea y estudia las posibles debilidades de individuos y colectivos y una vez detectadas, se compra voluntades con el único objetivo de utilizarlas para los fines propios del régimen. Con ello se establece una red clientelar de la que económica y socialmente resulta difícil salir y aquellos que se atreven a intentar salir sufren el chantaje y, si persisten en su actitud, el escarnio y el ostracismo. Tras este chantaje económico o social se consigue un ejército de estómagos agradecidos, que como pago en su mayoría estarán dispuestos a hacer cualquier cosa para seguir manteniendo su estatus. Entre los colectivos que caen en las redes del régimen, a veces se encuentran formaciones políticas que, en vez de llevar a cabo el ejercicio de oposición, terminan como apéndices y cómplices necesarios, compartan gobierno o no.

No se puede olvidar de ninguna manera la manipulación de ciertos colectivos, para emplearlos como arietes contra los opositores políticos, siempre a cambio de prebendas individuales a sus responsables o enmascaradas, con el fin de demonizar a dichos opositores y si se tiene que utilizar los juzgados se hace, eso sí, siempre con los recursos económicos públicos.

A menudo estos gobiernos tornados a regímenes, aunque se revistan de apariencia democrática, se relacionan directa o indirectamente con personas, grupos o organizaciones delictivas indeseables y nada recomendables, llegando al final no saberse donde termina uno y donde empieza la otra, en una simbiosis en sus actividades que peligrosamente pueden condicionar sobremanera la política y, por ende, la vida de los ciudadanos, llegando a perseguir a quienes ejerzan de verdad su papel político o social de oposición.

Todos los casos de corrupción que han jalonado la democracia tienen su inicio y desarrollo en la idea de servirse de los cargos públicos obtenidos en las urnas, para con el tiempo perpetuarse en el mismo, instaurando una forma de gobierno a modo de régimen, que posibilite para todos los pingues beneficios económicos y sociales que conllevan las corruptelas.

Esto es una somera reflexión acerca de las características de algunos gobiernos en el ámbito que sea que llegan a convertirse en regímenes al servicio de los intereses de unos pocos y cualquier parecido con lo que pasa en Sanlúcar de Barrameda es pura y absoluta casualidad, salvo algunas cosas que están ahí, como diría aquel.


Puño en Alto

8 de febrero de 2021

ILEGAL NO, INMORAL E INSOLIDARIO SÍ ES

 

Imagen del artículo en La Libertaria Información

“Luego veremos qué opina la gente”, es una de las respuestas que un conocido youtuber español le ha dado a un periodista cuando este le reprocha que no controla mucho el tema del que está hablando, ya que dice cosas que no son del todo ciertas o incluso se contradice. La afirmación del youtuber no es casual ni es moco de pavo.

El peligroso nuevo sueño adolescente es convertirse en un conocido youtuber o influencer, con el único objetivo de hacerse muy rico con poco esfuerzo y vivir rodeado de lujos. Los seguidores siguen a ciegas a un extraño que se pone frente a una cámara y que los bombardean con mensajes subliminales publicitarios o una falsa realidad. Youtubers que no importa si son comentaristas de videojuegos, películas y programas sensacionalistas de televisión o si se creen especialistas en ciertas materias, aunque lo cierto es que no tienen ninguna formación en ellas, porque en cualquier caso lo que dicen se toma como Verdad incuestionable por sus seguidores -ya que los tienen como referentes o modelos a seguir-, no molestándose estos ni siquiera en contrastar dichos datos, adquiriendo de esa forma las nuevas generaciones un conocimiento totalmente falso. Imaginaros las consecuencias tan terribles que puede ocasionar esto. Muchos reconocen a estos youtubers como chavales con mucho talento porque han logrado con su fama movilizar masas. Cabe preguntarse qué movilidad es esa de la que hablan, porque lo cierto es que el efecto que producen en sus seguidores más bien es todo lo contrario: los convierte en seres inmovilizados a los que tienen engatusados con el único objetivo de que sigan cliqueando en sus videos para así seguir consiguiendo más dinero.

Estos influencers se aprovechan de esa masa -siendo la mayoría jóvenes y menores de edad, cuyas mentes estás formándose y son más fáciles de manipular- para engañarlos de forma descarada: les hace creer que les enseña unas pautas para alcanzar el mismo estilo de vida que ellos tienen. Pero nada más lejos de la realidad. Estos youtubers se mueven por dinero. Por SU dinero. Nada más. Así lo corrobora algo muy común en ellos y que ahora se está poniendo sobre la mesa: sus escapadas a Andorra para así pagar menos impuestos. Aunque ellos dicen que están haciendo algo moralmente correcto, los hechos lo contradicen. Por un lado, dicen que se ven en la “obligación” de irse a tributar fuera de España porque aquí se paga muchos impuestos, pero se olvidan que precisamente la mayoría de sus seguidores son españoles y que gracias a estos es por lo que ellos se han convertido en millonarios. Por otro lado, aclaman su derecho a irse, pero curiosamente declaran abiertamente muchos de ellos que el efecto llamada que se está haciendo ha provocado que ya allí sean demasiados. Cabe también decir, por supuesto, la incoherencia tan grande que significa que estos youtubers no quieran pagar impuestos que luego se invierten en servicios públicos y gracias a los cuales, precisamente, ellos han llegado a donde están; de esa manera, les está privando a sus propios seguidores de llegar a donde ellos han llegado: porque si todo el mundo se va a tributar a otro sitio, ¿quién pagará nuestra sanidad? ¿Quién pagara nuestra educación? ¿Y el resto de servicios? ¿Vendrá uno de esos youtubers a pagarte una operación cuando la necesites? La incoherencia es tan grande que se ha escuchado como uno de estos famosos youtubers, Víctor Domínguez, ha dicho que “hay que recortar y privatizar” y que “si no comulgas con un sistema y la gente vota más gasto público, eres libre de irte a otro país”, y así lo ha hecho él. Sin embargo, su libertad le ha hecho olvidarse de que sus padres siguen viviendo en España, donde son pensionistas y cuyas pensiones las cobran gracias a los que se quedan aquí y no se van como él, gracias precisamente a esos servicios públicos por los que seguimos apostando muchos y que él tanto crítica. También alardea de que la carrera se la acabó desde el sofá de su mansión y el mensaje que manda con esto es desolador, sobre todo porque sus seguidores nunca estarán al alcance de sacarse una carrera desde un sofá como él y puede que algunos de ellos ni siquiera tengan la oportunidad de ir presencialmente a una universidad por falta de recursos económicos y a consecuencia de los recortes y privatización en la educación. De modo que estos contradictorios youtubers han disfrutado toda su vida de unos servicios públicos gracias a los impuestos pagados por los españoles y, cuando les toca a ellos arrimar el brazo, básicamente lo que hacen es largarse y darle la espalda a todo el mundo, incluido a sus seguidores. Se olvidan que arrimar el brazo no es más que una obligación de todo ciudadano si quieren vivir en un estado de Bienestar, pues es algo que se consigue entre todos. Parece que ellos no quieren eso para los demás. Su manera de ver el mundo, desde el sofá de su mansión, les hace ver una realidad distorsionada y esa es la que les trasmiten a sus seguidores. Corbacho, es otro youtuber que incluso tiene el descaro de afirmar que las urgencias de los hospitales están llenas porque la gente va allí a pasar el día, negando de esta manera la necesidad tan descomunal que hace falta de que se invierta más servicios públicos en esta para mejorarla.  

Y que el partido de ultraderecha español reconozca como éticamente correcto el comportamiento de estos youtubers, solo puede ayudarnos aún más a darnos cuenta del peligro que conlleva la decisión de estos para toda la sociedad. “Uno tiene derecho a irse del país en el que vive por el motivo que sea”, ha dicho uno de los representantes de este partido. Las contradicciones se muestran solas: es curioso que este mismo partido condene que miles de jóvenes atraviesen peligrosamente el mar para buscar una oportunidad en nuestro país. ¿Unos tienen derecho a irse del país en el que viven y otros no? ¿Cuál es la unidad de medida que toman para dividirlos? El dinero, claro.

El poder adquisitivo que estos youtubers tienen, les hacen creer que son tan importantes e incuestionables como para decir “luego veremos qué opina la gente”, sentenciando con ello que son capaces de manipular a su antojo a una masa repleta de jóvenes cuyos futuros están en peligro y ni siquiera son consciente de ello, mientras enriquecen aún más a esos youtubers haciendo mecánicamente clics en sus vídeos.


Puño en Alto

4 de febrero de 2021

SIGUE SIENDO UN CACHONDEO

 

Imagen del artículo en La Libertaria Información

El cuñado del Rey, Iñaki Urdangarin, obtiene el tercer grado sin haber admitido ni expresado arrepentimiento por los delitos que fue condenado, de la misma manera, los condenados por el Procés salen de la cárcel para hacer campaña, Pablo Hasél va a entra en prisión por supuestos delitos de opinión y unos militares que apelaban al exterminio de quienes no piensan como ellos y exigían al propio monarca que abanderara un pronunciamiento militar contra el gobierno se van de rositas y siguen cobrando sueldos del erario público. Este es el reflejo de la anómala Justicia de este País.

El rapero Hasél entra en prisión, entre otras cosas, por cantar algunas lindezas del emérito que se conocían y se silenciaban y que ahora se saben que son ciertas. Al parecer para la justicia de este país es más peligroso las letras de unas canciones que un grupo de militares, que han tenido importantes responsabilidades en las Fuerzas Armadas, envíen cartas al Jefe del Estado en las que le plantean la necesidad de acabar con un gobierno democrático salido de las urnas.

El código penal, surgido por la Ley Mordaza del PP, que llevará a Hasél a prisión por las letras de sus canciones, gusten más o gusten menos, no es otra cosa que un ataque inequívoco a la libertad de expresión, se quiera justificar como se pretenda justificar en aplicación de una retrógrada legislación y nadie debe entrar en prisión por ello.

No es justo, que quien no cumpla con los requisitos para ello, obtenga el tercer grado valiéndose presuntamente del parentesco que tiene con el Jefe del Estado.

No es justo que por exclusivos cálculos electorales se le permita salir de la cárcel a los condenados a una desproporcionada pena de prisión por el caso del Procés.

No es justo que alguien como Pablo Hasél vaya a entrar en prisión, si nada ni nadie lo evita, por cantar lo que piensa o que alguien tenga que exilarse para evitar esta injusticia como ha tenido que hacer ese otro rapero, Valtonic. Hasél y otros más deben ser apoyados y defendidos cuenten lo que cuenten y fruto de su desesperación culpen a quien culpen de sus males con mayor o menor tino.

Al llamado gobierno progresista le está faltando arrojo y los suficientes reflejos democráticos para poner las herramientas efectivas, más allá del indulto y de lamentar que se den estos hechos, para evitar que injusticias como estas se concreten. De lo contrario, serán cada vez más los que pensemos, que como dijo aquel alcalde jerezano de triste recuerdo “La Justicia es un cachondeo”, a riesgo de ser denunciados y condenados por expresar lo que pensamos en negro sobre blanco, algo impropio de un estado de derecho.

La8 Justicia deja de ser justa cuando se basa en una legislación que recorta libertades y derechos, de la misma manera, que pasa a ser arbitraria cuando es oportunista. Mucho de ello hay.

 

¡¡¡¡LIBERTAD PARA PABLO HASEL!!!!


Puño en Alto

3 de febrero de 2021

CINISMO POLÍTICO DE LA DERECHA

Imagen del artículo en Nueva Revolución


La hipocresía y cinismo político con que se despacha la derecha de este país asombra y cada día más.

 Ahí la tenemos rasgándose las vestiduras clamando compungida porque no hay vacunas que poner, señalando de forma indirecta como responsable al gobierno de la nación, obviando a los verdaderos responsables, esto es, las insaciables e inmorales compañías farmacéuticas, en este caso, la británica AstraZeneca.

Esta derecha, neoliberal a conveniencia, defensora a ultranza del libre mercado, con el mayor cinismo, está poniendo el grito en el cielo la escasez de vacunas. Sin embargo, nada dicen, sobre que el incumplimiento de lo acordado y firmado, ya sea con contrato privado por AstraZeneca con la Unión Europea, es una consecuencia paradigmática de ese libre mercado que tanto defiende esa derecha, compuesta por PP, Cs y Vox.

 

La UE subvencionó a la citada farmacéutica con miles de millones de euros de fondos públicos para que acelerara su investigación en la obtención de una vacuna contra la COVID 19 cuanto antes. Una vez obtenida la vacuna, incumpliendo lo pactado, la vende de la forma más inmoral al mejor postor. Este es el libre mercado que tanto gusta a esta derecha hipócrita y cínica: socializan los gastos y privatizan los beneficios. Ya lo dijo de forma muy atinada, Rato, el ministro milagro del PP antes de terminar en la cárcel: “Es el mercado, amigo”, tras reflotar a Bankia con fondos públicos y hacer perder millones a los accionistas de la entidad cuando la sacó a Bolsa, en un intento de echarle la culpa a los demás.

 

Ningún representante de la derecha ha criticado la actuación de los responsables de AstraZeneca, tan solo de la manera más cínica se limitan a lamentar la escasez de vacunas, y algunos, de la misma manera que Rato, han llegado a culpar a los representantes europeos por dejarse engañar. La razón no es otra, porque saben que de hacerlo pondría en solfa sus creencias y su defensa a ultranza de su neoliberalismo económico y porque tampoco se pueden permitir soliviantar a sus benefactores.

 

Por todo ello, de manera hipócrita y cínica se quedan en mostrar su pesar por no disponer de las vacunas prometidas, señalar de forma velada al gobierno por no preverlo y a la UE por su buenismo, al sacrosanto libre mercado como expresión fiel del neoliberalismo económico de conveniencia que ha practicado la farmacéutica sin tocarlo.

Para colmo del cinismo, ahora a posteriori pretenden justificar el retraso en la vacunación donde gobernaban porque estaban previendo la posibilidad de un retraso en la llegada de las vacunas prometidas.

 

Todo ello supone un capítulo más de la nauseabunda utilización política de toda tragedia personal, familiar, económica y social que nos tiene acostumbrado la derecha, ya sea la montaraz, la moderada y la oportunista que, desde la foto de la Plaza de Colón, no hay manera de distinguir una de otra más allá de su denominación.

 

Puño en Alto

2 de febrero de 2021

MÁS QUE UN COMUNICADO ES UNA SENTENCIA

 


Si decíamos que el culebrón continua, no exagerábamos un ápice, porque los acontecimientos y los pronunciamientos acerca del pretendido asalta cielos y ahora tránsfuga se suceden y con curiosas consideraciones.

Desde los rayos oscuros de esa Luna de Valencia se manifiesta que la decisión de que el tránsfuga mantenga el acta de concejal es una decisión de una supuesta asamblea. Esta afirmación tiene importantes derivadas.

Por una parte, ya no se niega que sea un tránsfuga, algo que se estaba negando por activa y pasiva. Por otra, se dice que dicha decisión no ha sido tomada de manera personal por el concejal, lo que implica que el concejal querría renunciar a su acta de concejal y la Asamblea le obliga a mantenerla. De ser cierto esto, significaría, en el mejor de los casos, que el concejal tránsfuga ha antepuesto los intereses partidistas, políticos y hasta estratégicos de su nueva formación política por encima de sus propias convicciones éticas y morales. Esto es, que la organización está utilizando al concejal tránsfuga y este lo permite como un títere al servicio de sus intereses. Lo que contradice meridianamente lo que se manifestaba hace poco desde esos mismos rayos lunáticos respecto a las intenciones de sus excompañeros morados y cito textualmente “pretender cambiar un concejal íntegro por un pelele al servicio de la politiquería”, algo que calificaba como una afrenta a la inteligencia política. Por tanto, quieren mantener a un pelele para evitar que pongan a otro pelele en su lugar. No sé si el tránsfuga llegará a captar el alcance de todo esto, pero lo cierto es que con amigos, compañeros y conmilitones así, no hace falta enemigos. Flaco favor le han hecho.

Esta dentro de las elucubraciones, pero no es descabellado del todo pensar, que lo que ha ocurrido no es más que el tránsfuga estaba viendo que se estaba comiendo él solito el marrón y pidió amparo a esa supuesta asamblea y ésta, creyendo que extendiendo la responsabilidad salvaguardaba algo el honor del tránsfuga, no ha hecho más que hundirlo en la miseria. 

En cualquier caso, muy generoso estamos siendo al otorgarle el beneficio de la duda al concejal tránsfuga, reconocido de forma palmaria como tal por su nueva organización política, ya que en su corto historial como representante político ha dejado mucho que desear.

Lo demás que se dice en el citado comunicado es todo un compendio de un pastiche y despropósito de un argumentarlo absolutamente prescindible, en el que en todo momento revolotea la lamentable máxima de que el fin justifica los medios.

El transfuguismo pervierte la democracia y ni estrategias políticas, ni la precaria situación de recursos económicos, ni la laxitud en las convicciones ética y morales ni fines celestiales lo puede justificar en modo alguno, por muchos trajes de faralaes que le quieran poner. El transfuguismo es una forma más de corrupción política y como tal hay que tratarlo, denunciarla por higiene y para evitar su proliferación.



Puño en Alto

Última entrada publicada:

12 OCTUBRE O LA HOGUERA DE LAS VANIDADES

La Hoguera de las Vanidades es el título de la novela de Tom Wolfe en la que trata de explicar hasta qué punto el dinero y la fama resultan...

Artículos más populares del mes...