30 de noviembre de 2019

TERESA SE DA UNA HIPÓCRITA PATADA EN SU PROPIO CULO

 El más que previsible rechazo de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón a la propuesta de Teresa Rodríguez de aglutinar en una sola candidatura a la izquierda del PSOE en Andalucía, ha originado una reacción de esta última que no ha debido ser fruto de una debida reflexión.

Rodríguez, airada, no solo por el fondo, sino también más bien por las formas, ha reaccionado culpando a la no consideración de la propuesta por una cuestión de testosteronas de ambos líderes sin reparar mínimamente en las consecuencias colaterales de dicha reacción.
Y es que ante tan gruesa acusación cabe preguntarse: ¿Cuándo se ha dado cuenta Teresa Rodríguez que en su partido, Podemos, y en la plataforma de Errejón, Más País, “pesa más la testosterona que la unidad y la responsabilidad”?

Si tenía datos al respecto antes de la propuesta, no tiene sentido que sea ahora cuando divulgue dicho comportamiento propio del machismo como causa del rechazo a su ofrecimiento. Si, al contrario, ha sido ahora tras la propuesta, cuando se ha percatado del machismo en su propia formación política y en la de Errejón, no tiene sentido que siga manteniendo la propuesta sin más.

En cualquier caso, por coherencia no debería seguir militando un minuto más en Podemos o, en su defecto, exigir la dimisión de su secretario general por traicionar un principio político-social insoslayable en Podemos y rechazar la venida de otra organización política que igualmente lo traiciona.

Todo nos hace pensar que Teresa Rodríguez queriendo dar, de manera oportunista, tanto a Iglesias como Errejón donde más les pueda doler, se ha dado una patada en su propio culo, porque siendo una feminista militante y una luchadora contra el machismo y el patriarcado, no se entiende que siga militando en una organización política, a pesar de tener el feminismo como seña de identidad, en la que las cuestiones políticas se dilucidan mediante comportamiento tan retrógrados, ni tampoco se entiende que quiera confluir con una plataforma en la que cuestiones de tanta relevancia y trascendencia política se resuelven de forma tan irresponsable muy relacionadas con algo tan masculino como el ordeno y mando.
En ambos supuestos, la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, no sale bien parada y hace pensar que sabía a priori la posible respuesta a su propuesta, no reflexionó a cerca de su reacción y, llena de ganas de repartir estopa, no midió en modo alguno las consecuencias de sus manifestaciones respecto a su propia formación política, como con la que quería confluir.

No se cuestiona la viabilidad, ni la necesidad, ni la sinceridad de la propuesta de lista única a la izquierda del PSOE, solo resulta lamentable que una representante política de su talla, al ver su propuesta rechazada de manera, haya recurrido a una acusación tan irreflexiva en la que Podemos, Más País y ella misma salen señalada como hipócrita.


Puño en Alto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada publicada:

12 OCTUBRE O LA HOGUERA DE LAS VANIDADES

La Hoguera de las Vanidades es el título de la novela de Tom Wolfe en la que trata de explicar hasta qué punto el dinero y la fama resultan...

Artículos más populares del mes...