31 de diciembre de 2020

UNA ÉTICA REAL MUY LAXA

 

Imagen del artículo en Nueva Revolución


Era muy esperado, pero no por esperado, más allá de los que se empeñan en ver lo que no hay, satisfizo en absoluto. El rey sigue estando desnudo, y esa desnudez, aunque ya sea por higiene y estética hay que hacérsela ver por activa o pasiva. 

El monarca éticamente no se legitima, si para condenar las presuntas y no tan presuntas actividades ilegales de su progenitor, tiene que hacer una alusión genérica a la ética en el desempeño de las funciones institucionales, aunque afirme que deben estar por encima de cualquier consideración, incluso las personales y familiares. 

Esa alusión timorata y elíptica de la falta de ética de su padre sin mencionarlo, sonó tan vacua como las manifestaciones de condena de la corrupción de los partidos cuando se conocen comportamientos corruptos de algunos de sus miembros. A lo mejor esa y no otra es la razón por la que principalmente el PP y PSOE se mostraron tan satisfechos con el discurso de Navidad del rey. 

Para ilustrar que la ética en la monarquía ha brillado y brilla por su ausencia, solo bastan unos ejemplos, no son los más sobresalientes aunque si los más conocidos. 

La renuncia a la herencia de su padre y la retirada de la asignación económica son gestos que quedan en el anecdotario si no se aclaran de manera expresa los motivos por los que lo hizo, máxime cuando en nuestro derecho a una herencia solo se puede renunciar por cuando fallece el causante y que la retirada de algo más de 190.000 euros de asignación poco daño se le causa a quien es capaz de donar 65 millones de euros a una amiga entrañable. 

Para ser creíble en su apelación a la ética, el todavía rey de España y a la sazón, aún jefe de estado, debería explicar quién y por qué pagó los costes de su espléndido viaje de boda alrededor del mundo. Del mismo modo, debe explicar por qué después de conocer que era beneficiario de la Fundación Lucum tardó un año en renunciar a esa condición y solo lo hizo como parece cuando trascendió en los medios de comunicación. 

Tampoco ha explicado cómo es posible que se mensajeara y en los términos que lo hizo con un señor encausado por maltratos, acoso y algo, a quien la consorte real llamaba de forma entrañable “Compi Yogui”, a la vez que despreciaba de forma, tan escatológica como cursi, a los medios de comunicación que se hicieron eco del caso y que a la postre se ha sabido que dicho señor también está inmerso en un sonado caso de corrupción. 

Ponerse de perfil y no condenar públicamente ante las misivas recibidas de ex militares de alta graduación en las que exigían acabar con el gobierno democrático en lo más parecido a un golpe de estado, contrastó sobremanera con la condena que hizo con la lamentable declaración efímera de independencia de Cataluña, hecho que algunos calificaron y aún califican de golpe de estado. 

Los que pensamos que la monarquía, por muy parlamentaria o constitucional que se califique, además de ser un anacronismo, supone una aberración democrática que intelectualmente no hay manera de sustentar, justificar o defender, sea cual sea la coyuntura o circunstancia política y social del país. Ser Jefe del estado por el mero hecho de nacer y ser varón en el seno de una determinada familia, es un cuestionado mérito y queda más en entre dicho aún si a quien se le regala la vida y a sus descendientes, no es capaz de devolver dicho regalo mediante la ejemplaridad, honradez y honestidad en su conducta. 

La desnudez del monarca no se palia manteniendo la inviolabilidad que le otorga estar por encima de la ley y de la ética y moral en su conducta y acciones, sino con la transparencia y la imparcialidad absoluta. Pero no, una transparencia como concesión magnánima del rey a los ciudadanos como se pretende que sea, sino como exigencia de los ciudadanos a todos los cargos públicos. La ética está reñida con la existencia de la inviolabilidad y la permanencia de ésta solo demuestra una concepción muy laxa de aquella. 


Puño en Alto

28 de diciembre de 2020

🔴 ULTIMA HORA 📢 ‼️‼️



Se cuenta en los mentideros políticos locales que uno de los dos concejales tránsfugas que hay en el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda ha presentado, o en breve lo va a hacer, la renuncia a su acta de concejal. Aunque no ha trascendido la identidad del mismo, si parece ser que va a emitir un comunicado al respecto en el que, además de pedir perdón a los sanluqueños, manifiesta su intención de devolver la asignaciones económicas que ha cobrado desde que dejó de militar en la formación política por la que fue elegido concejal hasta la actualidad.

Como saben los sanluqueños hasta ahora en el pleno municipal sanluqueños había dos tránsfugas. En ambos casos, abandonaron su formación política anunciando su integración en otra, ya existente o por constituir.

El transfuguismo es un fenómeno que pervierte los resultados electorales y de ahí que el total de las formaciones políticas hayan formalizado un acuerdo nacional para erradicar esta aberración democrática, ya que aquellos que recurren a constituirse como tránsfugas siempre lo hacen por motivos espurios, principalmente económicos, que nada tienen que ver con la independencia e integridad de sus ideas y pensamientos.

Es por ello, que la renuncia a su acta de un concejal de un tránsfuga sea una buena noticia para la salud democrática de la ciudad. Tan solo queda esperar que cumpla con su palabra y devuelva lo cobrado irregularmente, así como, que el otro tránsfuga haga también lo propio.


Puño en Alto

23 de diciembre de 2020

DOBLE Y COMPLEMENTARIO EQUIPO DE GOBIERNO LOCAL

 



Cada día que pasa es más evidente la existencia de un doble equipo de gobierno, conformando las dos caras de una misma moneda. Uno formado por el PSOE, el que manda, ordena y determina lo que se hace y que se deja de hacer. Y otro, dócil y complaciente que ha asumido el papel de acompañante desde la más innegable sumisión, asumiendo fieles y serviles todos los desmanes del primero.

El alcalde de Sanlúcar de Barrameda, Víctor Mora, necesitaba un socio de gobierno manso y servicial para cuatro años sin sobresaltos ni exigencias de cambios en ningún aspecto y a la sazón lo encontró en Cs de Javier Porrúa y compañía. Mora ya convirtió a lo largo de los años al PSOE local en la herramienta eficaz de garantizar su permanencia en el sillón de alcaldía y, por ende, en su sustento económico personal, abandonando todo proyecto de ciudad y apartando todo aquel que desde dentro del PSOE pudiera cuestionar su mandato por ello. Ha convertido a la llamada Casa del Pueblo (menudo eufemismo) en un antro de conjunción de intereses personales y económicos muy lejos de un partido democrático con vocación de mejorar y modernizar la ciudad. Un PSOE local a imagen y semejanza de Mora, en el que no hay debate ni autocritica, solo abnegación y quien discrepe sufre las consecuencias del ostracismo y el castigo. Aquellos militantes verdaderamente socialistas con vocación de hacer políticas de izquierda lejos deben estar ya de esa casa.

Si algo sabe hacer bien el alcalde y su reducido núcleo de adláteres y palmeros es detectar las carencias y necesidades de quienes de los demás para utilizarlas en su estricto provecho. Y con Cs Sanlúcar no iba a hacer menos. También es cierto que ese partido se lo has puesto bastante fácil, evidentes eran y son sus carencias y necesidades colectivas y personales.

Marín dejó en Cs Sanlúcar una impronta que los que le sustituyeron o no han sido capaz de abandonar o no le han interesado abandonar. Esa impronta no es otra que utilizar la política como sustento económico y como ascensor social y si para ello hay bajar la cerviz, se baja a la espera de la estocada y mientras no llega que me quiten lo bailado.

Los vanos intentos de Porrúa y compañía de parecer la cara amable del gobierno local ya no cuelan, y debería saber que de los tontos útiles no se escriben nada, solo se denostan y se olvidan.

En Víctor Mora y en Javier Porrúa no hay ni podrá nunca ver una idea ni modelo de ciudad, ni mucho menos la intención de mejorar la ciudad. Tan solo la oportunidad de vivir bien y hacer vivir muy a bien a unos cuantos privilegiados acólitos y arribistas y si para ello, hay que utilizar todo lo que haya que utilizar, se hace porque su lema no es otro que aquel que Marín dejó bien grabado en el frontispicio de la formación política naranja, que dice que con las cosas de comer no se juega.

En definitiva, un doble equipo de gobierno, cuyas partes se complementan y encajan a la perfección y aunque puedan desconfiar una de otra, jamás llegará la sangre al rio, se hayan repartido el pastel de los intereses proporcionalmente, o no. Y Mientras, la ciudad al pairo de los acontecimientos y eventualidades, esto es, abandonada a su suerte.


Puño en Alto

INVIOLABILIDAD VERSUS PRESUNCIÓN DE INOCIENCIA

Imagen del artículo en Nueva Revolución


Desde distintas instancias se viene con la misma cantinela de que hay que respetar la presunción de inocencia al rey emérito, Juan Carlos I. El último ha sido el propio presidente de gobierno, Pedro Sánchez. Lo manifiestan como último recurso, a modo de soltar lastre, de algo que ya no solo es indefendible, sino más bien algo que asquea a la mayoría de los ciudadanos.

Sin embargo, en modo alguno la presunción de inocencia le debe ser aplicable al todavía rey emérito, sencillamente por la razón de que a quien constitucionalmente se le concede la inviolabilidad, que no es otra cosa que la concesión de la confianza de la honestidad, honradez y ejemplaridad de sus actos, tanto institucionales como personales, una vez constatada aunque sea de manera indiciaria que ha traicionado esta confianza, no se le puede ni se le debe conceder ni aplicar el principio de la presunción de inocencia. A una traición de esta magnitud no puede aplicársele este principio.

Efectivamente, esta inviolabilidad le ha conferido que ese otro principio jurídico de que la ley es igual para todos no se le pueda aplicar, por lo que huelga otorgarle la recurrente presunción de inocencia si para excusar la responsabilidad de sus actos delictivos apela a la inviolabilidad inherente a su cargo recogida en la Constitución.

Por otra parte, si su propio hijo heredero de la Jefatura del Estado, no le concedió la presunción de inocencia al retirarle la asignación económica que disfrutaba en calidad de rey emérito, así como, al renunciar a la herencia de su padre, por qué razón se la debemos conceder el resto de ciudadanos. Por cierto, Felipe VI, que disfruta como rey también de la inviolabilidad de sus actos, debería saber que dicha inviolabilidad le confiere que sus actos no puedan ser juzgados, que nada tiene que ver con la coherencia de los mismos. Ya que, si renuncia a parte de la herencia por estar manchada por la dudosa legalidad y procedencia de la misma, debería renunciar también a la Jefatura del Estado, que ya venía manchada igualmente por las impropias andanzas de su progenitor. Por lo que podemos afirmar que Felipe VI renunció a la herencia de su padre, pero poquito. La falta de coherencia y la hipocresía no son inviolables.

La conducta del rey emérito debe recibir una condena rotunda y sin paliativos más allá de la legal, porque quien se sitúa por encima de la ley, lo debe hacer con todas las consecuencias, máxime como es el caso, de que sus actos no han podido recibir ningún refrendo popular.

La monarquía, afortunadamente, se resquebraja y lo más curioso es que no lo hace por la anacronía de la misma, ni por estar exenta del mínimo valor democrático como institución, sino por la conducta impropia y absolutamente reprobable en lo ético y moral de quien recibió el cargo de Rey y, por ende, la Jefatura del Estado de manos de un dictador y por la demostrada hipocresía y falta de coherencia de quien lo ostenta actualmente por el único mérito de haber nacido en el seno de una determinada familia.


Puño en Alto


🔴 NOTA: Este artículo está publicado en 👉🏾 Nueva Revolución y en 👉🏾 La Voz de la República


19 de diciembre de 2020

ROMA NO PAGA A TRAIDORES


 

"Las bicicletas son para el verano" es el título de una obra de teatro y película en la que un niño que a pesar de haber suspendido en sus estudios quiere que su padre le compre una, pero la difícil situación de postguerra le va a obligar a postergar la compra. Sírvame esta pequeña sinopsis de esta espléndida obra del finado Fernán Gómez, para ambientar y situar al lector sobre lo quiero decir.

En la legislatura anterior se llevaron cuatro años sesteando y con ausencias estratégicas beneficiando de manera activa al gobierno en minoría del PSOE.

Ahora sus sesteos y ausencias ya no son estratégicas, aunque sí muy significativas. No son pocos los que se preguntan la utilidad que tienen para los que le votaron y para esa mayoría silenciosa que dicen representar y defender, si después sestean o se ausenta en aquellos plenos tan importantes como el de la aprobación de las Ordenanzas Fiscales de esta semana y que tanto condicionan a los ciudadanos.

Mucho de despreocupación, de desinterés, de desidia hay en su actitud, así como también, falta de ideas, falta de conocimientos, falta de respeto y de consideración.

Ya muchos sabrán que me refiero al concejal del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, llamado a asaltar los cielos y que ha quedado para protagonizar el caso más palmario de transfuguismo político en la ciudad. Hecho que, además de un fraude, supone una decepción mayúscula personal y del colectivo que, aunque cada vez más pequeño, aun les aplauden.

En cualquier caso, es un alivio que hayan declarado su verdadero talante y su auténtico motivo de acercarse a la política, que en nada tiene que ver con la tarea hipócrita que se arrogaron de querer rescatar la política de aquellos que solo quieren servirse de ella. Un consuelo porque de esta manera ya no pueden seguir engañando más. Son personajes de tristes figuras y lamentables sombras que cuanto antes deben quedar fuera de ese noble ámbito de la representación popular.

La validez en política no se obtiene tan solo tras una pancarta con megáfono en ristre soltando soflamas y eslóganes vacuos o atacando, fruto de las desesperación, en las redes sociales a quienes señalan como enemigos para distraer a propios y extraños, cuando su verdadero enemigo es la decencia en lo ético y en lo moral, valores esenciales para la política.

Sus sesteos y ausencias, así como, sus pretéritos y presentes e inconfesables coqueteos solo sirvieron para apuntalar a un gobierno local de un partido que dicen ahora de forma oportunista denostar, precisamente cuando su representación política y popular es inane e intrascendente al haber suspendido en el examen electoral. Y por mucho que patalee y vocifere, debe saber que la compra de la bicicleta no va a llegar, porque entre otras cosas, Roma no paga ni premia a traidores, siendo este hecho su único y mayor pesar.


Puño en Alto

15 de diciembre de 2020

VÍCTOR MORA SE MARCA UN AYUSO CON O SIN ZENDALES


La presidenta de la Comunidad de Madrid, la ínclita Isabel Díaz Ayuso, ha inaugurado sin terminar y sin dotarlo de recursos humanos propios, el hospital para la pandemia “Enfermera Isabel Zendal”. La idea genial de Ayuso ha consistido en gastar el doble de los presupuestado inicialmente en su construcción, esto es, 100 millones de euros y no dotarlo de personal sanitario propio. Para esto último, ha tenido que recurrir al traslado voluntario, sin descartar el traslado forzoso si fuese necesario, de aquellos trabajadores que ya lo hacían en otros centros médicos y hospitales de la Comunidad Autónoma.

Los sanluqueños y sanluqueñas saben que el alcalde de Sanlúcar de Barrameda, supuestamente socialista, gusta de gobernar como la derecha y más que nada con la derecha. Pero, a buen seguro, que no llegarían a pensar que Víctor Mora iba a llegar hasta el límite de imitar a la presidenta Díaz Ayuso, en los modos y en las formas.
Lo cierto es, que Víctor Mora haciendo gala de su consabida insensibilidad social ha estado durante años dando incomprensibles largas a la terminación del centro de enfermos de Alzheimer sin importarle el sufrimiento de enfermos y familiares y ahora se ha marcado un “Ayuso”, no solo al inaugurarlo sin contratar la dotación de personal necesaria para prestar el servicio que los enfermos y los familiares merecen, sino también supuestamente procediendo al traslado de trabajadores/as que actualmente prestan sus servicios en la residencia de ancianos al nuevo centro en Pino Alto.

Así pues, es Mora, un alcalde para el que el sufrimiento de sus vecinos le es ajeno y quien siempre encuentra responsabilidad igualmente ajena a cualquier eventualidad adversa, tal como hace igualmente Diaz Ayuso. Su responsabilidad no va más allá de cobrar su buen sueldo mensual y la de mantener “engrasada” su red clientelar y quien, llegado el momento, no dudará en utilizar el nuevo centro de enfermos de Alzheimer para extender su clientelismo político en todos los sentidos, en esto también imita la política madrileña del PP.

La propia presidenta madrileña acuñó una nueva medida, a la que llamó “zendal” (equivalente a los 100 millones de euros del coste real del nuevo hospital) para establecer la comparativa con determinados gastos de la comunidad autónoma catalana. La jugada le salió mal y el zendal se está utilizando para medir el despilfarro (incluyendo la corrupción) llevados a cabo por los sucesivos gobiernos del PP en la comunidad madrileña.

No sabemos cuántos zendales en clientelismo presuntamente utilizará Víctor Mora en el centro recién inaugurado, pero dada su desmedida avidez en ese sentido no escatimará esfuerzos en ello, importándole bien poco que sea considerado uno de los más nefastos alcaldes de Sanlúcar de Barrameda y mira que por el sillón de alcaldía de esa castigada ciudad han pasado lamentables personajes, incluso algunos de ellos han terminado en la cárcel y otros, por razones obvias, mejor no mencionar su paradero.


Puño en Alto

11 de diciembre de 2020

LA DESAUTORIZACIÓN INMISERICORDE DE JUAN MARÍN

 

Imagen del Artículo en Nueva Revolución

Allá por marzo del presente año, Juan Marín, el chico de los recados de la Junta de Andalucía, manifestaba que descartaba concurrir junto al PP de Moreno Bonilla en unas nuevas elecciones andaluzas. Hace unos días, muy convencido declaraba todo lo contrario, esto es, que no descartaba una candidatura única, PP-Cs, en las próximas elecciones autonómicas previstas para finales de 2022, pretendiendo dejar una puerta abierta ya que, según Marín, cuando lleguen las elecciones serán dos partidos políticos, que habrán compartido cuatro años de gobierno en un proyecto común.

La desautorización de Inés Arrimadas no se hizo esperar y fue tajante, sin paliativos y sin consideración alguna al responsable de su partido en Andalucía con el argumento de que Ciudadanos es un partido liberal y el PP una formación conservadora, todo ello a pesar de la foto de Colón y de haber ido de la mano del PP en las elecciones vascas de junio pasado, con un sonoro fracaso, por cierto. Una desautorización cuyos ecos han retumbado en toda Andalucía, así como, las risas de algunos y Marín se las ha tenido que envainar haciendo mutis por el foro. Aunque ahora para disimular el ninguneo diga que llegado el caso estaría dispuesto a hablar con el PSOE, pero eso sí, sin Susana Díaz.

Pero más allá del varapalo de quedar rotundamente desautorizado, que no significa otra cosa que el escaso peso que tiene Marín en las decisiones estratégicas de su partido, recordemos que no pertenece al sanedrín nacional de la formación política, veamos qué es lo que lleva a Marín a no descartar ahora la opción de compartir candidatura con los populares andaluces.

La principal, si no la única razón, es que las encuestas le dan un considerable retroceso en expectativa de voto, hasta el punto de ser superado por la extrema derecha que tanto ha blanqueado y muy probablemente por la izquierda andaluza de ir unida. Y ese es su mayor temor, ya que no son pocos los que estarían esperando esa circunstancia para pasarle cumplida factura. Por otra parte, de cumplirse las encuestas, se cambiaría las tornas, es decir, Vox asumiría el papel que tiene ahora Cs y éste tendría que asumir el papel de Vox. Es decir, su nuevo papel sería de acompañante sin capacidad de influir en el PP ni a los que ha blanqueado sin rubor, por lo que su vicepresidencia estaría en el aire y su carrera política también. Lo de volver a vender relojes, no creo que este previsto en sus planes de futuro y, por ello, actúa en consecuencia.

Marín debe pensar que, yendo electoralmente en coalición con el PP, su retroceso quedaría disimulado y de llegarse de nuevo a gobernar se aseguraría de nuevo la vicepresidencia, que sería su única exigencia al PP. De no llegar al gobierno, su fracaso sería menos ostensible y más llevadero, aunque tampoco le salvaría de la quema. Lo cierto es que a Marín le esperan tanto en Andalucía como en la dirección nacional con los cuchillos entre los dientes.

Los que conocen bien a Marín, o han tenido que sufrirlo, dicen que el único centro político que procesa es él mismo y su única estrategia política es la de seguir viviendo de ella y si para ello tiene que mentir, miente; si tiene que engañar, engaña; y si tiene que ponerse de rodillas ante quien sea, se pone.

Sin embargo, esta vez por muchos videos que haga demostrando sus ridículas habilidades reposteras, tiene toda la pinta de quedar como el tonto útil, tanto para el PP como para Vox e incluso para su propio partido. Para el PP, porque es un aliado cómodo que no exige nada más allá de mantener su estatus personal como vicepresidente; para Vox, porque ha sido el mejor blanqueador de sus iniciativas retrogradas y de su partido, porque ha consolidado supuestamente una estructura política a su imagen y semejanza de la que se va a beneficiar terceros y de la que su viabilidad futura, a juzgar por el trato que recibe, no pasa por su persona.


Puño en Alto


🔴 NOTA: Este artículo está publicado en 👉🏾 Nueva Revolución

10 de diciembre de 2020

MAS BIEN HA SIDO UN CRIBADO MINISIVO



 La Junta Andalucía, a través de la Consejería de Salud dirigida por el bocaclancha, Jesús Aguirre, después de que se pidiera y exigiera por activa y pasiva, decidió hacer llevar a cabo en Sanlúcar de Barrameda lo que denominan un cribado masivo para supuestamente conocer el grado de contagios existente en la ciudad.

Para este dispendio hasta se ha desplazado a la ciudad la delegada provincial de la Junta, Ana Mestre. El cribado masivo (?) ha consistido en 1000 pruebas de antígenos, realizados a lo largo de la mañana del miércoles. Hacer prueba de este tipo a tan solo 1000 sanluqueños/as supone cubrir el 1,45% de la población cifrada actualmente en aproximadamente en 69.000 habitantes.

Si, según los datos aportados por el Comité Territorial de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto, de los 1000 sanluqueños/as llamados a hacerse las pruebas han asistido 606 dispuestos a realizarse dichas pruebas de antígenos, supone que la muestra para el estudio de impacto del COVID en la ciudad es del 0,88%. De los 606, han dado positivo tan solo 2. Una muestra absolutamente inválida para sacar conclusiones válidas a la hora de tomar decisiones al respecto.

Podemos decir, que el cribado masivo ha quedado en un cribado “minisivo” y para esto hasta se ha desplazado la delegada provincial de la Junta de Andalucía haciendo declaraciones junto al autobús donde se han realizado la pruebas.
Todo nos hace pensar que la Junta de Andalucía, gobernada por PP y Cs apoyada por Vox, formación cuyos postulados respecto a la pandemia están muy cercanos al negacionismo, estaba más interesada en cubrir el expediente con este paripé de cribado que en obtener datos fiables con el que emprender estrategias igualmente fiables de lucha contra la pandemia.
Si a ello unimos que el cribado al parecer no se ha llevado a cabo con personal propio de la Junta de Andalucía, nos redunda en la idea de que era una oportunidad de arrimar fondos a la empresa privada presuntamente contratada, cosa muy propia de la derecha. Todo ello a modo de aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid o también matar dos pájaros de un tiro.

A buen seguro que el alcalde, Víctor Mora, el oportunista 1º teniente alcalde, Javier Porrúa a igual que lo ha hecho Ana Mestre, saldrán diciendo que todo ello ha sido gracias a sus gestiones ante la Junta. Por supuesto que el chico de los recados, ahora ya conocido como el desautorizado, Juan Marín, tampoco tardará en apuntarse el tanto de este triste y lamentable engaño en un asunto tan importante, serio y trascendente como la salud pública.

En definitiva, un cribado masivo, que era en realidad un cribado “minisivo” que ha resultado ser un engaño masivo.


Puño en Alto

4 de diciembre de 2020

DECIR CAMARERO COMO INSULTO

 

Imagen del artículo en Nueva Revolución

Juan Carlos Girauta, a quien afortunadamente, diga lo que diga, la política le abandonó a él y no él a la política, muy activo en las redes sociales desde entonces, no sabe hacer otra cosa, con tono provocador va metiéndose en todos los charcos que ve, diciendo chorrada tras chorrada.

El último charco conocido, donde se ha metido hasta el corvejón, ha consistido en llamar “camarero” a un tercero a modo de insulto. Este hecho, debe servirnos, no solo para hacernos una mayor idea de la baja estopa del susodicho, sino también para conocer la baja consideración, más o menos extendida, que tienen algunas de aquellas personas que se dedican a esa noble profesión que dicen respetar, pero que a la postre le traiciona el subconsciente cuando la utilizan para descalificar a un contrincante dialéctico. Se desconoce si ha pedido disculpas.

Girauta, un político venido a menos hasta ser considerado un MINDUNDI, debería saber que ser camarero o dedicarse a la hostelería en general, es una profesión muy castigada por la precariedad, a la que muchos hombres y mujeres se dedican en su mayor parte por no tener otra alternativa, porque entre otras cosas nuestros gobernantes siguen apostando casi en exclusividad por el turismo, a pesar de ser una actividad económica de bajo valor añadido, en la que la precariedad laboral y el fraude es la tónica general. Lo de Girauta, lejos de ser una anécdota, tiene su trasfondo que conviene dedicarle una mínima reflexión.

El Instituto de Estudios Económico y Social en un reciente informe publicado refleja que los cursos más demandados por los desempleados, sobre todos jóvenes, son los relacionados con la hostelería, este dato debería hacer pensar a nuestros gobernantes. Sin embargo, todos, Gobierno y oposición siguen en lo fácil, esto es, queriendo volver a la normalidad de antes de la pandemia, a pesar de que la economía española está siendo la más castigada, precisamente por el sobrepeso que la actividad turística y de servicios tiene en el PIB nacional.

La pandemia, a pesar de los dramas personales, sociales y económicos que está ocasionando, puede ser una oportunidad para repensar el modelo productivo y económico nacional, pero nada de ello está ocurriendo. Una oportunidad, no para despreciar la industria turística, sino todo lo contrario, para darle un nuevo enfoque en el que se le aporte valor añadido lejos de la precariedad laboral, además de apostar por nuevas industrias más sostenibles social, económica y medioambientalmente, y recuperar el terreno perdido en el I+D+i desde el 2009 debido a los recortes de los sucesivos gobiernos del PP.

Hace unos días en el programa “El Intermedio” de la Sexta, su presentador disfrazado de la canciller alemana, Angela Merkel, con su habitual tono humorístico y sarcástico daba en la diana. Al ser preguntada por las expectativas económicas que tiene para España, contestó: “Acabareis todos de camareros en nuestros bares”. Aunque abnegada profesión y digna de todos los respetos, no debe ser la mayor alternativa laboral para nuestros jóvenes, sobre todo en las condiciones de precariedad que actualmente la caracteriza.

Ya ven, la Merkel de Wyoming y Girauta coinciden en su pensamiento al respecto. La derecha clasista es la derecha clasista.


Puño en Alto


🔴 NOTA: Este artículo está publicado en 👉🏾 Nueva Revolución

3 de diciembre de 2020

CS VUELVE A LA FOTO DE LA PLAZA DE COLÓN



El PP y Vox, en su lógica obstruccionista, desde el principio han anunciado su NO a los presupuestos generales para 2021 presentados por el gobierno. Cs, después de semanas mareando la perdiz, han dado igualmente su NO a dichos presupuestos, coincidiendo en los mismos argumentos y en la misma hipocresía política que PP y Vox.

Con ello, en un nuevo bandazo, Cs de Inés Arrimadas vuelve a la foto de Colón, aunque de manera virtual, aquella que le costó la dimisión a Rivera tras el batacazo electoral del 10N. Pero en esta ocasión añadiendo que Sánchez ha preferido a Bildu y ERC a la mano de un partido moderado como Ciudadanos.

Al parecer a Cs y a Arrimadas en gran medida no le incomodan el contenido de los presupuestos, lo que les incomoda sobre manera es que sean apoyados por los partidos de izquierdas y más aún si son nacionalistas. Sin embargo, en absoluto le incomoda un partido de ultraderecha que les presta su apoyo para poder gobernar en Madrid, Andalucía y Murcia. Apoyo que se plasma en combatir los derechos de la mujer, recortes en el fomento de la lectura entre los más desfavorecidos y aumentar las subvenciones a los toros, como en el caso de Madrid.

Cs se ha caracterizado por denunciar la fiscalidad especial tanto en Euskadi como en Navarra, hasta de calificarla como injusta e insolidaria, sin embargo, no ve con malos ojos que la presidenta de la CAM, Díaz Ayuso, pretenda convertir a Madrid en lo más parecido a un paraíso fiscal, que como todo el mundo sabe solo beneficia a los ricos.

Sus críticas a la nueva ley de educación, al igual que PP y Vox, no más allá de que el castellano deja de ser lengua vehicular en las comunidades con lenguas propias, que se recorta a los centros concertados y que hasta se pretende hacer desaparecer la educación especial. Todo ello en pos de un curioso concepto de la libertad de elección de la educación por parte de los padres, libertad que nadie discute pero que no puede ni debe estar subvencionada con el dinero de todos.

Cabe preguntarse qué ha obrado el milagro del regreso de Cs a la foto de Colón y el abandono de un partido de centro moderado, esta vez de la mano Arrimadas. Sencillamente, los malos resultados en los comicios gallego y vasco, la cercanía de las elecciones catalanas y los malos datos que presagian las encuestas.

Lo de que los presupuestos van contra la integridad de la nación, que la nueva ley de educación transgrede la libertad de elección de los padres y la defensa de la injusta e insolidaria fiscalidad madrileña son excusas para concurrir a unas elecciones catalanes con mayor garantía respecto a PP y Vox y para ello, se sitúan en su mismo terreno electoral.

En definitiva, Cs vuelve a la que significa la foto de Colón, si alguna vez se fueron, porque es ahí donde se encuentran cómodos. Su impostura del centrismo, es como que no hay enfermedad que dure cien años ni cuerpo que lo aguante. Cs no ha aguantado ni un año.

Puño en Alto

2 de diciembre de 2020

NI ES PÚBLICA, NI ES COMARCAL, NI ES MEDIO DE COMUNICACIÓN

 Hoy toca cumplir con el compromiso de hablar de la otra pata comunicativa sobre la que el gobierno local fundamenta su permanencia en el poder local y que solo llegue un solo discurso a la ciudadanía: hablaré de la televisión pública comarcal. Televisión que ni es pública, aunque se mantiene con dinero de todos, porque está al servicio de una minoría, ni es comarcal, porque está centrada casi en exclusividad en nuestra ciudad. Una aparente paradoja que se resuelve con tan solo conocer sus verdaderos fines.

Decía el filósofo francés Jean François Revel, no exento de razón, que la televisión es la violación de las multitudes y que es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural.

No he podido encontrar más oportunas reflexiones para referirme a la televisión pública comarcal que más que disfrutar, sufrimos o padecemos. Efectivamente se trata de un medio desde el que, de forma constante, se viola la inteligencia colectiva de los ciudadanos y refleja una derrota del sistema cultural como consecuencia del nivel cultural de quienes tienen responsabilidad de gobierno y se benefician de ella. Un ente público que su única razón de ser es servir a la causa del gobierno local, causa absolutamente reñida con el interés general, la información imparcial y objetiva, así como, con una verdadera difusión cultural.

Desde este costoso medio para las arcas municipales se difunde sin complejos una realidad sesgada de la ciudad que poco o nada se compadece con la verdadera realidad, todo ello aderezado con alta dosis de chabacanería y poco rigor informativo y comunicativo.

De esta manera y sirvan de ejemplos, teniendo nuestra ciudad una de las mayores tasas de desempleo, de pobreza y exclusión social del país y múltiples carencias de todo tipo de infraestructuras, nunca encuentra hueco en la programación televisiva reflexión alguna al respecto para poder ofrecer de manera imparcial las causas de esos datos. Siendo cada vez más evidente los efectos del narcotráfico, tampoco encuentra hueco en su parrilla para reflexionar el porqué de este avance dan dañino para la ciudad en todos los ámbitos, ya sean político, social, económico y hasta mediático.

La difusión cultural en dicho medio, que debe ser su principal misión, se circunscribe a una sobredosis de eventos deportivos, religiosos y taurinos, así como, a unos programas enlatados de dudosa rentabilidad cultural y social y en no pocas ocasiones alejados del buen gusto.

Qué duda cabe que los responsables de este despropósito de televisión pública comarcal son los que, instalados en el despacho municipal, la dirige desde la sombra y la mano ejecutora de esas directrices, alguien que demuestra sus pocos escrúpulos día sí y día también.

La mano siniestra que manipula la realidad que aparece en las pantallas de los televisores de los hogares a su antojo y exclusivo interés personal, ya saben los ciudadanos a quien pertenece, más que nada porque padecen su manifiesta incompetencia en la gestión de la ciudad y la mano ejecutora pertenece a quien no duda utilizar una institución de noble objeto social para beneficio propio y como red clientelar para el anterior, muy probablemente como pago del mantenimiento de su cargo.

Un medio de comunicación que se presta al servicio de manipular la realidad, deja de ser medio de comunicación para ser otra cosa y un supuesto profesional de la comunicación que agradece su cargo con servidumbre y pleitesía a la causa dentro y fuera de ese medio de comunicación, deja de ser profesional para ser otra cosa, que no nombro por pudor.


Puño en Alto

Última entrada publicada:

MOCIÓN DE CENSURA TAMBIÉN PARA QUIENES LA PROMUEVEN

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Badalona, PSC, Guanyem Badalona, ERC, Badalona en Comú y Junt han registrado la moción de...

Artículos más populares del mes...