6 de octubre de 2020

UN AVESTRUZ, UN CONCEJAL

 


El avestruz es un ave que tiene un curioso comportamiento ante una situación de riesgo. Consiste en meter la cabeza bajo el suelo, dejando expuesto el 95% de su cuerpo a las circunstancias externas supuestamente adversas esperando que dicho riesgo desaparezca.

Este llamativo comportamiento ha servido para que en psicología se haya desarrollado el término conocido como “síndrome del avestruz” para explicar, por una parte, un miedo incontenible a ciertos factores de riesgo y, por otra, a la incapacidad de hacer frente a determinados hechos o circunstancias que desagrada o no se pueden justificar, llegando incluso a negar esa realidad.

Algo o, más bien, mucho de esto se está poniendo cada vez más patente en la actitud de un determinado concejal de nuestro Ayuntamiento, sobre todo en las redes sociales. De esta manera, en cuanto le llega algún post o comentario respecto a alguna de sus actuaciones, contradicciones o incoherencias que no es de su agrado o le incomoda porque se siente incapaz de justificar, aunque sea mínimamente, acto seguido bloquea al autor del post sin más, pretendiendo con ello que lo descrito respecto a su actitud en esos comentarios desaparezcan, igualmente sin más.

En su caso, su miedo a la verdad o imposibilidad manifiesta de justificar le lleva a huir de esa realidad, metiendo la cabeza en suelo dejando a la interperie toda su inconsistencia política. El síndrome del avestruz que se ha apoderado de este concejal tras el espectacular batacazo electoral de 2019 en el que su formación política perdió dos tercios de la representación municipal que poseía le sigue determinando la percepción de la realidad que continua sin asumir. Sigue engañándose a sí mismo con una narración que consiste en negar la realidad, así como, buscar culpables externos de la debacle electoral y cuando alguien le señala que básicamente es el resultado de su incompetencia, de sus bandazos cuando no conchaveo con el gobierno local y una falta de coherencia recurre como único argumento a huir de esa realidad, llegando a negar no solo esa realidad sino también la existencia, al menos en las redes sociales, a quienes se atreven a poner en solfa sus actitudes.

No menos huidizo se manifiesta si se le recuerda que desunir para después pretender componer solo funciona en los puzles y no en política por muy oportuno que sea el nuevo traje político elegido para supuestamente componer y que irse sin materializar su marcha, estando sin estar, hasta ahora solo era propio de la derecha y de quienes pretenden hacer de la política su modus vivendi.

Venido y ungido, él y los suyos, para ganar los espacios celestiales por asalto, cambiar el orden de las cosas para regenerar todo lo susceptible de regenerar y más, ha quedado en un mero remedo de sí mismo y se le puede reconocer por ahí blandiendo megáfono tras pancarta como alma en pena pretendiendo recuperar de nuevo lo que no supo mantener, en el mejor de los casos, por ineptitud.

Al avestruz no se le reconoce intelecto propiamente dicho para poder discernir lo inútil y vacuo en su actitud escapista o negacionista de la realidad, al concejal ……………..



Puño en Alto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada publicada:

MOCIÓN DE CENSURA TAMBIÉN PARA QUIENES LA PROMUEVEN

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Badalona, PSC, Guanyem Badalona, ERC, Badalona en Comú y Junt han registrado la moción de...

Artículos más populares del mes...