21 de septiembre de 2020

TRES IMPRESENTABLES, TRES

(La recepción oficial de la ruta ciclista Magallanes-Elcano en Bajo de Guía)

 

Los integrantes de la Ruta Ciclista Magallanes-Elcano a su llegada a Sanlúcar han sido recibido por una impresentable representación política: Juan Marín, Ana Mestre y Víctor Mora. Lo mejor de cada casa.

Que el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, es un político impresentable lo saben bien los sanluqueños, que lo padecieron muchos años como concejal de gobierno fruto del acuerdo con el PSOE de Irene García y Víctor Mora. Además de privatizar todo lo privatizable, con unos resultados lamentables, dejó la ciudad con más deuda con la que llegó al gobierno local y hecha unos zorros en cuanto a limpieza y desorden. En 2007 prometía, que de obtener representación en el pleno municipal no pactaría con nadie y que no estaría en política más de 8 años. Un día después de las elecciones municipales de 2007 pactaba gobierno con el PSOE y lleva más de 13 años viviendo exclusivamente de la política. El sueldo como delegado municipal siempre iba a ser superior a los ingresos que iba a tener como relojero.

El video culinario de las torrijas que nos regaló en pleno confinamiento, quedó como impensable charlotada y resumen muy bien qué es, cómo es y hasta dónde es capaz de llegar este personaje por conseguir algo de protagonismo, aunque sea en unos momentos tan dramáticos como trágicos

De la misma manera demostró su prioridad, cuando en plena pandemia su ocupación y preocupación era remodelar el ejecutivo andaluz, y no precisamente para hacerlo más eficaz, sino más bien, para contentar la contestación interna en su partido y asegurar su puesto como presidente del mismo

Aún sigue negociando con el PP el nuevo número de altos cargos, algo muy necesario y demandado por los andaluces al parecer.

La delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en la provincia de Cádiz, tampoco le va a la zaga a Marín en cuanto a impresentabilidad, a la que no se le conoce otra actividad que la política. Es una profesional de la política y no precisamente con buenos resultados en las distintas responsabilidades que ha tenido al respecto. No se le recordará por su fugaz paso como concejal del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda por aportar algo a la mejora de la ciudad. Tampoco en el seno de su partido en esa ciudad que lo dejo absolutamente dividido y con los peores resultados electorales municipales. Gracias a su ambición y a las buenas relaciones que debe tener en su partido, ha conseguido ser designada como máxima representante de la Junta en la provincia de Cádiz y no precisamente por sus habilidades como líder ni gestora.

De ahí que haya ido de concejal en distintos municipios de la provincia y en todos sin pena ni gloria.

Cierra este trio de políticos impresentables protagonistas de la foto, el alcalde de Sanlúcar de Barrameda, Víctor Mora. A igual que Mestre, su curriculum laboral fuera de la política es inexistente, salvo una ocupación en la hostelería y un contratito que le dispuso el equipo de gobierno local del PP antes del 2007. Hasta hace muy pocos días, la dedicación a la política era la única fuente de los ingresos familiares desde 2007, hasta que Caixabank y Bankia anunciara su fusión. Su obsesión no es trabajar por mejorar la calidad de vida de los sanluqueños, sino utilizar su poder para perpetuarse en el sillón y las razones son obvias si no tiene alternativa laboral a la política.

Su incapacidad e incompetencia como gestor la pretende solventar con desidia e insensibilidad ante los problemas de los ciudadanos, así como, de rodearse de incapaces e incompetentes para que no le hagan sombras.

Tres representantes de sendos partidos políticos cuya adición a la foto es manifiesta. Su dedicación y ocupación en política no va mas allá de no perderse una foto y obtener su dosis de protagonismo.

A la vez que posaban despreocupados para la foto, se conocía la noticia de que dos clases de un colegio público de la ciudad se han tenido que confinar. Colegios en los que la ratio superan los 30 alumnos por clases y en algunos institutos son 35 alumnos por aulas, siendo ya uno de ellos el que también se ha visto en la obligación de cerrar algunas clases. Todos han hecho suyas las impresentables palabras del presidente de la Junta de Andalucía de que lo mas importante no es reducir la ratio, sino utilizar las mascarillas. Y si tan importantes son las mascarillas como es que en los colegios e institutos no se provee a los alumnos de mascarillas, sino que deben traerlas de casa.

Estos tres representantes de sendos partidos políticos son tres buenos ejemplos de políticos a los que la obsesión por el poder les hace perder de vista la idea general de lo que es la política, si alguna vez la tuvieron en sus miras.

Esto lo podrán disimular en tiempo de bonanza, pero se estrella con crudeza contra el grito de auxilio del pueblo en época de adversidad.


Puño en Alto


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Última entrada publicada:

MOCIÓN DE CENSURA TAMBIÉN PARA QUIENES LA PROMUEVEN

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Badalona, PSC, Guanyem Badalona, ERC, Badalona en Comú y Junt han registrado la moción de...

Artículos más populares del mes...