30 de septiembre de 2020

UN REY, QUÉ REY, Y UN PUEBLO PASMADO

¿Buscaba Felipe VI con su llamada congraciarse con la máxima representación de judicatura del Estado como presunto pago de favores pasados y por si en un futuro pudieran hacer falta para evitar que su progenitor tenga que verse en la tesitura de pisar los juzgados?

Un rey y a la sazón jefe de Estado por herencia, cuya familia tiene el currículum que tiene, creo que debería ser más cauto y prudente a la hora de pretender sacar el pie del tiesto para ganar un falso protagonismo y recuperar una supuesta representatividad, que, de haberla tenido alguna vez, la ha perdido por méritos propios. De lo contrario siempre corre el riesgo que de forma legítima algunas voces desde el gobierno y desde fuera le recuerden su estatus y para qué ostenta el cargo que ostenta y las limitaciones del mismo.

Un individuo que aún no se ha dignado a dar razones sobre la marcha del país de quien heredó la jefatura del Estado y como ha podido desarrollar esas actividades ilícitas y éticas tan reprobables, así como, amasar ese descomunal patrimonio sin que él lo supiese, provoca que haya quien pueda pensar que con la llamada al Presidente del Tribunal Supremo y Consejo General del Poder Judicial para disculparse por su inasistencia al tradicional acto de entrega de despacho judiciales, en este caso en Barcelona, buscaba congraciarse con la máxima representación de judicatura del Estado como presunto pago de favores pasados y por si en un futuro pudieran hacer falta para evitar que su progenitor tenga que verse en la tesitura de pisar los juzgados.

De manera popular cada vez son más los que piensan que quieto y callado estaría más guapo y hasta podría parecer que la formación que gratuitamente recibió de todos los españoles le ha servido de algo y no para dar rienda suelta a la arrogancia que le hace mostrarse por encima del bien y del mal por su cuna y a la de la distante actitud de su consorte, que “creyose nasida pa reiná” .

Perdida la ejemplaridad en el seno de su familia con la que debería devolver algo de la despreocupada vida que le confiere su estatus, solo le quedaba intentar guardar la neutralidad. Ahora sabemos que este personaje, al quitarse la careta de una supuesta neutralidad, quiere ser rey y por ende jefe de Estado de una parte de los españoles, de aquellos que igualmente son descendientes de los que se vieron beneficiados que ideológicamente están en la derecha, sino en la extrema derecha. Muy probablemente como consecuencia de haber obtenido la jefatura del Estado por herencia de su más que evidente corrupto progenitor, de la misma manera que este la obtuvo de la mano de un dictador, cuya sangrienta dictadura aún no han repudiado ni él ni su padre ahora huido, ni nadie de su familia. Algunos todo lo contrario.

A igual que todos los españoles no he podido votar por el anterior ni por este rey, y si se hubiese podido tampoco lo votaría, pero no me impide que dude de su imparcialidad, ponga en entredicho su ejemplaridad, ética y moral y critique sus actos personales e institucionales, faltaría más. Con la que está cayendo, la mayoría social de este país se siente pasmada al comprobar que el jefe de Estado por herencia, colabore a desestabilizar y enfrentar dos de los poderes del Estado, en este caso el ejecutivo y el judicial. Si lo ha hecho de manera intencionada, mal. Y si lo ha hecho de manera inconsciente, peor. En ambos casos, queda absolutamente inhabilitado para el cargo que representa.

Desde mi conciencia como republicano, abomino de la monarquía como forma de Estado, pero de admitirse la circunstancia mientras no se desarrolla un nuevo y necesario proceso constituyente en forma de República, debe ser el gobierno y en su defecto el Parlamento quien en todos los casos controlen y supervisen todas las actividades, ya sean personales como institucionales del rey.

Y si no está de acuerdo, la puerta está abierta y, en tal caso, que cierre al salir.


Puño en Alto

21 de septiembre de 2020

TRES IMPRESENTABLES, TRES

(La recepción oficial de la ruta ciclista Magallanes-Elcano en Bajo de Guía)

 

Los integrantes de la Ruta Ciclista Magallanes-Elcano a su llegada a Sanlúcar han sido recibido por una impresentable representación política: Juan Marín, Ana Mestre y Víctor Mora. Lo mejor de cada casa.

Que el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, es un político impresentable lo saben bien los sanluqueños, que lo padecieron muchos años como concejal de gobierno fruto del acuerdo con el PSOE de Irene García y Víctor Mora. Además de privatizar todo lo privatizable, con unos resultados lamentables, dejó la ciudad con más deuda con la que llegó al gobierno local y hecha unos zorros en cuanto a limpieza y desorden. En 2007 prometía, que de obtener representación en el pleno municipal no pactaría con nadie y que no estaría en política más de 8 años. Un día después de las elecciones municipales de 2007 pactaba gobierno con el PSOE y lleva más de 13 años viviendo exclusivamente de la política. El sueldo como delegado municipal siempre iba a ser superior a los ingresos que iba a tener como relojero.

El video culinario de las torrijas que nos regaló en pleno confinamiento, quedó como impensable charlotada y resumen muy bien qué es, cómo es y hasta dónde es capaz de llegar este personaje por conseguir algo de protagonismo, aunque sea en unos momentos tan dramáticos como trágicos

De la misma manera demostró su prioridad, cuando en plena pandemia su ocupación y preocupación era remodelar el ejecutivo andaluz, y no precisamente para hacerlo más eficaz, sino más bien, para contentar la contestación interna en su partido y asegurar su puesto como presidente del mismo

Aún sigue negociando con el PP el nuevo número de altos cargos, algo muy necesario y demandado por los andaluces al parecer.

La delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en la provincia de Cádiz, tampoco le va a la zaga a Marín en cuanto a impresentabilidad, a la que no se le conoce otra actividad que la política. Es una profesional de la política y no precisamente con buenos resultados en las distintas responsabilidades que ha tenido al respecto. No se le recordará por su fugaz paso como concejal del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda por aportar algo a la mejora de la ciudad. Tampoco en el seno de su partido en esa ciudad que lo dejo absolutamente dividido y con los peores resultados electorales municipales. Gracias a su ambición y a las buenas relaciones que debe tener en su partido, ha conseguido ser designada como máxima representante de la Junta en la provincia de Cádiz y no precisamente por sus habilidades como líder ni gestora.

De ahí que haya ido de concejal en distintos municipios de la provincia y en todos sin pena ni gloria.

Cierra este trio de políticos impresentables protagonistas de la foto, el alcalde de Sanlúcar de Barrameda, Víctor Mora. A igual que Mestre, su curriculum laboral fuera de la política es inexistente, salvo una ocupación en la hostelería y un contratito que le dispuso el equipo de gobierno local del PP antes del 2007. Hasta hace muy pocos días, la dedicación a la política era la única fuente de los ingresos familiares desde 2007, hasta que Caixabank y Bankia anunciara su fusión. Su obsesión no es trabajar por mejorar la calidad de vida de los sanluqueños, sino utilizar su poder para perpetuarse en el sillón y las razones son obvias si no tiene alternativa laboral a la política.

Su incapacidad e incompetencia como gestor la pretende solventar con desidia e insensibilidad ante los problemas de los ciudadanos, así como, de rodearse de incapaces e incompetentes para que no le hagan sombras.

Tres representantes de sendos partidos políticos cuya adición a la foto es manifiesta. Su dedicación y ocupación en política no va mas allá de no perderse una foto y obtener su dosis de protagonismo.

A la vez que posaban despreocupados para la foto, se conocía la noticia de que dos clases de un colegio público de la ciudad se han tenido que confinar. Colegios en los que la ratio superan los 30 alumnos por clases y en algunos institutos son 35 alumnos por aulas, siendo ya uno de ellos el que también se ha visto en la obligación de cerrar algunas clases. Todos han hecho suyas las impresentables palabras del presidente de la Junta de Andalucía de que lo mas importante no es reducir la ratio, sino utilizar las mascarillas. Y si tan importantes son las mascarillas como es que en los colegios e institutos no se provee a los alumnos de mascarillas, sino que deben traerlas de casa.

Estos tres representantes de sendos partidos políticos son tres buenos ejemplos de políticos a los que la obsesión por el poder les hace perder de vista la idea general de lo que es la política, si alguna vez la tuvieron en sus miras.

Esto lo podrán disimular en tiempo de bonanza, pero se estrella con crudeza contra el grito de auxilio del pueblo en época de adversidad.


Puño en Alto


15 de septiembre de 2020

MEMORIA HISTÓRICA, FUSIÓN BANCARIA: UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

 

Imagen del artículo en Nueva Revolución

El gobierno de Sánchez anuncia que aprobará en Consejo de Gobierno la nueva ley de Memoria Histórica centrada en lograr el reconocimiento y dignificación de las víctimas de la dictadura al facilitar las exhumaciones y anular las sentencia franquistas y, entre otras cuestiones, pretende ilegalizar entidades que se dediquen a enaltecer figuras dictatoriales o ideas totalitarias y, en su defecto, para que dejen de recibir dinero público, así como, la retirada de condecoraciones aunque sea a título póstumo.

Aunque esta más que necesaria nueva ley estaba en la agenda del gobierno y que la pandemia ha retrasado, no deja de sorprender, las prisas en su aprobación en Consejo de gobierno. No sé si los revuelos formados dentro del gobierno y fuera del mismo por la anunciada absorción de Bankia por CaixaBank tiene que ver algo en ello.

En cualquier caso, a algunos nos ha podido sonar como “no os quejéis, que mira lo que lo vamos a aprobar”, es decir, contentar a la parroquia, mientras se acomete una aberrante privatización de una entidad bancaria nacionalizada y saneada con 20.000 millones del erario público por un gobierno de derecha, que aunque ya estaba dando beneficios no ha devuelto ni un euro, al permitir este gobierno de izquierda, si nadie lo evita, la absorción por parte de un banco privado, lo que supone una manifiesta privatización.

Bankia es una entidad pública y, por ello, no se entiende que se presente la operación de absorción y no fusión por Caixabank, como una cuestión meramente empresarial y ajena a un gobierno que debe defender los intereses públicos. Lo cierto es, como se manifiesta en determinados ámbitos de la izquierda, que se puede perder la oportunidad de que España transforme en beneficio social parte del apoyo con dinero público a la reestructuración bancaria que se hizo en la anterior crisis, además de perder también la oportunidad de disponer de una banca pública fuerte para financiar las inversiones con criterios sociales donde se necesiten y constituya un contrapeso necesario a la banca privada al supeditar la rentabilidad mercantil o empresarial al interés general.

Los aún no paliados efectos ocasionados por la anterior crisis económica y las consecuencias económica y social que la pandemia esta ocasionando, hace necesario la existencia de un banco público que actúe como referencia en las prácticas de la banca privada, muy proclives a la especulación y al oligopolio, de la que se beneficia una elite y que cuando son fallidas la acabamos pagando todos.

En un país como España que tras la crisis económica ha quedado prácticamente huérfano de entidades bancarias públicas, como fueron las Cajas de Ahorro, al ser absorbidas por entidades bancarias privadas una vez saneadas con dinero público, es imprescindible introducir el interés público en una actividad como la bancaria para dar una cierta competencia desde lo público dentro de un sistema con marcado carácter oligopólico.

Asumir esta operación bancaria es asumir postulados neoliberales en economía, que en un PSOE, por su historia reciente, no sorprende, pero si sorprende sobremanera por su socio de gobierno, Unidas Podemos, a quien solo se le ha escuchado manifestar su malestar por no haber sido consultado antes y no por lo que representa la absorción, máxime cuando en no pocas ocasiones Pablo Iglesias había propuesto convertir a Bankia en ese banco público que tanto necesita el país.

En definitiva, desde el gobierno PSOE-UP, en esta ocasión da la impresión que pretende dar una de cal y una de arena. La de cal, ya sabemos cual es y la de arena, con más o menos consenso entre ellos, también.


Puño en Alto

7 de septiembre de 2020

QUE ENCUENTRE TANTA PAZ COMO TANTA QUE NO DEJA



 Su gestión al frente del área económica del Ayuntamiento, lejos de sus pretendidos buenos resultados, nunca sustentados con datos reales y si medio falseados, se ha caracterizado por una continua mentira y su precipitada renuncia al acta de concejal no iba a ser menos. Mintió para llegar al poder local, mintió para conservarlo y miente al dejarlo.

El lamentable legado de sus largos, larguísimos años, sobre todo para los sufridores contribuyentes locales, como delegada de economía y hacienda ha consistido, tal como han denunciado algunas organizaciones políticas en la oposición, en aumentar la deuda bancaria a largo plazo, hasta más de medio centenar de millones de euros, hipotecando el Ayuntamiento hasta el año 2033. Ha situado todos los impuestos y tasas municipales hasta el máximo que le marca la ley, a la vez, que ha recortado en todos los servicios municipales hasta convertir algunos de ellos en verdaderas entelequias. En ninguna campaña electoral anunció las dolorosas medidas económicas que después llevó a cabo. Había que ganar las elecciones o mantenerse en el poder local aunque fuera mintiendo o engañando. 

Su lacrimógena despedida, retransmitida por esa televisión local al servicio de la causa, y dirigida por quien demuestra tener pocos escrúpulos, fue todo un despropósito y un insulto mayúsculo a la inteligencia colectiva. Rodeada de lametraserillos, estómagos agradecidos y, en general, postulantes a serlo, derramó lagrimas, más bien forzadas, a modo de lágrimas de cocodrilo y que los asistentes interpretaron de forma interesada como una nueva muestra de la sensibilidad que dicen caracterizarla. Sin embargo, los cientos y cientos de familias que ha dejado en la estacada y para la mayoría de ciudadanos, a los que durante esos larguísimos años, han visto asaltados sus bolsillos de manera inmisericorde con subida continua de impuestos municipales, sin que hayan visto mejorar su calidad de vida, saben que solo responde nada más que a una estudiada e hipócrita pose.

En esa despedida mintió al hacer balance sobre su gestión, como de costumbre, y muy probablemente mintió respecto a las causas de su retirada. Dice que se va, porque es hora de recuperar su vida familiar y profesional, abandonada durante los años de dedicación a la política y he aquí su ultima mentira.

Su situación familiar, es la misma que la que tenía hace poco más de un año y no fue óbice para presentarse a las elecciones municipales y asumir de nuevo la responsabilidad en el área económica. Descartada, pues, la razón familiar para abandonar la política, a lo mejor, en el aspecto laboral y profesional se encuentra la verdadera razón de su renuncia

No obstante, pese a lo que puedan pensar y elucubrar los malpensados, que haberlos los hay, a buen seguro que, en su precipitada renuncia a su acta de concejal no habrá mediado, en modo alguno, el anuncio de la probable fusión entre CaixaBank y Bankia. Por desgracia, toda fusión entre bancos, conlleva cierre de sucursales y saneamiento y reestructuración de plantilla de trabajadores resultante, entre otras indeseables medidas. Esa anunciada fusión podría poner en peligro la excedencia laboral que disfrutaba y, por ende, su colchón laboral y profesional para el futuro ante una salida no deseada del gobierno local que la pudiera dejar en el paro.

Por cierto, la anunciada fusión merecería una reflexión a parte, permítanme que la resuma de esta manera: un gobierno de derecha nacionaliza un banco, lo sanea inyectándole 20.000 millones de euros que no ha devuelto y ahora un gobierno de izquierda lo privatiza al permitir la fusión.

Es muy posible que la ya ex-edil, una vez consolidado su puesto de trabajo en la nueva entidad bancaria surgida de la fusión de las dos anteriores, decida volver a la política activa, eso sí, como salvadora sin igual de la economía local.

En cualquier caso, con mentiras o sin ellas, con hipocresía o sin ella, más allá de aquello de que a enemigo que huye puente de plata, solo hay que desearle que encuentre tanta paz como tanta NO deja.


Puño en Alto

3 de septiembre de 2020

NO TERMINAMOS DE APRENDER


Dice en el refranero que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Los últimos acontecimientos no solo ponen de manifiesto la actualidad de esta aseveración recogida en el refranero popular, sino que podríamos decir que se queda corto, porque el ser humano es capaz de tropezar tantas veces como a su propia estupidez colectiva le venga en gana y no es precisamente por falta de inteligencia o capacidad.

La pandemia por COVID que azota de manera dramática a nuestro país ha puesto de manifiesto debilidades en nuestro sistema público de salud y en nuestro sistema productico y económico que para nada está sirviendo para hacer una profunda reflexión para mejorarlos o adoptar alternativas y evitar las graves consecuencias en la salud pública y en la economía nacional. No voy a relacionar las debilidades del sistema público de salud puesto de manifiesto, ya que estas han sido descritas por voces mucho más autorizadas que la mía. 

Ninguna reflexión al respecto ha merecido la pena de nuestros gobernantes.

¿Ha sido un acierto haber troceado la sanidad pública en 17 partes inconexas funcionando a modo de reinos de Taifas?

¿La externalización y la privatización de servicios sanitarios como alternativa a la falta de inversión directa en la sanidad pública ha mejorado el sistema público de salud?

Pues nuestros gobernantes, lejos de hacerse estas preguntas y otras más como reflexión y haber aprendido la lección, han hecho oídos sordos y como únicas recetas han seguido externalizando y privatizando servicios sanitarios en menoscabo de la inversión pública de Salud y ha llegado la segunda ola de la pandemia (la misma piedra) y estamos con las mismas carencias y debilidades o más bien peor, anunciándose ya falta de medicamentos para el tratamiento clínico de la enfermedad.

De todos es sabido, y aquel que lo haya desconocido no merece ostentar ninguna responsabilidad sea el ámbito que sea, que la industria turística es una de las más volátiles, si no la más. Sufre para bien o para mal como ninguna cualquier coyuntura política, económica y social dentro y fuera del país. En los últimos años, el turismo en nuestro país se ha visto beneficiado por la desestabilización de los países del Magreb, que suponían una competencia importante y se ha visto perjudicado por la estabilización política y social de los países que conformaban la antigua Yugoslavia. La pandemia del COVID ha supuesto un varapalo económico del que aún desconocemos su verdadero alcance con consecuencias que serán dramáticas en lo económico y social, siendo la industria turística la más afectada. Se calcula que el desplome del turismo esta siendo algo más del 71%. Una economía en el que el Turismo suponga el 13% de su PIB no dice mucho de la solidez de su economía, máxime cuando digan lo que digan, también sabemos que el Turismo no es un sector que ofrezca gran valor añadido, tal como dijo el ministro Garzón y le llovieron hostias como panes por atreverse a decir una obviedad incuestionable. Con esto no quiero decir que se renuncie al Turismo como fuente de riqueza y creación de empleo, todo lo contrario, lo que quiero decir es que hay que repensar nuestra oferta turística para convertirla en una verdadera industria, dándole un valor añadido y en la que la precariedad laboral no sea la tónica general

Las economías de países de nuestro entorno como Francia e Italia, con unas potentes industrias turísticas, no se han visto tan afectadas por la pandemia, primero porque han apostado por un turismo de calidad y diversificado fundamentalmente en lo cultural y no tan solo sol y playa y porque sus economías en términos del PIB no dependen tanto como la nuestra de ese sector.

Ninguna reflexión se ha escuchado a nuestros gobernantes respecto a la necesidad de bajar el excesivo peso del turismo en el PIB nacional apostando por un plan de industrialización, en inversiones en I+D+i en sectores productivos renovables y medioambientales, por ejemplo. Se limitan a lamentar las consecuencias y a seguir con el turismo como única apuesta económica para el país.

La segunda ola de la pandemia (la misma piedra) terminará hundiendo al turismo y, por ende, nuestra economía.

En otro orden de cosas, pero siendo con el leitmotiv de tropezar en la misma piedra, ya nadie discute que el todavía rey emérito huido a una dictadura árabe, pudo hacer toda clase de fechorías confesables e inconfesables gracias a la inviolabilidad y a la impunidad que le concedieron la Constitución del régimen del 78 y los partidos y los poderes económicos y mediáticos que la defienden. Ahora con la defensa a ultranza del actual rey, jefe del estado por herencia, concediéndole la misma impunidad constitucional que a su progenitor, los mismos poderes económicos y mediáticos están dispuestos, con tal de defender sus privilegios y estatus, a tropezar con esa misma piedra. ¿Tendremos que esperar 20 o 30 años para darnos cuenta de nuevo del error de conferirle tal impunidad, falta de transparencia y de control parlamentario a la más alta institución del estado?

Otra forma de tropezar con la misma pierda es la que protagoniza el electorado que elecciones tras elecciones se deja engatusar, engañar o manipular dando, como si no hubiese alternativas, su confianza a los que han debilitado el sistema público de salud, a los que por una miopía o por comodidad no piensan en otra cosa que en el turismo como salvador de la economía patria y a los que piensan que la máxima magistratura del estado debe obtenerse no por la valía personal refrendadas en unas urnas, sino por el valor absolutamente cuestionable y nada democrático de haber nacido en una determinada familia, a quien se le dota el estatus de estar por encima del bien y del mal.

Lo dicho, no terminamos de aprender.


Puño en Alto

Última entrada publicada:

12 OCTUBRE O LA HOGUERA DE LAS VANIDADES

La Hoguera de las Vanidades es el título de la novela de Tom Wolfe en la que trata de explicar hasta qué punto el dinero y la fama resultan...

Artículos más populares del mes...