28 de abril de 2020

LA CONFERENCIA EPISCOPAL, LA PATRONAL Y LA DERECHA, DE MANERA TORTICERA, RECHAZAN EL INGRESO MÍNIMO VITAL

Imagen del artículo en Nueva Revolución


 La Conferencia Episcopal, la Patronal y la derecha valiente y patriotera han coincido en rechazar el llamado Ingreso Mínimo Vital que tiene decidido implantar el Gobierno para atender a las familias que se han quedado sin ingresos por consecuencias directas e indirectas de la pandemia. Hay que tener en cuenta que, en España, 12,3 millones de personas se encontraba a finales de 2019 en riesgo de pobreza. Hoy con la crisis del coronavirus estas cifras se habrán disparados.

Mediante manifestaciones públicas y con sus matices y motivaciones han coincidido en rechazar esta herramienta de justicia social que el gobierno de la nación ha decidido instaurar muy probablemente a partir de mayo para que nadie se quede atrás en la crisis económica que está originando el coronavirus.

Los obispos españoles, a diferencia del Papa, rechazan la medida porque creen que una permanencia de grupos amplios de ciudadanos que vivan de manera subsidiada no sería un horizonte deseable a largo plazo para el bien común. Al parecer, la curia hispana, prefiere como horizonte deseable que se eternice en el tiempo las largas colas de ciudadanos en las puertas de las iglesias para que la beneficencia les atienda en sus necesidades básicas antes que sea el Estado quien las atienda desde el derecho que le asisten como ciudadanos y no desde la caridad. Lo que esconde la Iglesia patria con su rechazo al Ingreso Mínimo Vital es un miedo a perder esta herramienta de proselitismo eficaz que supone la Caridad en situación de precariedad. Hay que recordarles a esos obispos que la permanencia en el tiempo de la exención del pago del IBI a las propiedades de la Iglesia, muchas de ellas obtenidas de manera muy cuestionable desde el punto de vista legal y ética gracias a las inmatriculaciones masivas, tampoco es un horizonte deseable para el bien común.

Por su parte, la patronal, CEOE y Cepyme, esconden su rechazo al Ingreso Mínimo Vital por una supuesta deslealtad al diálogo social del Gobierno para con ellos. Curiosamente, los empresarios no han visto deslealtad alguna al dialogo social, cuando desde el Gobierno se han comprometido fondos multimillonarios de euros para créditos, así como, para financiamiento del pago de los salarios de los trabajadores que están en ERTE entre otras iniciativas. Los empresarios ven en el Ingreso Mínimo Vital un riesgo, por una parte, para conseguir más fondos para sus intereses que pocas veces coinciden con los intereses de la mayoría social y, por otra parte, un riesgo de que de algún modo, la clase trabajadora no esté en situación de vulnerabilidad que le haga aceptar cualquier trabajo sea cual sea el salario y las condiciones laborales del mismo como le permite la reforma laboral del PP y siga subsistiendo la precariedad laboral de la que se han venido beneficiando de una manera tan inmoral.

La ultraderecha montaraz y parte del PP rechazan el Ingreso Mínimo Vital tildándola de broma e insignificante además de descalificarla denominándola “paguita”. Hecho que ha servido para que le recuerden a Abascal que para paguita la que generosamente recibía de Esperanza Aguirre sin más objetivo que el de llenarle los bolsillos. Hay que seguir recordando que Vox votó en contra de que se eliminase de la actual legislación laboral el artículo que permitía despedir a un trabajador estando de baja médica.

Del mismo modo, le han recordado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que también se ha significado en su rechazo al Ingreso Mínimo Vital, que no puso ninguna objeción a que su familia recibiera de Avalmadrid 400.000 euros para sostener una supuesta empresa familiar. Tanto PP como Vox no quieren esta iniciativa social del Gobierno, no porque crean que es insuficiente, sino más bien porque ven peligran el caldo de cultivo donde extender su proselitismo perfecto contra el Gobierno progresista, manipulando el estado de necesidad de millones de ciudadanos.

Así en pocas palabras, se puede observar como los curas, la patronal y la derecha coinciden de manera torticera en rechazar una propuesta social, mirando exclusivamente sus propios intereses, que ni por asumo se acercan al interés de una gran parte de la mayoría social que se encontraba en situación de vulnerabilidad antes de la crisis sanitaria y más aún ahora con la debacle económica que está originando la misma.


Puño en Alto

13 de abril de 2020

LA DERECHA VUELVE A LA CAVERNA DE DONDE NUNCA LE DEBIMOS DEJAR SALIR

Imagen del artículo en Nueva Revolución

Solo los ilusos y los patológicamente bien intencionados podían creer que la derecha política, económica y mediática iban a comportarse de manera leal, no solo con el gobierno sino con el conjunto de los españoles en la crisis sanitaria y sus consecuencias económicas que azota de manera dramática al país.

En gran medida cayendo en manifiestas contradicciones sin que se les caiga la cara de vergüenza, algunos incluso mediante un discurso guerracivilista, llaman a una práctica intervención militar tras una dimisión del gobierno y otros con publicaciones manifiestamente falsas para socavar lo más posible la acción del gobierno en estos momentos.

Exigían al gobierno medidas de contención y confinamiento más severas y, una vez que se toman dichas medidas, las critican por las graves consecuencias económicas que originaran, obviando de manera repugnante que ahora lo más importantes es salvar vidas.

Igualmente parece paradójico que esa derecha, otrora adalid de la externalización y privatización de servicios sanitarios y recortes en la Sanidad Pública, a la vez que ahora exige el empleo de fondos públicos para la Sanidad Pública en la lucha contra la pandemia del coronavirus, manifiesta sin despeinarse que no invertiría en esa Sanidad Pública porque el sector público se financia con el privado. Nada de autocritica podemos esperar ni mucho menos esperanza de detener el paulatino deterioro que viene experimentando desde 2008 la Sanidad Pública. Lo quieran admitir o no, cuanta responsabilidad tiene el PP con lo que está sucediendo en Madrid y en otras comunidades autónomas donde han gobernado en los últimos años. Tampoco debemos obviar la responsabilidad del PSOE en el caso de Andalucía, y la responsabilidad de la derecha independentista catalana que mientras alzaba la bandera independentista, perpetraba impunemente recortes en la sanidad pública en esa comunidad. Algo parecido ocurría en el País Vasco, pero en menor medida.

El PP de Casado critica que el gobierno está tomando decisiones sin contar previamente con los partidos de la oposición ni con los agentes sociales, sin embargo, el Gobierno Andaluz ha aprobado en la Diputación Permanente un decreto ley que ha supuesto la modificación sustancial de 29 leyes de esa comunidad autónoma sin contar con la oposición ni con los agentes sociales, salvo con la patronal, muy beneficiada con dichas medidas.

Del mismo modo, la derecha económica, representada principalmente por la CEOE, se niega a asumir las medidas económicas adoptadas por el gobierno, sobre todo la de la renta mínima por considerarla una propuesta de partido, anteponiendo sus intereses particulares al interés general de una mayoría social que esta padeciendo y sufriendo como nunca una crisis sanitaria y sus consecuencias económicas y sociales.

Pero es en la utilización torticera de los muertos donde la derecha esta sacando toda su artillería de baja estopa moral y ética. Nada nuevo, por cierto. Ya lo hicieron y aún cada vez que pueden sacan a relucir de una manera tan nauseabunda los muertos por atentados terroristas que hasta algunas asociaciones de victimas del terrorismo se lo han reprochado, desmarcándose nítidamente de esa execrable actitud. Es la extrema derecha, en la que tanto se mira el PP, la que más se está significando en la utilización de los muertos con la pandemia y en la utilización de bulos o fake news, con el único objetivo de significarse y soliviantar a una población que de manera ejemplar ha asumido la necesidad del confinamiento como herramienta imprescindible para detener la pandemia, anteponiendo de manera responsable la salud pública al bienestar económico.

Hasta la propia OMS, a la vez que valoraba positivamente las medidas adoptadas por el gobierno contra la pandemia y el trabajo estajanovista de los sanitarios españoles, se escandalizada y se ha atrevido a decir que en la lucha contra la pandemia no debe haber distinción ideológica ni partidistas, en una referencia inequívoca a la derecha española.

Por cierto, que deben aprender y mucho de la actitud de la derecha portuguesa.


Puño en Alto

7 de abril de 2020

JUAN MARÍN, DE CHICO DE LOS RECADOS A CAPITÁN A PRIORI

 

Imagen del artículo en Nueva Revolución

No sé si el chico de los recados de la Junta de Andalucía, Juan Marín, también ya conocido como el “Torrija”, como mentiroso compulsivo que es, se cree sus propias mentiras, aunque sinceramente este hecho me preocupa bien poco, lo cierto es que miente en cada una de sus comparecencias públicas, ya sean mediante entrevistas, ruedas de prensa o en publirreportajes para su mejor gloria, pagados con el dinero de todos los andaluces. Porque para esto no se escatimó medios, pero no  para medios para luchar contra la pandemia y sus consecuencias…

Hace unos días, a Marín se le llenaba la boca diciendo que estaban preparados para superar el envite de la pandemia, ya que en la Junta de Andalucía, empezaron a tomar decisiones desde enero y por eso han tenido tiempo para preparar los equipamientos para atender los quirófanos, los sistemas de respiración asistidas. Es decir, este personaje sin sonrojarse afirma en plan Capitán A Priori que se tomaron medidas incluso antes de declarase la pandemia por la OMS.

La cruda realidad demuestra que mentía de manera abyecta, ya que la falta de medios sanitarios (mascarillas, guantes, epis, etc.) en los distintos hospitales de la comunidad ha sido manifiestamente patente y denunciado por los propios profesionales sanitarios, a pesar de que la incidencia del contagio ha sido manifiestamente inferior que en otras zonas del país. El dato de los sanitarios andaluces contagiados, 23%, uno de los mayores del país, lo demuestra de forma palmaria. Y si le damos el beneplácito de la duda en un arranque de buenísimo, que no se merece de modo alguno, tampoco sale bien parado. Porque si desde enero se venían preparando para lo que se nos venía encima, no gestionaron bien las previsiones, aún disponiendo de mucho tiempo de antelación tal como afirma.

Por otra parte, viene demostrando una falta de sensibilidad en todo este asunto impropia de la responsabilidad que tiene. Hay que recordar que calificó de alarmista al alcalde de la localidad gaditana Alcalá del Valle, que clamaba desesperadamente ayuda a través de los medios de comunicación ante la falta de respuesta de la Junta de Andalucía, para atender los ancianos de la residencia de mayores de la localidad. Días después de este llamamiento del alcalde, Marín además de descalificar alcalde, no tuvo reparo en mostrase despreocupado mostrando sus presuntas habilidades reposteras en las redes sociales, de ahí que se le conozca como el “torrijas”.

Si todo esto no fuera poco, en el día de ayer ha trascendido que la Junta de Andalucía ha ocultado el fallecimiento de 24 ancianos por coronavirus en una residencia de mayores de San Juan de Aznalfarache. Si este Capitán A Priori, hubiese trabajado con tanta previsión como manifiesta, sería lógico que hubiese establecido una estrategia de actuación en las distintas residencias de mayores de Andalucía dotándolo de todos los medios materiales y personales necesarios, ya que se sabía que este era un colectivo de alto riesgo. Los dramáticos hechos le desmienten de manera notoria.

Todo ello, nos demuestra que Marín, más allá de chico de los recados de la Junta de Andalucía, está sirviendo de bien poco más, en su gestión política y mucho menos en esta pandemia, demostrándose sus carencias y su inusitada capacidad de mentir y la insensibilidad social con que se muestra a poco que se relaje.

Si en esta dramática pandemia a Marín ni está ni se le espera más allá de sus mentiras y de sus grandilocuente manifestaciones vacías de contenidos y oportunidad, tampoco lo podemos esperar en la gestión del postcoronavirus, aunque nos diga mintiendo, nuevamente, que tiene todo controlado para ese momento.

Como dicen los creyentes que Dios nos cojan confesados.


Puño en Alto

Última entrada publicada:

12 OCTUBRE O LA HOGUERA DE LAS VANIDADES

La Hoguera de las Vanidades es el título de la novela de Tom Wolfe en la que trata de explicar hasta qué punto el dinero y la fama resultan...

Artículos más populares del mes...