21 de septiembre de 2021

LA META 2027 DE MARÍN


 El chico de los recados de la Junta de Andalucía, el alicaído Juan Marín, otrora conocido como “El torrijas”, ha presentado el Plan General de Turismo Sostenible de Andalucía que contempla una supuesta inversión de 717 millones de euros hasta 2027 y fija objetivos como aumentar el gasto medio que realizan los turistas durante su estancia, rebajar la estacionalidad y aumentar el empleo. Un Plan que dice sentar las bases para consolidar y revitalizar al turismo en la región como una industria de primer nivel, combinando la ambición de ser «más rentable» con la sostenibilidad.

META 2027 es el nombre elegido para dicho plan, como mensaje subliminal de hasta cuando pretende seguir viviendo de la sopa boba, aquella en la que prometía no estar más de 8 años y ya lleva más de 14 años. Dice Marín que el progreso consiste en renovarse, renovación que lógicamente no pasa por él mismo, puesto que se ha fijado como meta mínima de seguir en política al menos hasta el 2027. Al parecer, volver a vender relojes no entra en sus cálculos ni inminente ni futuro, salvo que los andaluces hartos de mentiras y engaños, lo envíen definitivamente al paro, algo muy probable.

Se congratula de que el peso del Turismo en la economía andaluza sea del 14% del PIB regional, y gravemente olvida o desconoce o ambas cosas a la vez, que precisamente este hecho es el que origina el secular retraso industrial y económico de Andalucía respecto a otras comunidades y que las consecuencias de la pandemia, por ejemplo, se padezcan con más incidencia que en cualquier otra. El Torrijas, pretende en su mono tema, seguir ahondando en la dependencia de la economía andaluza con respecto al turismo.

Manifiesta, como quien ha descubierto la piedra filosofal que el crecimiento del turismo pasa, en primer orden, por lograr que el viajero que llegue a Andalucía gaste más de lo que hace ahora y, para ello, hay que hay aplicar mejoras a la oferta turística basadas en la innovación y en la aplicación de la tecnología, además de seguir mejorando la calidad de la oferta turística. No concreta el tipo de mejoras, aunque esta vez, a diferencia de tantas otras, no ha prometido la creación de una web o portal de internet como herramienta para lograr los fines prometidos.

Mantiene, cual descubridor de la pólvora, que aumentando el gasto medio tendría como consecuencia mayor demanda de empleo en el sector y que un aumento del 18% del gasto medio del turista aumentaría un 14% el empleo, sin ofrecer un solo dato que avale tal afirmación, así es Marín. En cualquier caso, su maravilloso Plan Meta 27 no recoge ninguna medida para acabar con la precariedad laboral en el sector, que según los sindicatos son alarmantes. Marín pretende invertir o más bien regalarle más de 700 millones de los fondos públicos en el sector turístico para terminar con la estacionalidad sin exigir a la patronal del sector como contraprestación una mejora en las condiciones laborales de los empleados. Hay quien ver en ello un pretendido intento de que, llegado el caso que llegará a su pesar, posibilite a apertura de alguna puerta giratoria.

Si todo lo anterior no fuera suficiente para no creerse nada de lo que promete el chico de los recados, manifiesta que, gracias a la reciente aprobación del decreto de modernización de la planta hotelera de Andalucía, hará aumentar la edificabilidad en un 20%. Todos sabemos que esa edificabilidad será a costa de deteriorar más aun el medioambiente, sobre todo, en la costa andaluza si se llega a probar de forma definitiva la nueva ley del suelo que la extrema derecha de la que es muy amiguito sumiso Marín, lo permite.

En definitiva, mucho humo a la desesperada de un Marín, que hace esfuerzos para hacerse oír y notar en tiempo que pintan bastos para él, ya que no le crean ni sus propios militantes. Marín pretende que META 2027 sea una meta volante, pero lo cierto es que tiene toda la pinta de ser una meta final para él.

Puño en Alto

19 de septiembre de 2021

NIÑATOS Y CHIQUILICUATRES VERSUS RANAS



 Díaz Ayuso se ha postulado como candidata a la presidencial del PP de Madrid con el irrevocable argumento de que “soy mujer, por lo que puedo hacer dos cosas a la vez”, así como, “Esperanza Aguirre fue presidenta de la Comunidad madrileña y responsable del partido y al PP le fue muy bien". Aquí no midió muy bien sus palabras, no hace falta relatar los innumerables casos de corrupción y las taimadas ranas que se dieron durante los mandatos de Aguirre.

Todos los analistas políticos coinciden que el encontronazo de la dirección de PP de Pablo Casado con Díaz Ayuso, en la pretensión de esta con hacerse con la presidencia del PP de Madrid adelantando el proceso electoral contraviniendo toda la agenda marcada por la dirección nacional popular, tiene que ver con la presunta intención de la presidenta de la comunidad madrileña de desbancar a Pablo Casado al frente del PP. 

En esta disputa entre Ayuso y Casado, la primera ha encontrado relevantes apoyos como la conocida como verso suelto del PP caída en desgracia, Cayetana Álvarez de Toledo, que aún debe seguir escocida por su defenestración de la primera línea política en el PP y cada vez que puede suelta un aldabonazo contra Casado. Esta vez, ha dicho que Díaz Ayuso merece ser presidenta del PP de Madrid porque ha devuelto a los madrileños a la ilusión por votar. Es decir, Casado no ilusiona.

Del mismo modo, está teniendo el apoyo de Esperanza Aguirre, la otrora todo poderosa en el PP de Madrid, también dolida por la falta de apoyo por Génova en sus múltiples problemas respecto a su posible responsabilidad en los distintos casos de corrupción en su etapa de responsable del partido en la comunidad madrileña. La expresidenta de la Comunidad y del PP de Madrid ha manifestado que dará su apoyo a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, para que lidere el partido en la autonomía y critica que desde Génova se intente retrasar el Congreso, calificando de “niñatos y chiquilicuatres” a los que están detrás de Génova y Martínez Almeida, incluyendo al propio Pablo Casado.

Efectivamente, desde Génova no se fían de las palabras de Díaz Ayuso con las que niega aspiración alguna a la presidencia nacional de su partido, menos aun estando Miguel Ángel Rodríguez por detrás. Y dándole el beneplácito de la duda, dado que el PP de Madrid no se ha podido renovar por estar gestionado aún por una gestora, en el que aún el 75% de los contratados existentes son de la época de Esperanza Aguirre, temen que se puedan dar nuevos episodios de corrupción de llegar Díaz Ayuso de la mano de Aguirre, que puedan dar al traste con las aspiraciones de Casado de alcanzar la Moncloa ahora que las encuestas soplan a su favor. 

Que Esperanza Aguirre, se sienta más cómoda estando rodeada de ranas chapoteando en charcas corruptas que de “niñatos” y “chiquilicuatres” de Génova, supone toda una declaración de principios que pone de los nervios en el PP de Casado y de ahí que estén buscando una tercera vía para evitar los posibles males por venir.

A Pablo Casado le salió bien la operación de quitarse a Cayetana Álvarez de Toledo de en medio y los posibles efectos colaterales de la decisión están al parecer ya amortizados, aunque de vez en cuando, la diputada por Barcelona, intente pasar factura, como es el caso. Lo que no está tan claro es que la operación de contener a Díaz Ayuso le vaya a salir bien. Casado apostó por Díaz Ayuso, porque quería en Madrid alguien a la que podría en cierto modo controlar y los hechos dicen que no está siendo así. Su apuesta a la que engordó, ha crecido tanto que a buen seguro terminará devorándolo en un sentido o en otro.

Según ha trascendido, Génova aceptaría sin más que Díaz Ayuso se hiciera con el mando del PP de Madrid, incluso adelantado el proceso electoral, si le ofrece a cambio la cabeza de Miguel Ángel Rodríguez, esto es, que abandone la influencia del expresidente José María Aznar y se aleje de los postulados de Vox. 

Atentos, nos queda aún mucho por ver y disfrutar. 


Puño en Alto


16 de septiembre de 2021

EL DEDO DE FERNÁNDEZ DÍAZ




 No pocos llegamos a creer que dada su condición opusiana en la que la obediencia debida y la lealtad al superior son rasgos distintivos e incuestionables le llevaría a asumir el marrón de la Operación Kitchen de forma sumisa y abnegada.  

La supuesta profunda fe cristiana que dice profesar y siendo de misa y confesión diaria no le sirvió para que se saltara todos sus principios éticos y morales habidos y por haber al frente del Ministerio de Interior del Gobierno del PP de Rajoy, al menos en lo que concierne a la llamada Operación Kitchen. 

El juez de la Audiencia Nacional, García-Castellón, exculpando a Rajoy y Cospedal de toda responsabilidad en calidad de presidente del gobierno y secretaria general del PP en esos momentos, ha procesado a Fernández Díaz en el asunto, entre otros mandos de Interior y Policía, al entender que el ex ministro se encontraría en la cúspide de lo que describe como una estructura delictiva ideada para espiar a Bárcenas y su entorno, usando para ello recursos policiales -incluidos fondos reservados- a fin de localizar la información sensible que pudieran tener sobre el PP y sus dirigentes para evitar que llegara a manos de la Justicia. Para ello, el exministro presuntamente organizó un dispositivo de vigilancia a la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, en el que participaron decenas de agentes y que controló sus movimientos al menos entre el 25 de julio de 2013 y el 12 de febrero de 2014.

Fernández Díaz al ver como Rajoy y Cospedal se van de rositas, olvidando su condición opusiana ha decidido que él solo no se come el marrón y ha recurrido la decisión del magistrado de la Audiencia Nacional de procesarle por la Kitchen, mediante un escrito en el que no solo no niega la existencia del operativo ilegal, ni que tuviera participación en él, sino que sitúa a Rajoy, Cospedal y Sáenz de Santamaría presuntamente en el origen del mismo, ya que entre el material existente examinado están perfectamente identificados.

El exministro alberga la esperanza de que su recurso prospere y se le desimpute porque termina diciendo que no existen motivos para sostener por más tiempo su imputación con riesgo de someterle injustificadamente a una 'pena de banquillo' adicional a la 'pena de telediario' que ya ha sufrido.

Hay quien quiere ver, al hacerse público el recurso presentado, como un mensaje inequívoco y directo a Rajoy, Cospedal y Sáenz de Santamaría. Si ninguno de los citados no mueve piezas e influencias para evitar su procesamiento definitivo por las vías que sean, no será el único que al menos se coma la pena de banquillo adicional a la de telediario por venir.

Fernández Díaz, según el juez instructor, cometió serios delitos al instigar o permitir el operativo ilegal, poniéndose su ética y moral cristiana por montera, ahora, pierde todo decoro instando subliminalmente a que le salven del lío en el que está metido, de lo contrario, a lo mejor, alguien saca a luz el contenido de algo de lo sustraído supuestamente a Bárcenas.

A lo mejor, la no renovación del Consejo General del Poder Judicial es lo que le pueden ofrecer por ahora, algo que no debe contentar del todo al ex titular de Interior y de ahí su iniciativa. En cualquier caso, sin dejar de mirar el dedo que señala, es bueno que se mire hacia donde señala. Atentos. 


Puño en Alto


Última entrada publicada:

LA META 2027 DE MARÍN

  El chico de los recados de la Junta de Andalucía, el alicaído Juan Marín, otrora conocido como “El torrijas”, ha presentado el Plan Genera...

Artículos más populares del mes...